2.9 K vistas
January 6th at 7:09pm

Historias Positivas Medioambientales de 2020

Hola Humano,

 

Bienvenido a un corto documental de Marginalmedia, el primero de 2021

 

El tema que más me cuesta a mi tratar es el medioambiental. El daño que le hacemos a los animales, que causamos al planeta. Como si nosotros no fuésemos animales o no habitásemos en el planeta. Estamos destruyendo el mundo y nos estamos destruyendo a nosotros mismos con él. Nada me causa tanta estupefacción como lo ciegos que estamos para ver esta realidad, o aún viéndola, lo incapaces que somos de reaccionar. Para mi es una pesadilla constante. Un día sí y otro también encuentro noticias de sucesos tan desastrosos, tan autodestructivos que muchos me parecen realmente absurdos, incluso cuesta creer que estén sucediendo. ¿Como somos capaces de destrozar tanto? ¿Para que? Si estamos destrozándonos a nosotros, destrozando el futuro de nuestros hijos ¿Para qué?

 

Yo aún espero que alguna nueva generación sea capaz de revertir esto. Que en 20, 30 o 40 años (porque tampoco hay mucho más tiempo) haya humanos que miren hacia atrás y se asombren de cómo vivieron sus padres y abuelos. ¿Recuerdas cuando la gente vivía sin control alguno sobre el consumo? ¿Cuando estaba permitido hacer uso de tantos recursos y energía como te daba la gana? ¿Cómo era posible vivir así? ¿Cómo podían ser tan ignorantes e irresponsables? Confío en que en pocas décadas la gente nos recuerde así, como nosotros recordamos a los trogloditas; porque si ese no es el caso significará que esa gente ni siquiera tuvo la oportunidad de existir.

 

En fin, que abrumados como nos ha dejado el 2020 por tantísimas historias medioambientales negativas, hemos decidido rescatar alguna positiva para comenzar el año con un poquito de optimismo. Vamos con ellas

 

Historias Medioambientales Positivas de 2020

 

A principios de 2020, la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica elaboró ​​un marco en el que pedía a sus mandatarios internacionales que protegieran el 30 por ciento de sus tierras y mares para 2030. Muchas organizaciones conservacionistas y científicos habían propuesto este plan de área protegida en años anteriores. Antes de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad del pasado septiembre, 71 líderes mundiales habían firmado el Compromiso de los Líderes por la Naturaleza, un compromiso para adoptar el marco mundial de biodiversidad posterior a 2020. Luego, en octubre, el Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea también se comprometió con el objetivo.

 

Hay escepticismo en torno al acuerdo, después de todo, no se cumplió ninguna de las metas de Aichi para 2020 acordadas en 2010. Hay consideraciones, particularmente en el área de violaciones de derechos humanos, que este acuerdo debe conciliar. Pero también hay esperanza, la que nos deja el origen de la pandemia que estamos viviendo, que está ligada a la pérdida de biodiversidad. Si no protegemos el planeta, podemos esperar más de estas pandemias y más a menudo.

 

Canadá esta ya bien metida en cumplir el objetivo. Es más, lo ha adelantado. A la meta de proteger el 30% de sus tierras y sus mares para 2030, ha añadido el de proteger el 25% de sus tierras y mares para 2025.

En noviembre anunció una nueva área protegida en el norte de Quebec. El proyecto creó el Área Indígena Protegida y Conservada de Arqvilliit (IPCA) en el archipiélago ártico canadiense, comúnmente conocido como las Islas Ottawa en la Bahía de Hudson. En esta iniciativa no sólo salen ganando ballenas y osos polares también comunidades indígenas con su participación administrando y evaluado el proyecto. Para los Inuit la conservación del hábitat del oso polar, una especie que es parte de su cultura y sus medios de vida, es importante, y el liderazgo en el proyecto ayuda a la reconciliación con el resto de la sociedad canadiense. 

 

En el marco de los mismos compromisos con la Agenda de 2030, cuatro países Latinoamericanos integrantes de la Comunidad Andina de Naciones, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, firmaron un acuerdo hace poco más de un mes comprometiéndose a proteger ecosistemas de la region y alcanzar diferentes objetivos de desarrollo sostenible. Veremos cómo se va materializando el acuerdo.

 

——

 

A raiz de covid-19, China prohibió temporalmente en enero el comercio de animales silvestres. Como resultado de la enfermedad extenderse por todo el mundo China extendió su prohibición un mes después también al consumo de animales salvajes. Esto es una noticia excelente, y no solo para el pangolín que es el mamífero más traficado ilegalmente del mundo, y que en un principio estuvo en el ojo del huracán como huésped intermediario de pasar el virus a los humanos, sino para toda la fauna salvaje del planeta ya que China es el mayor importador de vida silvestre y productos animales ilegales, e impulsa la demanda de animales de todo el mundo. Muchos esperan que éste sea un primer paso hacia una prohibición permanente del comercio de fauna salvaje. Pero una prohibición similar ya se dió en 2002-2003 con el SARS y luego se levantó. Las leyes de vida silvestre existentes en China fueron promulgadas en 1989 y aunque regulan este comercio, no impone una prohibición total del consumo de carne de animales salvajes y permite la cría en cautividad de ellos con fines comerciales.

 

————

 

Animales salvajes, cuando no los perseguimos para comerlos o hacer uso de sus pieles, colmillos, o huesos, los perseguimos para tenerlos como animales de compañía. ¿Quién no ha visto algún vídeo de un lémur?

 

Los lémures, habitantes de Madagascar son considerados los primates más pequeños del mundo y uno de los animales más amenazados del planeta, con aproximadamente el 98 por ciento de las especies clasificadas en peligro de extinción. A pesar de su perspectiva sombría, resulta esperanzador que en el 2020 se describiese oficialmente una nueva especie: el lémur ratón de Jonah o Microcebus jonahi, que lleva el nombre del respetado primatólogo malgache profesor Jonah Ratsimbazafy.

 

Los investigadores capturaron por primera vez a este primate que cabría en tu bolsillo durante un estudio del noreste de Madagascar en 2006. El proceso de encontrar a estas criaturas nocturnas no fue mas que adentrarse en la densa vegetación de la selva tropical por la noche y esperar hasta ver el reflejo de la luz en sus ojos. Los científicos obtuvieron premio a su paciencia capturando brevemente algunos lémures ratón en el Parque Nacional Mananara. 

 

Para ser descrito como una nueva especie, el nuevo lémur ratón, tuvo que esperar varios años de análisis comparando muestras genéticas y morfológicas de otros lémures ratón, puesto que éste es uno de los grupos de lémures más diversos, con más de 24 especies descritas actualmente.  Morfológicamente, los lémures ratón muestran una variación genética increíble, indicativa de trayectorias evolutivas únicas. Son, generalmente, “microendémicos ”, restringidos a bosques específicos y especializados en recursos que pueden no estar disponibles en ningún otro lugar. En función de su composición genética distinta y algunas características externas como la coloración y el tamaño de la oreja, al final el equipo de investigadores pudo determinar que estaban ante una nueva especie de lémur ratón. Otro más para proteger

 

- Y utilizando similar método, otro equipo de investigación describió una nueva especie de langur. Le han llamado Popa Langur porque habita sólo una pequeña región cerca del Monte Popa, en Myanmar. Los investigadores realizaron análisis de ADN en excrementos recolectados y utilizaron los hallazgos en conjunto con características morfológicas, como la longitud de la cola, para respaldar el nuevo langur. Bueno, nuevo; los conservacionistas estiman que solo existen alrededor de 200 individuos de esta especie. Así que acabamos de conocerle y ya está en peligro de extinción.

 

————-

 

Aquí en Australia, el casi mitológico demonio de Tasmania regresa al continente, y si vivo lo suficiente yo podría tener la suerte de encontrar uno de estos animales paseando por el bosque, pues los primeros 15 animales han sido reintroducidos en el estado donde resido, Nueva Gales del Sur. Los demonios de Tasmania fueron erradicados del continente australiano hace entre 400 y 3.000 años, según a qué paleontólogo o historiador natural se pregunte. La especie, que aún sobrevive en Tasmania, sufre una rápida disminución de la población ante la pérdida de hábitat y un tipo de cáncer transmisible conocido como Enfermedad del tumor facial del diablo. Hay una organización que lleva una década intentando salvarles de la extinción y que es la que a comienzos del año pasado liberó estos primeros 15 animales en el continente para intentar revertir el declive de la especie. Se planean más liberaciones para garantizar las posibilidades de éxito.

 

—————

 

2020 nos dejó otra reaparición: la del perro cantor de Nueva Guinea. Se pensaba que quedaban entre 200 o 300 ejemplares repartidos por los zoológicos del mundo. No se habían visto en su hábitat natural, en libertad, desde hace casi 50 años, se consideraban exctintos. Tras los lugareños informar que estaban viendo perros salvajes en torno a las tierras altas de la mina Grasberg, una de las minas de oro y cobre más grandes del mundo, en Nueva Guinea, una expedición se adentró en su busca en 2016. Lograron fotografiar 15 perros y recogieron una variedad de muestras fecales, pero estas muestras no tenían suficiente material genético para un análisis adecuado, por lo que en 2018 los investigadores regresaron y recolectaron muestras de sangre de tres de los animales. Estas tres muestras se utilizaron para secuenciar el genoma de los perros. Compararon el ADN nuclear de los perros con el de16 perros cantores de Nueva Guinea cautivos, 25 dingos (con el que tiene semejanza) y más de otros 1000 perros de 161 razas adicionales. E Voilá, resultaron ser perros cantantes. El genoma de estos perros salvajes que cantan ofrece a los investigadores un eslabón que no se tenían hasta ahora y que podría ayudar a aclarar la historia de la domesticación de perros.

 

————

 Estos otros se conocen como zorros veloces. 27 de ellos fueron reintroducidos el pasado septiembre en su hábitat natural en las praderas del norte de Montana, en los Estados Unidos. Fue la labor de dos tribus indias que llevan restaurando el ecosistema de su reserva en Fort Belknap, durante décadas. En los 70 reintrodujeron los búfalos, ya hay unos 800. En los 90 hicieron lo propio con los hurones de patas negras. Ahora tras más de 50 años de ausencia, regresan los zorros veloces. Para los miembros de las tribus que habitan esta reserva traer estos animales de vuelta a su tierra es como el regreso de familiares al hogar. No es sólo sobre el medio ambiente es sobre poder conectar con su pasado y su identidad.

 

Sería muy beneficioso para todos dejar el cuidado de grandes areas de tierra y mar en manos de las comunidades indígenas que las vienen habitando desde tiempos ancestrales. Los bosques y ríos están mejor en manos de quien siempre los ha sentido como parte de uno mismo, de quien los venera y respeta, no de quienes no sienten respeto alguno y no ven en ellos mas que un beneficio inmediato. Hace años  contábamos un ejemplo con la historia del municipio mexicano de Cherán. La solución para salvar el planeta pasa por todos pero para ello hemos de aprender de quienes se sienten parte de la tierra, no dejar su manejo en manos de quienes la perciben sólo como un instrumento a su servicio.

 

Lo que me recuerda a Donald Trump, al que el año pasado critiqué duramente por tanto daño como ha causado al medio ambiente con el centenar de regulaciones de protección medioambientales de administraciones previas que ha desmantelado. Bueno, pues de despedida le voy a acreditar una historia positiva. En agosto del año pasado el presidente estadounidense firmó el Great American Outdoors Act; la ley que prioriza la conservación y la administración de las tierras públicas y el sistema de parques nacionales estadounidenses. El Servicio de Parques Nacionales ha existido durante 104 años, abarca 84 millones de acres, el deterioro que ha sufrido en los últimos años ha sido considerable; el Acta de la Gran América al aire Libre era algo realmente necesario para proporcionar fondos completos y permanentes para el Fondo de Conservación de Tierras y Aguas y cuidar de estos lugares apropiadamente. Y Trump firmó el Acta, promulgó la ley. Pulgar arriba para él por eso…

 

Y un incentivo para ti, humano, porque ya ves si hasta Trump puede tener un día generoso y hacer algo por el planeta. ¿Qué no vas a poder hacer tú? ¿Qué podríamos hacer? cuéntanos ¿Tienes alguna historia positiva medioambiental que ocurriese el año pasado en tu localidad o en tu país? Compártela comentando bajo el vídeo. Nosotros te dejamos hoy deseando que este nuevo año venga cargado de historias positivas, tanto para el planeta como para ti. Hasta la proxima que te contemos,

 

La paz

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Naturaleza
 animales fauna medioambiente 2020 historias positivas historias de motivacion historias de motivacion y superacion el mundo videos de motivacion
Listas recomendadas!
A continuación: