8.5 K vistas
October 9th at 7:13pm

Inmortalidad Digital

Hola humano, 

 

Bienvenido a un corto documental de MarginalMedia

¿Alguna vez imaginaste ser inmortal?  Tener tiempo para aprender todos los oficios, leer todos los libros, viajar a todos los lugares y ver todos los vídeos del mundo que se te antojen, incluyendo los de Marginal Media, esperamos. ¿Te gustaría, no? 

Pues de momento la inmortalidad física está muy, muy lejos, pero la inmortalidad digital existe y con los años viene perfeccionándose con numerosos proyectos. En este vídeo te informamos por donde vamos respecto a esto. 

La Inmortalidad Digital 

Desde tiempos inmemoriales el ser humano ha tenido angustia y ansiedad por el fin de su existencia. Es el miedo a la muerte el que nos impulsa a seguir doctrinas religiosas que prometen una vida más allá de la terrenal. Una tabla de salvamento espiritual. Un consuelo que va más allá de todo lo que este mundo lleno de oportunidades y experiencias nos ofrece. 

Precisamente ese desespero ha llevado a las mentes más lúcidas a cuestionarse si es posible alcanzar la inmortalidad, o siquiera extender la vida por el mayor tiempo posible. Estos cuestionamientos han llevado a múltiples opiniones, en su mayoría divididas. En el debate hay quienes niegan rotundamente que se pueda alcanzar una extensa longevidad y quienes por el contrario han visto una pequeña posibilidad de conseguirla; tal como lo oyes, la posibilidad de extender por un tiempo hasta el momento desconocido, la vida de los seres humanos más allá de lo que los avances de la medicina tradicional ya lo han hecho 

La investigación se estaría centrando en modificar por medio de ingeniería genética los telómeros, los cuales son estructuras que se hallan en los extremos de los cromosomas. Estas estructuras estarían involucradas en los procesos de envejecimiento y muerte celular. Su modificación podría permitir extender la vida. 

No obstante, con el arribo de las nuevas tecnologías, el auge de lenguajes de programación y la influencia de la ciencia ficción, se ha puesto sobre la mesa un nuevo debate. ¿Y si inmortalizamos seres humanos en el mundo tecnológico y/o digital? Parece complejo pero tal vez no lo sea tanto. 

Entendamos qué es la inmortalidad. Sencillamente explicada, es la existencia indefinida de un ser vivo, aquel que de manera natural no puede morir. Natural. Sin que una enfermedad o alguien que atente contra la integridad física puede dar término a la vida. Pero la inmortalidad física no es la única inmortalidad. En aspectos culturales, es inmortal todo aquel que haya marcado de una u otra manera a la sociedad y cuyo legado permanezca en la memoria. Un ejemplo son músicos como Elvis Presley o Kurt Cobain, quienes tras décadas de haber muerto, continúan siendo escuchados, venerados y generando temas de conversación. 

Bajo estos dos conceptos de inmortalidad física y simbólica, numerosas mentes en diversas áreas tecnológicas estudian como extender la vida de los seres humanos. 

La primera, y posiblemente la más popular, es la transhumanización, la cual es un movimiento cultural e intelectual que busca por medio del desarrollo tecnológico transformar y acabar con las limitaciones humanas. ¿Recuerdan las cabezas en frascos de Futurama? Aquellas cabezas parlantes de personajes históricos como Abraham Lincoln y de la farándula como Charlie Chaplin. Pues bien, una de las cruzadas científicas de algunos transhumanistas es preservar el cuerpo humano, o partes de él, como el cerebro, para en un futuro regresarlo a la vida. 

Esta preservación se lleva a cabo por métodos como la criogenización, una técnica que usa el nitrógeno para preservar las células y así evitar su deterioro natural tras la muerte. Esto con el objetivo de transferir en un futuro partes, como el cerebro, a una máquina receptora. Aunque suene a auténtica ciencia ficción, multimillonarios invierten sus fortunas en conseguir esta cyborg-simbiosis. Uno de ellos es el ruso Dmitry Itskov, quien es dueño de la organización “2045 Initiative”, la cual tiene como meta lograr el trasplante de un cerebro humano a una interfaz computarizada que le sirva de soporte e interacción con su entorno, para el año 2045. Una idea que para el docente e investigador de la Universidad de Sevilla, Ramón Risco, no es tan descabellada. En entrevista para el diario El Mundo, sobre el caso de Javier, un español que fue criogenizado por su esposa, asegura que si bien falta tiempo para conseguir resucitar a un ser humano criogenizado, no es imposible. Para otros como el biólogo de la universidad McGill, Michael Hendricks, todo es una estafa que juega con la incredulidad de quienes han perdido seres queridos. Cierto o no, posible o imposible, el valor de una criogenización ronda entre los 65.000 y 80.000 euros por cuerpo completo y la mitad por la cabeza. Así que la posibilidad de regresar a la vida, hoy por hoy, sale cara. 

Otra técnica, la cual no inmortalizaría pero si extendería por mucho la vida humana, es la impresión de órganos y tejidos en 3D. Esta técnica, conocida como bioimpresión, permitiría crear estructuras celulares a partir de bio-tintas cargadas con células madre. Este proyecto es tan esperanzador que numerosos laboratorios e investigadores en el mundo trabajan en lo que podría salvar millones de vidas y extender otras más por lustros. En abril de 2019 se conoció que uno de estos laboratorios, de origen israelí, logró imprimir un corazón del tamaño de una cereza con vasos sanguíneos, ventrículos y cavidades. Un gran salto que permitiría en un futuro construir desde cero órganos para pacientes que requieren trasplantes de urgencia. La bioimpresión es una futura herramienta que podría permitir reemplazar órganos en mal estado producto de la longevidad, por unos recién formados que extiendan la vida de los seres humanos. Por medio de esta técnica se ha logrado imprimir riñones, córneas, ovarios, orejas, hígados, piel y páncreas. 

En cuanto a la inmortalidad simbólica, aquellos que no quieren desprenderse de un ser querido que falleció tienen numerosas herramientas digitales a su alcance. Quien viese Black Mirror, la serie británica de ciencia ficción y distopías que vio la luz a finales de 2011 puede que recuerde el comienzo de la segunda temporada con el capítulo titulado “Be Right Back”, en el cual Martha pierde a su novio Ash en un accidente automovilístico. Cuando Martha descubre que está embarazada, decide usar un software que es capaz de darle vida a su pareja convirtiéndolo en un chatbot. Este software recopila conversaciones y registros digitales de una persona fallecida, para así convertirla en un chatbot con el cual tener conversaciones como si aún estuviese viva. De esta manera Martha consigue darle vida a Ash como una copia digital. 

Una vez más, la realidad supera la ficción. En 2015, tras la muerte de su mejor amigo en un accidente de tránsito en Moscú, Eugenia Kuyda desarrolló una inteligencia artificial en la cual almacenó todas las conversaciones de su amigo fallecido. Las conversaciones dieron vida a una aplicación que lo mantiene vivo como copia digital y con la cual familiares, amigos y Eugenia pueden comunicarse como si aún estuviese entre nosotros. Tras su éxito, Eugenia desarrolló con su empresa, Luka, la aplicación para dispositivos móviles conocida como Réplika, la cual no es más que un chatbot que aprende de cada usuario. Basándose en el mismo principio de Inteligencia Artificial con el cual construyó a su amigo fallecido, Réplika aprende de la personalidad, gustos y particularidades de cada usuario. De esta manera, Réplika no solo logra convertirse en un amigo a quien puedes contarle tus más profundos y oscuros secretos, sino también permitiría a tus familiares comunicarse con él cuando mueras. Claro, si tienen acceso a tu cuenta. 

Y aunque Réplika se acerca al concepto de software presentado en Black Mirror, un proyecto de Microsoft lo haría casi exacto. Recientemente el gigante tecnológico anunció que desarrollaría un chatbot con una IA que no solo permitiría a cualquier familia introducir información y conversaciones de un ser querido fallecido para replicarlos en chat, sino también desarrollar modelos de 2D o 3D para participar en videoconferencias. Tal como lo oyes, videoconferencias. Tema que tampoco es nuevo, pues la cadena de radiotelevisión surcoreana MBC emitió en 2020 un documental en el cual una madre por medio de realidad virtual se reencontraba con una copia idéntica de su hija la cual había fallecido cuatro años atrás. 

Y no todo queda ahí. Empresas como HereAfter desarrollan IA’s capaces de aprender y desarrollar avatares de voz de personas fallecidas. Es decir, emulan voces de personas que dejaron este mundo para que sus familiares por medio de Apps o Asistentes de Voz como Google o Alexa puedan entablar conversaciones. 

Nosotros ya hicimos referencia a Deepfake en este vídeo que te dejamos enlazado en la esquina superior derecha de tu pantalla. Pero para saber lo que es puede que te fuese suficiente revisar tu móvil. Probablemente tienes apps como Wombo, capaz de convertir una fotografía en una animación que canta música de artistas como Britney Spears o Rick Astley. Un Deepfake es una inteligencia artificial que modifica fotografías o vídeos para cambiar el contenido de ellos y crear apariencias de realidad falsa. Ejemplo claros y controvertidos del uso de Deepfake incluyen el insertar rostros de famosos en vídeos para adultos para comprometerles, o sobreponer rostros de políticos como Barack Obama o Donald Trump en personas comunes, para crear declaraciones falsas y controvertidas. 

A pesar de lo polémico, curioso, o divertido, que puede llegar a ser un Deepfake, es una herramienta que, al igual que Replika, permite  inmortalizar simbólica y digitalmente a allegados que ya no están entre los vivos. El uso de estas herramientas permitiría por ejemplo crear un portarretratos animado, un vídeo conmemorativo o simplemente digitalizar en mejor calidad una fotografía de tu tatarabuelo. 

Todavía estamos llegando más lejos. Hay muchos famosos que buscan inmortalizarse. Ése es el caso del actor William Shatner, conocido por su papel del capital Kirk en la serie Star Trek. Shatner ha sido de los pocos privilegiados en ser escogidos por la empresa StoryLife para ser convertido en un holograma con el cual futuras generaciones puedan comunicar.  Para ello Shatner grabó 45 horas de material para la empresa. Ahora una inteligencia artificial aprenderá de esas 45 horas y creará ese holograma que responderá las preguntas de futuros curiosos. No es difícil imaginar la existencia de museos con hologramas de grandes artistas y personalidades de nuestra época. 

Alcanzar la inmortalidad física, metal, espiritual o siquiera simbólica es un tema que ha preocupado por lo menos una vez a cada ser humano. ¿Cuántos años viviré? ¿Habrá cielo o infierno? ¿Cuándo mi historia termine, quién me recordará? Aún es pronto para determinar cómo y cuándo se podrá alcanzar la inmortalidad física o siquiera preservar la mente en un aparato tecnológico. Pero la inmortalidad digital o al menos su extensión simbólica es posible. Está aquí y se está dando ahora. Habrá quienes por motivos éticos o morales no estén de acuerdo con este progreso. Pero, ¿qué piensas tú? ¿Te gustaría que te recordasen? Y si ese es el caso ¿cómo?

Ya lo dice la frase: no se muere quien se va, solo se muere quien se olvida. 

Ustedes no nos olviden a nosotros, ni olviden compartir nuestros vídeos, porque la digitalizición de YouTube a nosotros mas que inmortalizarnos parece que quiere enterrarnos vivos; ni olviden visitar marginal.tv, la pagina web que hemos creado para ustedes donde pueden encontrar un poco de todo, como en una buena cocina. Por allí les esperamos. 

Hasta la próxima, la paz. 

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 inmortalidad inmortalidad digital transhumanización criogenización cyborg-simbiosis Futurama bioimpresión chatbot Réplika HereAfter IA Deepfake inteligencia artificial
Listas recomendadas!
A continuación: