15.7 K vistas
January 2nd at 11:20am

¿El Primer Crimen Espacial?

Hola Humano,

¿Tú sabes cuántos crímenes se cometen en el mundo a diario? No te preocupes, yo tampoco; pero seguro que muchos, demasiados.

Lo que sí sé y tal vez si no te lo cuento fueses a acabar el año sin enterarte, es que éste año puede que haya ocurrido el primer crimen cometido en el espacio. Puede, digo, porque la acusación está ahí, pero aún falta ver si un jurado condena al acusado. Esto de "crimen espacial" suena como un cargo que alguien podría presentar contra Thanos o el Dr. Evil, pero la realidad es mucho más humana. Te la cuento.

A lo mejor te suena esta mujer, la astronauta Anne McClain. En marzo de este año, estaba lista para hacer historia junto a la astronauta Christina Koch al realizar la primera caminata espacial sólo para mujeres. Se suponía que las dos iban a reparar baterías en la Estación Espacial Internacional.

Iban, digo, porque resulta que a bordo de la estación espacial sólo había un traje espacial de tamaño medio, adecuado para las mujeres, listo para usar. Y necesitaban dos trajes. McClain tuvo que cancelar la caminata; lo que aquí en la Tierra dio pie a variedad de chistes, y a que la NASA recibiese muchas críticas e incluso acusaciones de sexismo

Durante la preparación de esa caminata parece ser que McClain supuestamente hizo algo que puede ser constitutivo de delito. Ella accedió a la cuenta bancaria de su ex-esposa, que ahora la acusa de pirateo. Si no sabías que desde el espacio uno puede consultar su saldo bancario, ahora ya lo sabes. Se puede. McClain reconoce que lo hizo, pero alega que ella no sacó ni transfirió dinero de esa cuenta bancaria, que entrar en esa cuenta era algo que hacía con regularidad y que ella no era consciente de que la titular de la cuenta, su ex, le hubiese negado el permiso.

Esta es la historia de una difícil separación entre dos mujeres de altos vuelos.

Anne McClain es un teniente coronel del ejército estadounidense con más de 2.000 horas de vuelo en 20 aviones diferentes. Ella es una piloto cualificada para pilotar diferentes aviones de guerra. También es una de las astronautas femeninas más respetadas de la NASA. Donde ingresó en 2013 como uno de los ocho miembros de la vigésimo primera clase de astronautas de la NASA, escogidos entre 6,000 solicitantes.

Ese mismo año McClain inició una relación sentimental con Summer Worden, un veterano de 13 años de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que manejó operaciones de inteligencia, inteligencia financiera y análisis. Worden también trabajó para la Agencia de Seguridad Nacional como oficial de inteligencia.

Worden es una madre soltera con un hijo concebido mediante fertilización in vitro y llevado por una madre sustituta. El hijo es biológicamente suyo. Ocho meses después de conocerse, ya en 2014, Worden y McClain se casaron, el niño tenía entonces un año. Una vez casados, McClain quiso adoptar al niño, pero Worden se negó.

Después de tres años juntos, el matrimonio se deterioró. En un momento, McClain acusó a Worden de asalto, pero el caso fue desestimado. Worden negó ese cargo y afirmó que era el plan de McClain para obtener la custodia de su hijo. Aquella acusación dio lugar a la solicitud de divorcio de Worden. Desde entonces la pareja ha pasado por una amarga separación, alimentada principalmente por problemas de custodia que involucran al niño.

El año pasado, McClain solicitó a un juez la custodia compartida del niño y le dijo al tribunal que ella estaba "allí para sus primeros pasos y primeras palabras", y que mantenía "una relación parental muy sana y profunda" con el niño. El divorcio de la pareja estaba programado para finalizar el pasado octubre pero aún no hay una fecha judicial para determinar la custodia del niño.

Fue en agosto cuando el New York Times destapó la noticia. Summer Worden acusaba a Anne McClain de robo de identidad para acceder a su cuenta bancaria. Worden, descubrió que McClain había estado accediendo a su cuenta después de que McClain mostrase conocimiento de sus compras. Worden dijo que no podía entender cómo McClain podía conocer tantos detalles sobre sus finanzas mientras cumplía un período de seis meses orbitando la Tierra. Worden investigó un poco y descubrió que alguien había iniciado sesión en su cuenta usando su contraseña en una computadora registrada en la NASA.

McClain, ya lo hemos dicho, admite haber accedido a la cuenta de Worden desde la estación espacial internacional, pero afirma que no hizo nada malo, que Worden había otorgado previamente su permiso para ver la cuenta y que no sabía que Worden había rescindido su consentimiento. Según McClain, ella simplemente estaba verificando para asegurarse de que todas las finanzas de la pareja estuvieran en orden como siempre lo había hecho durante su matrimonio.

Ahora le toca a un juez decidir si el primer crimen espacial ha ocurrido o no. Si McClain es declarado culpable de irregularidades, ¿entonces qué? Las naciones fundadoras de la Estación Espacial Internacional ya planearon tal contingencia, estableciendo un marco legal que otorga a cada nación, jurisdicción sobre sus respectivas partes de la estación. En otras palabras, un supuesto delito cometido por un astronauta estadounidense que usa una computadora de la NASA sería procesado por las autoridades estadounidenses pertinentes en la Tierra. Nada de crímenes de Thanos o Dr. Evil. Sería otro crimen muy terrenal. Otro más para añadir a esa larga lista de crímenes mundanos.

Hasta la próxima,

La paz.

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 curiosidades videos de curiosidades videos curiosos curiosidades marginales curiosidades del mundo curiosidades del cuerpo humano curiosidades de animales espacio videos del espacio curiosidades del espacio estacion espacial internacional estacion espacial astronautas
Listas recomendadas!
A continuación: