3.6 K vistas
August 18th at 8:27pm

Zedes. Colonialismo Recargado

Hola humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia

 

En este nuevo episodio de la serie “Los Lugares Más Horribles del Mundo” por primera vez les traemos un lugar que no existe, o que está por existir, o que son varios y algunos ya comenzaron a existir y otros solo existen aún sobre el papel… o que nosotros no nos terminamos de aclarar. Y eso es porque todo lo que rodea las ZEDE (Zonas de Empleo y Desarrollo Económico) que el gobierno hondureño pretende implementar en su país está envuelto en secretismo y falta de transparencia por parte de las autoridades. 

 

Como este es un tema que nos habéis pedido con regularidad, nos adentramos en él a ver lo que encontramos. Tomamos como guía las inquietudes que expresa Vania sobre las ZEDE en este mensaje que nos envió

 

(Mensaje de Vania)

 

ZEDES. El Colonialismo de Hoy (Colonialismo “recargado”)

 

Y si el lugar no existiese, ¿cómo puede ser horrible? Por su concepto, por lo que representa. Seguramente tampoco existe el infierno pero todos podemos hacernos una idea de él

 

  1. 1. Despojo de la Soberanía.

 

Para entender la primera de las preocupaciones expresadas por Vania, el despojo de la soberanía hondureña que representan estos territorios, es necesario entender bien lo que son o pretender ser las ZEDEs. Ya se lo escuchamos a Vania: las ZEDE son un proyecto (del gobierno) que pretende incentivar la inversión extranjera. La idea no es nueva, ni fuera, ni dentro de Honduras.

 

Fuera del país existen las ZEEs no ZEDES. Zonas Económicas Especiales, que son lugares o regiones geográficas que poseen leyes especiales que se orientan en mayor medida a una economía de libre mercado, en contraposición a las leyes típicas del país. Son creadas para incentivar el desarrollo económico y sí, el principal objetivo suele ser atraer la inversión extranjera. La primera ZEE fue establecida en Shannon, Irlanda, en 1959. Las ZEEs Tomaron mayor impulso a partir de 1980, cuando se estableció la primera en China, en Shenzhen. Zonas Económicas Especiales pueden ser parques industriales, puertos, ciudades… Proliferan por todos los continentes y ahora Honduras quiere tener las suyas.

 

La intención de crear algo parecido ya rondaba en las esferas de la política hondureña desde el periodo presidencial de Ricardo Maduro; sin embargo, en ese momento no tuvo la aceptación necesaria para su implementación. Fue el Golpe de Estado de 2009 lo que abrió camino a las ZEDEs. La aprehensión y expulsión del ex Presidente Manuel Zelaya marcó el inicio de una nueva modalidad golpista en Latinoamérica, caracterizada por accionar en coordinación y complicidad con las instancias judiciales y así cubrir sus acciones con un manto de pseudo legalidad y constitucionalidad. Este avasallamiento al ordenamiento jurídico hondureño con la expulsión de Zelaya y el subsecuente nombramiento de Roberto Michelleti es el que poco después se replicaría para abrirle camino a las zedes.

 

En agosto de 2011, siendo presidente Porfirio Lobo, el Legislativo aprobó por 126 de los 128 diputados, el Decreto Legislativo cuyo contenido establecía la creación de las RED, o Regiones Especiales de Desarrollo. No obstante, este decreto fue detenido por la Sala de lo Constitucional, la cual determinó el 2 de octubre de 2012 que “las inversiones extranjeras que se espera captar implican para el Estado de Honduras enajenar el territorio nacional, lo que expresamente prohíbe nuestra Constitución (...)”, ya que su construcción significaría que “(...) se habrá privatizado el Estado de Honduras y, por tanto, habrá desaparecido como tal para dar paso a una gran corporación mercantil”. En otras palabras, la justicia hondureña ya estaba expresando en 2012 la preocupación que ahora expresan Vania y muchos hondureños: se está vendiendo la soberanía del estado a intereses económicos. La inconstitucionalidad de las Regiones Especiales de Desarrollo terminó siendo ratificada por la Corte Suprema de Justicia.

 

¿La reacción del ejecutivo? Dinamitar la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. El hoy presidente de la Republica Juan Orlando Hernández, presidente entonces del Congreso Nacional, destituyó de forma ilegal a los 4 magistrados que votaron a favor de la inconstitucionalidad de la RED y nombró magistrado presidente de la Nueva Sala de lo Constitucional al que quedó, al único que no votó a favor de la inconstitucionalidad. Esta interferencia del Congreso Nacional en el poder judicial viola el artículo 4 de la Constitución Hondureña y se considera un golpe de Estado técnico.

 

Una vez cooptada la Corte Suprema de Justicia, se reformaron tres leyes de la Constitución hondureña y se allanó el camino para que el 12 de junio de 2013 se aprobase mediante Decreto Legislativo la ley que promulgaba la creación de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, ZEDEs 

¿Por qué tanto revuelo en torno a ellas? ¿Por qué los magistrados hondureños las juzgaron como inconstitucionales? Por que las ZEDES no son ZEEs (las Zonas Económicas Especiales como las que existen por otras partes del mundo). Las ZEDES obedecen más al concepto de “charter cities” o “Ciudades modelos” creado por Paul Romer, profesor en la Escuela de Negocios Stern en la Universidad de Nueva York y Premio Nobel de Economía en 2018. Este economista aboga por la creación de ciudades en países en vías de desarrollo que sean como “islas” de crecimiento rápido dentro de los propios países. Pero según su propuesta, estas ciudades han de ser entidades autogobernadas y con un nivel de autonomía que transciende el plano estrictamente tributario o económico (que es lo que básicamente cubren las ZEEs) para abarcar la esfera administrativa, la aplicación de la justicia, el ejercicio legítimo de la fuerza, etc, etc, etc…. Todas las reglas de la ciudad modelo, o la ZEDE se supeditan a lo que es el propósito de su creación: el aumento de la productividad. Las leyes del estado hondureño no pintan nada dentro de sus ZEDES, la ZEDES tienen su propia ley. Y los gobernantes hondureños que te digan que no es así, que te cuenten que una ZEDE es como el resto del territorio nacional, te están mintiendo. Vania tiene razón, las ZEDEs implican un despojo de la soberbia hondureña en los territorios donde sean implementadas.

Hay una compleja argumentación teórica a favor de las “ciudades modelo” soñadas por Romer en la que no nos vamos a meter. El desarrollo económico basado simplemente en la explotación de recursos y el desarrollo tecnológico es obstaculizado muchas veces por la gente, sus costumbres, sus tradiciones, sus leyes… Por eso él reclama autonomía administrativa para saltar por encima de todo eso. Él sugiere que las ciudades modelo tendrían que ser construidas en lugares deshabitados o en su caso en consultación con la población local. Éste no está siendo el caso en Honduras. Romer formó parte de un Consejo de Transparencia que debía de supervisar la iniciativa hondureña pero se desvinculó porque el gobierno no estaba cumpliendo estos requisitos y porque la transparencia del gobierno brillaba por su ausencia. En un tuit del pasado 28 de mayo Romer escribía: “He criticado repetidamente el modelo actual de ZEDE, que se introdujo mucho después de que cortara todos mis vínculos con el gobierno de Honduras. Desafortunadamente, hay una cantidad infinita de mentiras, incluida la mentira de que respaldo el sistema y los proyectos actuales”.

Según la ley aprobada en 2013 para las ZEDES, éstas “deben de establecer sus propios órganos de seguridad interna… incluyendo su propia policía, órganos de investigación del delito, inteligencia, persecución penal y sistema penitenciario”. Sus tribunales internos seguirían siendo partes del sistema judicial hondureño, pero estarían habilitados para funcionar “de manera autónoma e independiente y bajo el derecho anglosajón (la Common Law)” para lo que incluso podrían recurrir a jueces extranjeros. 

No es la ley hondureña la que imperará en estos territorios artificiales creados dentro del país; serán las leyes que impongan los inversionistas, que quedan a cargo de la política fiscal, de seguridad y de resolución de conflictos, entre otras competencias.

Técnicamente ya hay una forma de Gobierno establecida para las ZEDEs. Quedan al cargo del Comité para la Adopción de Mejores Prácticas (CAMP). Un comité formado por 21 personas, siendo el secretario técnico el funcionario con mayor cargo. Estos son los nombres de los miembros. Hay 4 hondureños, y apenas 3 mujeres. El resto son 9 estadounidenses, 4 europeos y 3 latinoamericanos. ¿Qué intereses va a servir este comité? ¿Los del pueblo hondureño o los de las empresas que representan?

 

El colegio de abogados ya denunció que al otorgar estas funciones de gobierno a 21 personas se convierte en un procedimiento constitucionalmente ilegítimo. Más allá de violentar la Constitución de la República, la legitimidad de las ZEDEs también es cuestionada por pasar por encima de tratados internacionales como el existente entre el Reino Unido e Irlanda de tiempos de la Reina Victoria que reconoce la soberanía de las Islas de la Bahía y el territorio misquito. 

 

Sí, Vania, tal como expresas, se busca que estos territorios sean independientes de las leyes hondureñas.

 

2.   Zonas Libres de Impuestos.

 

Después de todo lo ya expuesto, parece claro que quienes gobiernen las ZEDEs van a poder hacer en ellas más o menos lo que quieran. Pero por ahondar un poco más en la preocupación de Vania, mencionamos un comunicado de prensa emitido por ICEFI (El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales), el pasado 5 de julio, que después de analizar la Ley Orgánica de las ZEDEs recomendó su derogatoria por los efectos dañinos en la sociedad hondureña y la creación de una verdadera política integral de atracción de inversiones. El comunicado de ICEFI, que encuentran integro en la descripción del vídeo, expresa que el otorgamiento de incentivos fiscales para atraer inversiones no tiene fundamento, y que, en el caso particular de Honduras existe evidencia que los costos de estos regímenes de privilegios fiscales son mayores que los beneficios. Y pone algún ejemplo de ello. Lean el comunicado. 

 

Las ZEDES no son zonas totalmente libres de impuestos. Pero sí tienen estipulado que no podrán establecer un impuesto sobre la renta (ISR) superior al 12.0% para las personas naturales, y al 16.0% para las personas jurídicas; mientras que los impuestos sobre bienes inmuebles u otros serán definidos por ellas mismas.

 

No es solo la Ley Orgánica de las ZEDEs lo que causa preocupación. También son todas esas otras leyes conexas que paulatinamente han ido configurando un sofisticado dispositivo jurídico de despojo y extractivismo en el seno del Estado.  Es el gobierno hondureño preparando progresivamente el terreno para los inversores extranjeros

 

Así, la Ley de Fomento al Turismo, aprobada en 2017, en su artículo número 5 exonera a hoteles y demás servicios turísticos, del pago de impuesto sobre la renta, ventas, selectivo al consumo, así como, los derechos aduaneros de importación. Más beneficios a un sector (el turístico) que ha gozado por mucho tiempo de privilegios fiscales, sin evidencia de ser una fuente real de generación de empleo e inversiones de calidad.

La nueva Ley de Minería, redactada en 2012 con el estímulo de cabildeadores canadienses y la industria minera transnacional, que pone en peligro diferentes garantías  básicas de un Estado de Derecho. 

La Ley de Empleo por Hora aprobada por el Congreso en 2014, valioso instrumento para la precarización laboral. 

La Ley de Asociación Público Privada también ha estado envuelta en polémica, en casos como la construcción del denominado Corredor Turístico de Honduras.

Todo este entramado legal va allanando el camino a las ZEDEs. Paso a paso, ley a ley… desde hace 8 años hasta ahora mismo. Tal como ustedes pueden leer en el  comunicado de ICEFI, el pasado 24 de mayo se estableció que en las ZEDEs aplicarán una tasa cero en el impuesto sobre ventas, además de estar exentas del pago de impuestos sobre importaciones y no están obligadas a declarar el monto y volumen de las exportaciones.  Más recientemente, el 15 de junio pasado, la Corte Suprema de Justicia, estableció la Jurisdicción Especial de las ZEDEs, con órganos jurisdiccionales en materia penal, y de niñez y adolescencia, lo que significa que las ZEDEs podrían violentar lo consagrado en la Convención de Derechos del Niño sin ninguna sanción y, adicionalmente, convertirse en un territorio de impunidad para quienes enfrenten la justicia ordinaria hondureña.

O sea, otra de las preocupaciones que expresaba Vania, un posible refugio de corruptos.

 

3 -  Desalojo de los locales

 

Cuando comenzamos la introducción de este vídeo hablando de lugares que existen o no existen, o están por existir hacíamos referencia a esto: ¿dónde están estas zedes?  Más allá de sobre el papel, ¿dónde se están construyendo? Si ha resultado hasta ahora tan difícil encontrar información al respecto probable que sea por la misma razón por la que Paul Romer, el padre teórico de este concepto, se retiró de ese Consejo de Transparencia creado por el gobierno para supervisar toda esta iniciativa, por la falta de ella.

 

El estudio de factibilidad de la primera zede se encargó a personal de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, el cual fue entregado al gobierno en 2015, junto con el plan maestro para la primera zede, planteada en el Golfo de Fonseca, específicamente en los municipios de Amapala, Nacaome y Alianza del Valle (Peralta, 26 de setiembre de 2014). En estos municipios se establecería un megapuerto, un centro industrial y un centro de logística, respectivamente. Al alcalde de Amapala, localidad que en su día fue capital de Honduras, los inversionistas coreanos le llevaron hasta Corea para deslumbrarle con el progreso que podía traer a Amapala. A su regreso, el alcalde lo tenía claro. Escuchen.

 

Parece que el gobierno fue a meter el dedo directamente en la llaga y dar donde más dolía, Dentro del municipio de Amapala se encuentra la isla de Zacate Grande que desde que la unieron con un puente al territorio continental se ha ido vendiendo a familias ricas del país, despojando y desplazando a sus habitantes originarios. Hasta el presidente Juan Orlando Hernandez tiene su propia playa privada aquí. No es de extrañar que el Departamento de Valle al que pertenece la Isla de Zacate Grande y el municipio de Amapala sea uno de los 7 departamentos escogidos por el gobierno en los que crear sus ZEDES. De hecho, los 7 departamentos escogidos son los 7 que cubren toda la costa de Honduras. Y eso es porque la costa son tierras altamente apetecibles para la industria turística

 

Compras y expropiaciones de tierras que han venido realizándose por empresas de capital canadiense y estadounidense a lo largo de la costa caribeña con el propósito de establecer futuras explotaciones turísticas de gran escala ya anticipaban la localización de las ZEDEs.

 

Puede que la comunidad más afectada por estas expropiaciones sea la comunidad garífuna. Ellos vienen manifestándose en contra de las ZEDES desde el mismo instante de la la aprobación de la ley para su creación. La Organización Fraternal Negra de Honduras viene alertando repetidamente que el Estado de Honduras no ha efectuado consulta previa con el pueblo garífuna sobre las ZEDEs, haciendo caso omiso del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y que el Estado ya fue condenado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos de las comunidades garífunas de Punta Piedra y Triunfo de la Cruz. Se estima que las ZEDEs afectarían a 24 comunidades garífunas entre las regiones del río Sico y la bahía de Trujillo. En Trujillo hay planes para la reubicación de 3.500 personas de la comunidad garífuna de Puerto Castilla. Los pobladores, que no han sido consultados, se oponen, ya han sufrido dos reasentamientos en décadas anteriores.

 

O sea, sí, la última preocupación que expresaba, Vania va a ser una realidad: “los hondureños que residan en esos territorios se verán obligados a dejar sus casas”. Los residentes, pescadores y agricultores, estorban los planes del gobierno.

 

Estas imágenes filmadas en septiembre del año pasado, en la comunidad de Islas de la Bahia, en la aldea de Crawfish Rock Roatán, muestran a la policía municipal forcejeando con los guardaespaldas de Erick Brimen, CEO de Próspera, la plataforma que se encargará de desarrollar la ZEDE aquí, para retirarle del estrado desde el que se dirigía a los locales porque estaba atemorizándoles con la expropiación de sus casas si no aceptaban el proyecto de la ZEDE.

 

Después de 8 años de la aprobación de la ley de las ZEDEs ¿Se ha comenzado a construir algo?

 

La primera referencia sobre construir una ZEDE que yo encuentro es de esta publicación de abril 2019 en El Heraldo, en la que el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico dice que “en los próximos dos meses vamos a ver la primera ZEDE en el país”, pero que todavía no puede decir qué parte del territorio ha sido seleccionada. Eso, dos meses antes y el público no puede saber. ¿Es una base secreta? Si tan beneficiosa va a ser para el país, ¿a qué viene el misterio? Falsa alarma, no se vio nada.

 

18 meses más tarde, (octubre del año pasado) en el mismo diario leo que “el primer proyecto de las ZEDE se construye en Bejucales, en el municipio de Choloma, Cortés, al norte de Honduras; se llama “Ciudad Morazán”.

 

Según noticia de La Prensa de junio de este año, las sedes ya aprobadas son ahora mismo tres: La mencionada Ciudad Morazán, aún sin residentes; la mencionada Roatán Próspera (la del CEO al que bajaron del estrado) que acaba de anunciar hace escasos días la construcción de su primer edificio, y la Ceiba un parque industrial con asesoría alemana también bajo el control de Próspera. En el Sur, la mencionada Amapala no tiene aún un proyecto en concreto; pero de pronto encuentro que no lejos de allí, en San Marcos de Colón, Choluteca, en la frontera con Nicaragua, se está construyendo otra ZEDE. El alcalde de la localidad no tenía ni idea de que su municipio había sido escogido como ZEDE hasta que a primeros de junio escuchó al presidente de la nación referirse públicamente a ella. Así es como va la construcción de esta ZEDE

 

O sea, que las ZEDEs parece que van adelante

 

¿Quienes van a vivir en ellas? Los más ricos. No pueden ser comunidades abiertas, porque de serlo se llenarían de inmigrantes pobres. Se intentará atraer a residentes con alto poder adquisitivo y empresas del sector terciario. Las ZEDES son paraísos fiscales y laborales. Son negocios inmobiliarios. No benefician al pueblo, benefician a los inversores. No ha habido socialización del proyecto, a los residente locales no se les ha informado, no se les ha consultado, se las están imponiendo. La localización del desarrollo que proponen las ZEDEs puede retraer la actividad económica del resto del país y empobrecer el interior. Desde el punto de vista medioambiental el proyecto es agresivo porque estas ciudades tienen grandes requerimientos energéticos. (Hay quienes argumentan que el modelo de las ciudades charter de Romer, y estas Zedes, ya es un modelo caduco, por estar enmarcado en la globalización, en crisis debido al agotamiento de la energía barata y tan cuestionada por el empobrecimiento que aporta a grandes sectores de la sociedad) ¿Pero quien se atreve a abrir la boca en Honduras para denunciar los abusos medioambientales? Según el informe de Global Witness de 2017 Honduras es el peor país del mundo para ser un activista socio ambiental. Al menos 123 activistas han sido asesinados desde el golpe de estado de 2009. Las Zedes son una explotación de los recursos naturales y humanos de Honduras, un país pobre. 

¿Qué va a pasar, por ejemplo, con el petróleo en estas zonas? Honduras tiene pozos petroleros en exploración que podrían aportar entre 3500 y 4500 millones de dólares a las arcas del país. En 2013 el gobierno firmo un contrato de exploración y explotación de petróleo con la firma inglesa Shell. Lo firmó al margen de la ley, sin proceso de licitación, por contratación directa. Por eso que no da detalles de él. Todo ese petroleo quedará ahora dentro de las ZEDEs; ¿van a ser las ganancias para el pueblo salvadoreño o para los inversores? El gobierno no responde a eso.

 

La economía del crecimiento que persigue el gobierno con las ZEDEs es la misma que la del siglo XVII, cuando se inició el capitalismo. Es una forma de colonialismo.

 

————

Bueno, reflexión final. Nos vamos despidiendo que esto ya se está alargando demasiado.

 

¿Por qué hay tanta corrupción en Latinoamérica? Porque se puede. Porque se permite. ¿Por qué leo yo tantos comentarios vuestros diciendo que esa corrupción es herencia de los españoles? Porque muchos de ustedes experimentan la misma sensación de conquista y despojo que pudieron experimentar sus antepasados. A sus antepasados les robaron su oro para beneficio de un rey lejano, a ustedes les roban sus recursos para beneficio de un puñado de vende-patrias. Los conquistadores de antes vinieron de afuera, los de ahora los tienen dentro.

 

El problema en Latinoamérica es que cuando se habla de desarrollo, como ahora pasa con las ZEDEs, no se busca un desarrollo para el pueblo, se trata de un desarrollo para la élite dominante basado en explotar al resto y despojarle de sus recursos. La élite acumula riqueza, el resto pobreza. Nunca surge una burguesía fuerte que pueda invertir en el desarrollo del país, con lo cual siempre se está buscando la inversión extranjera, canalizada a través del sector empresarial. Estados pro-empresariales inclinados a favorecer los intereses particulares por encima del beneficio público. Este colonialismo interno, Honduras ya lo experimentó con los enclaves mineros y bananeros que se “vendieron” al pueblo exactamente igual que ahora se promocionan las ZEDEs . En Honduras gobierna una camarilla de políticos y empresarios que desarrollan formas de acumulación de riqueza ilícitas al tiempo que legalizan su impunidad para ejercer esas prácticas. Las ZEDEs no son más que una actualización del colonialismo. Es como la Matrix: Colonialismo ”recargado”. Hondureños, no dejen que les despojen de sus recursos y su riqueza. Sus conquistadores los tienen en casa. Gracias Vania por tu mensaje. Gracias por alzar tu voz, se ha oido. La voz de una hondureña

 

Hasta la próxima, La paz.

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 honduras videos de honduras tegucipalga que son las zedes Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) amapala zacate grande islas de la bahia proyectos turisticos zedes honduras turismo por qué las zedes son un problema Banco Interamericano de Desarrollo Zonas Económicas Especiales hongkong Shenzhen Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia uan Orlando Hernández
Listas recomendadas!
A continuación: