24 K vistas
September 7th at 8:36pm

NOLOTIL, El Medicamento que Mató a mi Madre

Hola humano,
Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia.
Hace menos de tres meses, mi madre entró en un hospital para ponerse un marcapasos.
La operación fue bien. Tras ésta, se mostraba alegre, animada, no paraba de hablar… Le pusieron
unas bolsas de hielo sobre el pecho para reducir la inflamación de la cicatriz dejada por la operación y
como el peso de éstas le estaba causando algo de dolor, solícito un analgésico. Una enfermera entró y
le conectó una botellita o gotero a la vena. 45 minutos después otra enfermera entró en la habitación,
miró el gotero, dijo: "esto no está funcionando", la abrió más y abandonó el cuarto. Casi
inmediatamente mi madre experimentó picores intensos por todo el cuerpo y comenzó a perder la
visión. Mi hermana, que estaba su lado, corrió a avisar a médicos y enfermeras. Estaban allí mismo, en
el corredor. Entraron a atenderla de inmediato. No pudieron hacer nada, un par de minutos más tarde
mi madre estaba muerta.
Lo que había en ese gotero eran dos miligramos de un medicamento llamado Nolotil.

La cara Oculta del Nolotil

"De algo tenemos que morir" pensé yo cuando me enteré del causante del fallecimiento de mi madre.
Siempre hay algo o alguien que falla en el desenlace final, pero mejor no darle muchas vueltas a ello y
asumir lo inevitable: todos hemos de morir, a todos nos llega nuestro momento. Y mi madre fue
afortunada, hubiese firmado una muerte tan repentina como la que le llevó de este mundo por
adelantado.

Pero cuando descubrí que solo seis meses con antelación al fallecimiento de mi madre, la Agencia
Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) acababa de actualizar la ficha técnica
del medicamento proporcionado a mi madre diciendo que sólo había de proporcionarse con
prescripción médica y que incluso había sido "prohibido" (y el uso de esta palabra aquí lo voy a
especificar en un minuto) para parte de la población, algo ya comenzó a oler mal.

Es más, mi madre, dos meses antes, ya había sufrido un incidente similar que casi la mata, cuando
tras otro postoperatorio, al regresar a la residencia de ancianos donde residía y ser administrada el
mismo medicamento, éste le había producido una alergia brutal. ¿Cómo es que esta residencia por la
que mi madre estaba pagando 80 euros diarios ni se molestó en proporcionar esa información tan
importante al hospital? ¿Cómo el hospital proporciona a una paciente un analgésico que acaba de ser
señalado por las autoridades como peligroso sin la prescripción médica requerida?… En fin, preguntas
y preguntas con las que no voy a aburrirles, pero que seguramente, ustedes entienden, son
particularmente dolorosas, cuando la víctima que dejaron tras de si es la propia madre.

El Nolotil (que en América se conoce como Dipirona o Novalgina) es uno de los analgésicos más
consumidos en España. El Nolotil (o metamizol, que es el nombre del principio activo) sirve para
calmar el dolor agudo. Hay muchas versiones genéricas de este medicamento, 23 marcas diferentes
en 2017, pero se le conoce mejor por ese primer nombre comercial que tuvo. Nolotil. Y tan popular es 
que apenas una semana antes del comunicado de la Agencia Española de Medicamentos y Productos
Sanitarios avisando sobre el peligro del medicamento éste aparecía en una publicación como uno de
los 10 medicamentos que en su presentación en la dosis de 575 mg en cápsulas no se podía encontrar
en las farmacias españolas. Sólo el año pasado se vendieron 18 millones y medio de unidades del
medicamento. Un éxito de ventas. Un medicamento que realmente alivia el dolor. A mi madre
directamente la mató, ya no siente dolor alguno.

Lo que provocó el aviso de la Agencia Española de Medicamentos en noviembre del año pasado fue
una publicación en el periódico inglés The Guardian que recogía la denuncia de esta mujer, Cristina
García del Campo: una traductora médica que había alertado sobre el número de casos de ingleses
residentes en España que habían experimentado problemas con el Nolotil. Fue le resultado de su
investigación y la mala publicidad dada por la prensa británica, lo que llevó a la Agencia Española de
Medicamentos a recomendar "No utilizar metamizol en pacientes en los que no sea posible realizar
controles, por ejemplo población flotante". A efectos prácticos, esto es la prohibición (a la que hacía
referencia) de la venta de Nolotil a los turistas.
Bueno, pues por un lado, a buenas horas llega el aviso porque diez años antes un estudio publicado
en Revista Clínica Española ya concluía que su uso debía prohibirse. Y hasta aquí en YouTube te
encuentras algún vídeo de hace mas de un año de quien ha perdido a un familiar por el uso del Nolotil.
Yo no soy el primero .
Y por otro lado, esto de que a los ingleses sí les afecta pero a los españoles no, pues no me lo creo.
Por ahí encuentro explicaciones médicas a esto diciendo que es lo que británicos tienen un gen
diferente a los españoles que patatín y patatán. Mi madre tenía de británica tanto como yo tengo de
esquimal. Es más, esto de que el Nolotil sólo afecta malamente a los británicos lo desmienten las cifras
de la Asociación de Afectados por Fármacos (ADAF), según ellos, el número de fallecidos por el
consumo de metamizol
(el principio activo de Nolotil) asciende a 61. Y de estos la mayor parte de
las muertes están relacionadas con consumidores españoles
43, siendo el resto de fallecidos 12
de nacionalidad británica y 6 de otras nacionalidades. La organización de consumidores, ya ha
interpuesto una demanda colectiva y diversas individuales contra los fabricantes y distribuidores de
Nolotil por los efectos secundarios causados por éste.

Resulta que este medicamento se sabe puede ser mortal desde los años 70, cuando al descubrirse
que podía causar agranulocitosis fue descrito como "inaceptablemente tóxico"; que está prohibido en el
Reino Unido (y en Estados Unidos, Noruega, Suecia, Japón… en más de 30 países) pero en España
uno puede hacerse con él sin receta en las farmacias. Y cuando saltan las alarmas pues se prohibe
para los turistas pero a los españoles se les sigue suministrando en el hospital. ¡Vaya país de
pandereta! Si hasta los mismos fabricantes del Nolotil te dicen que no debe suministrarse sin
prescripción y que no hay evidencia de que afecte a un grupo especifico de población más que a otro.

¿Y por qué se usa en los hospitales españoles? Porque es barato; que un paciente la palme aquí o allá 
no va a estropear el negocio.

De algo hay que morir, sí, y mejor no darle muchas vueltas. Pero no se me va de la cabeza, que si mi
madre hubiese estado conmigo y le hubiesen puesto ese marcapasos en un hospital australiano,
seguro que todavía estaría viva. Porque en este país en el país que yo resido, sí, el Nolotil también
está prohibido. Pero bueno, viniendo de donde vengo hay que echar mano a la sabiduría popular y a lo
castizo para llevar todo esto: ajo y agua; "a joderse y aguantarse". A todos nos salpica en algún
momento la basura del corporativismo y del beneficio económico que todo lo domina. Y esta vez me
tocó a mi de lleno. El interés de una corporación farmacéutica y los largos tentáculos de su poder se
llevaron a la reina de mi corazón. Adiós, mamá, descansa en paz.

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 nolotil metamizol dipirona novalgina videosdelperro medicamentos medicamentos para el dolor medicamentos contra el dolor analgesicos analgesicos fuertes nolotil ampollas nolotil que es nolotil precio nolotil 575 nolotil sin receta dipirona para que sirve dipirona presentacion
Listas recomendadas!
A continuación: