417.4 K vistas
August 27th at 11:31am

Los lugares más horribles del mundo: Vrindavan

Hola Humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia.

Durante muchos siglos, en varias regiones de la India, se esperaba que la mujer casada, al fallecer su esposo, se inmolase con él en su pila funeraria. Esta práctica, conocida como satí, fue prohibida en la India en 1987 por la que se conoce como Ley de Prevención del Satí. A pesar de la prohibición todavía se dan casos aislados de satí en la clandestinidad.

En India existen aún más de 250 templos dedicados al culto del ritual satí y la glorificación de sus víctimas. Las multitudes que estos sacrificios atraen son un negocio para estos templos y quienes los dirigen. La presión social sobre la víctima y la manera en que la celebración se lleva a cabo es casi como empujar directamente a la viuda al fuego.

La práctica del satí es un delito en la India moderna de hoy pero su arraigo y veneración en la psique de muchos refleja el tema de este video: el poco valor que en partes de India se le da a las viudas. Mujeres que ya no acaban en la hoguera, pero que socialmente es como si ya estuvieran muertas. Muchas de estas viudas han encontrado un lugar donde reunirse.

Este vídeo de la serie "Los Lugares Más Horribles del Mundo" os va a mostrar el lugar. Horrible para ellas por las condiciones en las que han de vivir, pero al que muchas acuden gustosas porque entre ellas encuentran consuelo, apoyo y alivio a sus penas. Quizás el lugar sea aún más horrible para el resto de nosotros, porque nos muestra a lo que las condenamos, de lo que nosotros, humanos, somos capaces.

 

Vrindavan, La Ciudad de las Viudas

Ésta es la localidad de Vrindavan, una pequeñez ciudad de unos 56.000 habitantes en el norte de la India. Este considerado un lugar sagrado por un gran número de tradiciones religiosas y por el hinduismo en general. 15 kilómetros más al sur está la ciudad de Mathura, considerada el lugar de nacimiento del Dios Krishna. Por los bosques existentes en la antigüedad en Vrindavan es por donde se cree que Krishna pasó su juventud.

Los hindúes siempre han creído que la muerte en Vrindavan los liberará del ciclo de la vida y la muerte. Las viudas hindúes acuden ahora hasta aquí esperando que la muerte las salve de ser condenadas de nuevo a vivir una vida semejante.

15,000 viudas viven en las calles de Vrindavan según la Comisión Nacional de la Mujer India, o sea, cerca de un tercio de su población. Estas viudas hindúes, las más pobres de los pobres, son rechazadas por la sociedad cuando sus esposos mueren, no por razones religiosas, sino por la tradición, y porque son vistas como una carga financiera para sus familias.

India tiene alrededor de 46 millones de viudas, la mayor población de viudas en el mundo.

Pero a pesar de su gran número, siguen siendo uno de los grupos más estigmatizados, desprotegidos y marginados.

En muchas partes del país, particularmente en el estado de Bengala Occidental, las viudas están obligadas por estrictas costumbres ancestrales. Se las prohibe volver a casarse. Participar en festivales. Se las prohibe llevar colores, han de vestirse de blanco; llevar joyas; con frecuencia son obligadas a afeitarse el pelo.

Se les niegan los derechos sociales dentro de la familia. Se las aísla. Se las pide que no acudan a las bodas porque su presencia da mala suerte. Incluso sus sombras dan mala suerte.

Las historias de estas viudas se repiten: sus hijos no quieren cuidarlos y las expulsan de las casas. Otras escapan por no ser abusadas, física o sexualmente.

Leo la historia de una de estas mujeres. Forzada al matrimonio a los 12 años de edad. Tuvo un hijo a los 14. Un año más tarde perdió su hijo y su marido. Viuda a los 15 años; lleva viviendo en Vrindavan más de 50.

De las 15.000 viudas viviendo en Vrindavan, el 64% sufre violencia física, el 30% sufre acoso sexual y algunas son explotadas sexualmente.

El 60% de ellas tiene más de 60 años. El 90% sufre de cataratas o alguna otra enfermedad de los ojos.Sus enfermedades más comunes son tuberculosis, artritis y presión arterial alta o baja.

El 40% vive en lugares alquilados insalubres. sin lugar adecuado para cocinar, sin comida apropiada.

El 10% vive en la calle.

El resto vive en los ashrams, refugios u hospederías abiertos a todos que son gobernados por gurús o grupos religiosos hinduistas. Las condiciones higiénicas de muchos de estos ashrams son vergonzosas. Y lo que avergüenza también a estas viudas es saber que son explotadas por instituciones religiosas que recaudan decenas de miles de dólares al año, pero eligen dejarlas a ellas en la pobreza. Los ashrams, denuncian algunas mujeres, se están convirtiendo en un negocio donde están vendiendo la agonía, vendiendo sus problemas, y tratando de ganar dinero con eso.

Indira Gandhi implementó en 1995 un plan de pensiones para que las viudas recibiesen 300 rupias al mes (algo menos de 5 dólares). Las viudas se quejan de que sus pensiones siempre les llegan tarde. Así que sobreviven cantando bhajans, cantos religiosos. Tres rupias por cantar 4 horas, o 6 por cantar 8 horas. 6 rupias son 7 céntimos de euro, menos de dos pesos mexicanos, por cantar 8 horas diarias.

Muchas han de recurrir a la mendicidad.

Desvalidas, explotadas, sin derechos médicos y forzadas a mendigar para vivir. ¿Algo peor para rematar todo esto?

Hace sólo seis años, la corte Suprema India descubrió que en estos ashrams, cuando las viudas morían, cortaban sus cuerpos en pedazos y las empaquetaban en bolsas de yute. No sé cuales son los protocolos funerarios de estas mujeres ahora. Espero que el "descubrimiento" de la Corte Suprema les haya valido para algo.

A pesar de todo esto el número de viudas en Vrindavan va creciendo cada año. Y por suerte el conocimiento de su situación y las organizaciones que acuden en ayuda de estas mujeres. Una de estas organizaciones que está haciendo una labor encomiable se llama maitri y en la descripción del vídeo os dejo un enlace a su página web para quien quiera informarse más del trabajo que llevan a cabo en Vrindavan o hacer una donación que pueda servirle a las viudas.

Otro enlace que os dejo es el de una organización llamada Sulabh International que igualmente ayuda a estas viudas de distintas maneras. El fundador de esta organización el Doctor Bindeshwar Pathak fue quien en 2013 instigó una pequeña revolución con las viudas como una manera de intentar dignificar un poco sus vidas.

Desde ese año las viudas han comenzado a saltarse la prohibición cultural de no participar en festivales. Y ahora participan en los festivales Holi y Diwali, los festivales hindúes del color y de las luces. Celebrar es para ellas una manera de sentirse parte de la sociedad, integradas de nuevo. Se rebelan así contra el olvido al que sus propias familias las condenaron. Celebrando sienten que aún están vivas.

Hasta la próxima. La Paz

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Entretenimiento
 lugares horribles del mundo lugares horribles del planeta lugares horribles lugares olvidados lugares hostiles lugares horribles en el mundo lugares horribles en el planeta lugares horribles en la tierra lugares horrorosos india india que ver india que hacer india que visitar
Listas recomendadas!
A continuación: