8.4 K vistas
July 22nd at 5:05pm

HongKong, Inquilinos del Estado. 2

HongKong es la ciudad más cara del mundo para vivir y lleva siendo la mas cara para comprar una vivienda durante una década.

Un apartamento de dos habitaciones y 50 metros cuadrados cuesta unos 700 dólares de alquiler semanal. Y comprarlo. 1 millón y medio de dólares, con un depósito del 50% por adelantado. El asalariado medio hongkones que quiera comprar un apartamento ha de dar su salario íntegro de 20 años. Quienes se aventuran con una hipoteca han de dedicar a ésta el 70% de su salario.

¿Por qué es tan caro?

Mucha demanda y poca oferta. Aunque Hongkong tiene la cuarta densidad de población más alta del mundo. el 70% de su terreno está sin utilizar. Sólo un 7% de la ciudad está zonificado para viviendas. De todo lo construido la mitad de ello está en manos del gobierno de Hong-Kong. Igualmente la tierra que queda por edificar. El gobierno ofrece esta tierra en subastas no publicas a grandes constructoras chinas que pagan precios récords por construir unos apartamentos que luego venderán y alquilarán, igualmente a precios récord. Entre los compradores, muchos chinos ricos venidos del continente. Chinos que compran en HongKong para facilitar la salida de sus fortunas del control del estado. Un inmueble en HongKong también les permite obtener el permiso de residencia y un pasaporte para viajar a Occidente sin necesidad de visado.

Desde el acuerdo de 1997, 150 chinos del continente pueden instalarse cada día en HongKong. Este goteo constante de nuevos residentes está cambiando la estructura sociológica de la población (tal como el estado chino la está cambiando en el Tibet, algo que ya mostramos en otro vídeo de esta misma serie). Hoy, un hongkonés de cada siete ha nacido en la China continental. La desigualdad social entre tanto chino rico y hongkones que siente la presión de que lo que tiene cada vez le da para menos. Crece.

Hong Kong es en la actualidad la segunda ciudad del mundo más desigual, en términos de ingresos y riquezas, por detrás de Nueva York. Por un lado es la ciudad que, por densidad, más multimillonarios atrae. Ocupa el séptimo lugar del mundo con mayor cantidad de personas que cuentan con un patrimonio de al menos mil millones de dólares. En sus calles se encuentran el mayor número de Rolls Royce per capita del planeta; y por el otro lado más del 20% de sus residentes viven en la pobreza.

Por un lado HongKong es un paraíso para los negocios: escasos impuestos, su propia moneda, la tercera bolsa de valores más grande del mundo por oferta pública de venta, el cuarto centro financiero más importante del mundo según el Índice de Facilidad para hacer negocios del Banco Mundial. 
Por el otro lado, el gobierno hongkonés puede mantener este paraíso fiscal sin apenas impuestos mientras que sea capaz de mantener esa altísima demanda por su suelo. Las ventas y alquileres a precios desorbitados llenan sus arcas y ahogan cada vez a más al hongkones medio.

En Hong Kong no hay viviendas para todos. Decenas de miles de personas esperan durante años el poder acceder a una vivienda de protección oficial. El gobierno, que es rico, construye esas viviendas sociales con cuenta gotas, para no abaratar el precio de su suelo. El resultado es gente que vive en cubículos, en jaulas, en auténticas ratoneras. Y para ellos, es lo normal, no pueden aspirar a más.

La práctica de subdividir un apartamento en reducidos espacios para alquiler, donde 10, 15, y hasta 20 personas comparten un baño y una cocina es común. Son construcciones ilegales, no hay regulación alguna sobre hasta cuanto un apartamento puede ser subdividido. El gobierno conoce bien estos lugares, sabe cómo funcionan, pero los permite porque la gente no tiene otro lugar donde vivir, es o esto o la calle

Este es el apartamento de este anciano. Esta dividido en 10 cubículos con una cocina y un baño para todos. Pero ésta no es su habitación, ésta es la de su amigo, que le permite entrar aquí a ejercitarse. Su habitación es este pedazo de ático, a este tipo de alojamiento se le conoce como hogar-ataud. Este hombre lleva viviendo aquí 10 años. Trabaja 13 horas diarias y sólo libra 3 días al mes. Su sueldo le da para pagar por un poco más de espacio que este o gastárselo en comida. Como el lugar solo lo necesita para dormir, él prefiere intentar conseguir dos buenas comidas al día y seguir viviendo en su ataúd

Este otro hombre lleva viviendo 30 años en su hogar-jaula que es como se llama a estos alojamientos. Es lo que veis. Espacio compartido donde cada inquilino tiene su jaula o celda. Lo más increíble, es que el alquiler de una de estas jaulas, un metro y medio cuadrado cuesta entre 150 y 180 dólares al mes, eso es más que el alquiler por metro cuadrado de un apartamento de lujo. Muchas de estas personas reciben alguna pensión del estado. Pero esa cantidad les da para pagar por este alojamiento y poco más, les quedan unos $10 diarios. Con ello han de comprar, papel higiénico, incluso agua potable en ocasiones, casi nadie consigue comer tres veces al día.

En los hogares-cubo que pueden albergar a familias enteras, el precio de los alquileres es parecido, en torno a $80 mensuales por metro cuadrado, sigue siendo más caro que el alquiler de los apartamentos de lujo por metro cuadrado. En estos lugares además de las malas condiciones higiénicas, hay peligros de fuegos, de descargas eléctricas, y de sofocación por el calor puesto que algunos de estos reductos la temperatura es 10 grados más alta que en el exterior.

Todavía hay espacios peores que estos viejos apartamentos subdivididos. Las particiones se han extendido a suelos y sotanos de viejas  fabricas. Aquí las particiones de madera son tan precarias que no se puede encender una llama para cocinar por riesgo a que todo se queme.

Si uno de cada 5 hongkoneses ya está por debajo de la linea de pobreza, los ancianos lo tienen peor. Uno de cada tres vive en la pobreza. Compiten entre ellos marcando su territorio para recoger cartones y basura. Están ahí pero es como si no existiesen, como si no los viesen, hablar de ellos es traer vergüenza para sus familias. Como tengan hijos no pueden acceder a ayudas sociales a no ser que los hijos firmen diciendo que ellos no pueden mantenerlos. Tradicionalmente es una vergüenza recibir ayudas sociales así que algunos de estos ancianos ni la esperan ni la buscan. Estos hongkoneses, los más vulnerables, no se verán en las manifestaciones pero están en la calle hasta la media noche, recogiendo basuras.

¿Cómo puede un gobierno tan rico como el hongkonés, una sociedad tan moderna y avanzada como la hongkonesa llegar a tal nivel de desintegración del tejido social?

Pues yo les voy a decir por qué, me parece a mi, que pasa todo esto. Pero ya compartan ustedes mi opinión o no, lo que sí les pido es que presten atención a los datos que van a escuchar, porque revelan mucho.

El capitalismo como sistema económico, yo creo que funciona, crea riqueza. Pero el capital, el dinero, no puede ser quien dirija una sociedad. Porque si el dinero manda, beneficio y explotación van de la mano. Los números nunca pueden ir por delante de los valores humanos. El beneficio nunca puede justificar ni la destrucción ni el abuso. El dinero, el capital, es un vehículo, no un fin. Si ponemos el capital como la máquina que tire del tren de la sociedad, cada vez vamos a ir perdiendo más vagones por la cola. Y HongKong es el ejemplo perfecto de esto.

No es casualidad que siendo HongKong  el lugar donde se da la mayor libertad económica del mundo también sea la que presenta la mayor diferencia salarial entre los países desarrollados. 

Según el Índice de Libertad Económica creado por el Wall Street Journal, un índice cuyo objetivo es medir el grado de libertad económica en cada país del mundo, aplicando el concepto ideológico proveniente del Liberalismo económico , Hong Kong encadena ya 25 años consecutivos siendo el lugar del mundo donde mayor libertad económica existe. Este índice está inspirado en el espíritu de La riqueza de las naciones, la obra de Adam Smith, que supone que las "instituciones básicas que protegen la libertad de los individuos para perseguir sus propios intereses económicos resultan en una mayor prosperidad para la sociedad". Y Hongkong prospera, su gobierno es rico, por eso que lleva 25 años liderando este ranking.

Pero, en esa competición por un recurso tan básico como es la vivienda, la riqueza cae cada vez más de un lado y menos del otro.  En Hongkong el 20% más rico de sus residentes comparte el 57% de la riqueza total de la sociedad, mientras que el 20% más pobre no llega al 3%. 

¿Son los pobres, pobres por ser vagos, por no querer trabajar? HongKong, con mas de 50 horas de trabajo semanales aparece en muchos rankings como la ciudad que más horas trabaja por semana del mundo.

¿Son entonces los jóvenes los vagos, que no quieren formarse? Ahí tienen los resultados de los exámenes PISA donde los estudiantes hongkoneses siempre aparecen por lo alto.

¿Pero quieren saber otros rankings que también encabezan? Hongkong aparece como la ciudad menos alegre, como una de las menos esperanzadoras; y también tiene uno de los índices de natalidad más bajos del mundo. Es esa falta de espacio, que dificulta a los jóvenes incluso mantener relaciones sexuales la que está haciendo que no quieran tener hijos. Tal como oyeron al comienzo: el 60% de los jóvenes hongkoneses entre 18 y 29 años quieran salir de aquí.

De qué sirve estar rodeado de riqueza si crea infelicidad. Cuando más de una cuarta parte de los hongkoneses salen a la calle a manifestarse contra su gobierno están protestando por mas que un proyecto de ley, están protestando por un sistema que les ha puesto una soga al cuello y poco a poco se va tensando.

Para aquellos que penséis que el beneficio económico lo justifica todo, que la riqueza sólo sirve para crear más riqueza, que en este mundo todos cuentan con las mismas posibilidades y el que no prospera es porque no se esfuerza, esperar a veros en una sociedad tan económicamente liberal perfecta como la hongkonesa, para descubrir lo que los hongkoneses ya saben que no importa cuánto te formes, que no importa lo que te esfuerces, sólo necesitas un golpe de mala fortuna que te tumbe al suelo para ya quedarte ahí de por vida, mirar a tu alrededor y no encontrar un sistema que te ayude a levantarte.

Hasta la próxima,

La Paz

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 hong kong hongkong hongkong protestas ¿por qué protesta Hongkong? china china kong kong hongkong drama situacion de hongkong donde esta hongkong ¿es hongkong parte de china? hongkong viviendas hongkong actualidad hongkong hoy hongkong noticias
Listas recomendadas!
A continuación: