4.9 K vistas
September 7th at 8:27pm

Racebending, El Conflicto Interracial

Hola humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia.

Este va sobre "racebending" y "whitewashing", que son un par de esas palabrejas inglesas que se ponen de moda entre la comunidad anglosajona y de pronto el resto de los mortales, entre ellos nosotros latinos, parece que tenemos que entender qué significan, para saber qué está pasando en el mundo y no parecer una panda de trogloditas sin educar que nos quedamos atrás.

Que no cunda el pánico. Los anglosajones, no están más avanzados que nosotros. En castellano puro y simple, esas palabras tienen que ver con las relaciones interraciales. Y de eso va este vídeo, de cómo hoy percibimos nuestras relaciones interraciales, y si, vamos a presentarlo explicando y siguiendo el rastro de esas palabras de moda: "racebending" y "whitewashing".

 

Racebending, El Conflicto Interracial

Durante 15 años yo me gané la vida como actor en mi país de origen, España. Puede que lo más divertido de la profesión es que juegas a pretender que eres otra persona. Puedes ser cualquier persona. Bueno, cualquier papel que te den.

La diversión (y el trabajo) se acabó para mí al emigrar a Australia. Aquí no tardé mucho en descubrir que eso de ser cualquier persona no iba a pasar, no me iban a dar cualquier personaje para interpretar. Al tipo de personaje que yo podía aspirar se le conocía dentro de la industria con el nombre de "ethnic role", "papel étnico". En otras palabras que ya podía olvidarme de conseguir papeles importantes y algún protagonista. No importa que Australia sea un país predominantemente multicultural, y que uno de cada cuatro australianos estemos como estamos mi compañera y yo, en una relación interracial, la industria fílmica australiana de hace 20 años reflejaba que este es un país colonizado por blancos, anglosajones. A lo más que yo podría aspirar en este país con mi carrera actoral iba a ser a conseguir pequeños papeles "étnicos" que probablemente se reducirían a correr por delante de la policía. Viviendo como vivo, alejado de la ciudad, yo no podía estar viajando cientos de kilómetros para acudir a audiciones con la esperanza de conseguir papeles chiquititos. Ahí murió mi carrera como actor profesional

Así que me dediqué a crear sirenas. Sirenas rubias, guapas, buenonas… y por supuesto, blancas, como tenían que ser. Y ahora resulta que alguien se le ocurre crear una sirena… ¿negra? ¿Después de todo el "blanqueo" que yo me he tenido que tragar? ¿Pero esto qué es, dónde vamos a ir a parar?

Pues resulta que esta sirenita negra es lo que está haciendo tendencia ahora esto del racebending (que es cambiarle la etnia a un personaje) y el whitewashing (que es la práctica en la industria del cine de darle a actores blancos papeles de personajes que no lo son).

El término "racebending" es relativamente nuevo. "Whitewashing", no. Así que vamos primero con éste.

"Whitewashing" o "blanqueamiento" apareció en la industria del cine estadounidense como el reflejo cultural de la sociedad profundamente racista que era. En 1915, la película estadounidense The Birth of a Nation (El nacimiento de una nación) fue la primera película en ser exhibida en la Casa Blanca. Este filme mudo tuvo actores blancos con la cara pintada para interpretar a los personajes afroamericanos, quienes eran representados como incivilizados y hostiles a las mujeres blancas, y teniendo al Ku Klux Klan como los héroes salvadores. A este acto de pintarle la cara de negro a una persona blanca para ‘disfrazarla’ de una persona de color se le llama ‘black face’, o ‘cara negra’.

Y antes del cine ya era común en diferentes artes, como el teatro y otras interpretaciones en el siglo XIX. También existe el Red face, cara roja, interpretando a nativos norteamericanos, y el Yellow face, cara amarilla, para los personajes asiáticos.

La lista de películas blanqueadas criticadas oficialmente desde El nacimiento de una nación incluye más de 100 películas, o sea un promedio de una película blanqueada por año.

Algunos de los ejemplos más destacados de la última década incluyen a Scarlett Johansson en la adaptación cinematográfica de la película animada japonesa Ghost in the Shell, los protagonistas no asiáticos de la adaptación de Netflix del manga japonés Death Note, Tilda Swinton en el rol de El Anciano en Doctor Strange, el elenco no egipcio de la película Dioses de Egipto, Emma Stone como la protagonista mitad hawaiana en Aloha, los protagonistas blancos de la adaptación bíblica Exodus: Dioses y reyes, Tom Cruise como protagonista en la adaptación cinematográfica del manga japonés Al borde del mañana, Johnny Depp como el nativo americano Tonto en la adaptación cinematográfica de El Llanero solitario, el actor canadiense Justin Chatwin haciendo el papel del ‘superman japonés’ Gokú en la adaptación americana de Dragon Ball…

…Y El Último Maestro del Aire un conocido dibujo animado del estudio Nickelodeon cuya adaptación a película dio pie a la creación de la otra palabreja inglesa que estamos explicando hoy "racebending": cambiarle la etnia a un personaje.

Cuando dos de los personajes principales de esta película, originales en la serie de una etnia similar a los inuit, o esquimales, fueron encarnados por dos actores ‘blancos’, las críticas no tardaron en surgir contra la producción llamando a eso ‘Racebending’ o ‘Raza control’, en alusión a las artes marciales conocidas como "bending" que controlan alguno de los 4 elementos del argumento de la película: aire, agua, tierra o fuego.

Blanqueamiento y racebending son denunciados por los grupos activistas porque por un lado, le quitan trabajo a actores o actrices que podrían llenar esos espacios de personajes ‘no blancos’. (Esto incluso se denuncia en el caso de producciones animadas, en las que actores de voz blancos hacen las voces de personajes de otras razas o etnias) Y por el otro lado, se critica la discriminación racial y cultural tras ello; y que la variedad de personajes, en especial protagonistas, de diversas culturas y razas en las películas de Hollywood no representa la proporción actual de las minorías en ese país. Como ocurre aquí en Australia y me tocó a mí vivirlo de cerca.

¿Es incorrecto perder la oportunidad de tener actores y actrices no blancos representando personajes de esas razas? Definitivamente. Sin embargo hay argumentos que buscan justificar algunas de estas decisiones.

Hay además otro detalle fácil de observar en los ejemplos proveídos: casi todos los objetos de la controversia son actores y actrices galardonados y queridos en general. ¿Podría ser que la razón para hacer los cambios de raza a los personajes no sea directamente el ofender o perjudicar a las minorías si no el buscar el éxito de la película usando artistas famosos? Seguramente.

Además existe un fenómeno de racebending que es el contrario: personajes principalmente blancos interpretados por actores y actrices de otras razas.

Un ejemplo es el remake japonés del western Unforgiven con Clint Eastwood de 1992, llamado Yurusarezaru Mono, del 2013. Aquí, la historia se mueve del viejo oeste norteamericano al Japón de la era Meiji. Puede discutirse que es más una ‘adaptación’ de toda la obra que un simple cambio de la etnia del personaje; pero desde los años 60 no faltan los ejemplos de "negreamiento" o "blackwashing" que intenten compensar el "blanqueamiento" o "whitewashing". Algunos de los ejemplos más recientes incluyen:

La actriz Zazie Beetz como Dómino en la película Deadpool 2, Tessa Thompson e Idris Elba en los papeles de Valquiria y Heimdall en Thor: Ragnarok, Noma Dumezweni como Hermione Granger en la obra de teatro Harry Potter y el legado maldito, Michael B. Jordan como la Antorcha Humana en el remake de Los 4 Fantásticos, Jamie Fox como Electro en El Sorprendente hombre araña 2, Samuel L. Jackson como Nick Fury en las películas de Marvel, Clarke Duncan en Daredevil..

Y Will Smith en la adaptación del cómic Hombres de Negro, y en la adaptación cinematográfica de la serie The Wild Wild West, y en la readaptación de la novela Soy Leyenda, Will Smith como Dead Shot en Suicide Squad, Will Smith como el genio de la lámpara en la adaptación cinematográfica de Aladdin… Parece que no hay muchas quejas por esos 5 papeles que Will Smith ‘quitó’ a actores blancos ¿Por qué? Porque Will Smith es un gran actor y se ganó esos papeles sin duda alguna.

Ahí quienes defienden el ‘negreo’ de roles en Hollywood justificándolo por el racismo endémico de Hollywood en el pasado, como que hay que compensar, y afirmando que los personajes de ficción no históricos pueden modificarse sin problemas. La nueva serie de Netflix y BBC One del año pasado Troya: La caída de una ciudad, ha forzado un poco ese argumento, al poner a actores de color en papeles centrales como Aquiles, Eneas y el dios Zeus.

Se confirma que el próximo 007 será una mujer afrodescendiente, Lashana Lynch. Se aclara que no será James Bond, pero eso no ha evitado una oleada de quejas de parte de quienes no aprecian este "negreó" de papeles, que también los hay. Los mismos que ahora alzan sus voces ante el anuncio de que la nueva Ariel va a ser una sirenita de color.

¿Ver con malos ojos el blanqueo, pero con optimismo el cambio de personajes blancos a ‘no blancos’ es un acto de justicia intergeneracional o un doble discurso? ¿Criticar ahora el negreo pero aceptar el blanqueo como algo natural porque la gran mayoría de los trabajadores de la industria (productores, directores, guionistas, actores y actrices galardonados…) son blancos es una postura cínica? Este es el debate en el que siguen enzarzados ambos bandos en las redes sociales.

Hay quienes proponen como solución que los papeles o roles han de ser ganados por el talento del actor o actriz no por el color de su piel. Han denominado esta solución. Color Blind Casting, (casting ciego o libre de color). "casting no tradicional" es el nombre que ha solicitado un representante de la Asociación de Equidad de Actores.

Se llame como se llame y se haga como se haga el proceso de audicionar los actores para una película al final la respuesta va a estar en manos de ustedes, espectadores, que son los que pagan por consumir el producto.

En un mundo ideal, o en "mi mundo ideal", me gustaría ver a cada personaje representado por alguien de la misma etnia, pero eso es porque yo aprecio todas las etnias de la raza humana. Me entretiene la variedad de etnias y la apreciación de las particularidades de cada una de ellas. Hay que entender que habrá gente que no le entretenga una etnia u otra. A esta gente se le podrá exigir respeto por una etnia que pueda desagradarle, pero no se le puede exigir que paguen por aceptarla como parte de su entretenimiento. Si un estudio de Hollywood prefiere hacer racebending usando un actor o actriz famoso en el papel de un chino, una persona de color, o un latino porque piensa que va a ganar más dinero, podremos criticar al estudio si no nos gusta, pero en su derecho está. Igual que tú estás en tu derecho de ir a ver tu actor favorito jugando a pretender que es otra persona, sea de la etnia que sea, porque eso es lo que te divierte. Somos nosotros, los espectadores escogiendo ver una película u otra quienes votamos con nuestro dinero. Ésta la industria del entretenimiento. Muchas veces injusta y siempre competitiva como la que más. Por eso que yo me quedo con mi sirenita rubia.

Hasta la próxima,

La Paz

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Actualidad
 racebending whitewashing cine television El Último Maestro del Aire netflix Nickelodeon Death Note Ghost in the Shell Doctor Strange Unforgiven Deadpool thor Hollywood Troya: La caída de una ciudad James Bond la sirenita Dioses de Egipto Exodus: Dioses y reyes El Llanero solitario Dragon Ball
Listas recomendadas!
A continuación: