Nuevo Clima de Tensión en Colombia

Nuevo Clima de Tensión en Colombia

El día 4 de septiembre del año de 2012 se inició en La Habana – Cuba, lo que sería uno de los diálogos de paz más resaltantes de nuestra era, la negociación de cese de hostilidad entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, negociaciones en las que fueron testigos y mediadores Chile, Venezuela, Cuba y Noruega.

Humberto de La Calle, portavoz presidencial de Juan Manuel Santos y Luciano Marín (Alias Iván Márquez) uno de los líderes principales y portavoz de la entonces llamada “guerrilla colombiana” FARC, fueron los responsables principales de la propuesta y toma de decisiones de lo que sería el acuerdo final pactado por ambas partes.

Transcurrieron casi cuatro años de debate y reuniones de negociación entre los representantes de cada uno de los lados participantes, gobierno y guerrilla hasta que por fin el día 24 de agosto de 2016 se llegó a un acuerdo final y se firmó un pacto de paz entre los representantes de cada facción.

El pacto final incluía entre sus términos la investigación y juicio de los implicados en una larga lista de posibles crímenes, se acordó llevar a comparecer tanto a guerrilleros, como militares, políticos y empresarios. La reincorporación civil de los militantes de las FARC, la colaboración política entre ambos bandos, la reparación de las víctimas y el desarme del grupo revolucionario.

Esta decisión final significaría el final definitivo de más de 50 años de conflicto armado interno, tiempo en el cual se cuentan no menos de 220.000 muertos y al menos siete millones de víctimas directas e indirectas.

La tela de paz se vio resquebrajada recientemente, pues el pasado jueves 29 de agosto, el ex-dirigente de lo que una vez fue la guerrilla colombiana (ahora partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común desde 2017), Iván Márquez, quién estuvo un año desaparecido, salió a la luz pública en un video donde anunciaba “una nueva etapa en la lucha armada”.

El que fuera una vez un líder de las FARC aparece en el video junto a Seuxis Paucias Hernández “Jesús Santrich”, quien fuera vinculado anteriormente al narcotráfico y Hernán Darío Hernández “El Paisa” y alrededor de 20 hombres y mujeres armados con fusiles, presuntamente desde un lugar entre las fronteras de Colombia, Venezuela y Brasil.  La inteligencia colombiana cree que estos se encontraban en territorio venezolano al momento de la transmisión.

Iván Márquez cataloga el desarme como un “grave error” alegando que los fusiles serían la única forma de lograr que el gobierno cumpliese con su palabra y con lo acordado en el tratado de paz del año 2016.

En el video, Márquez expresa que “Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas (…) Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia, bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, esto último en referencia a su denuncia de que no cesó la persecución de los líderes de las FARC como se dijo una vez en el acuerdo de paz pactado en 2016.

A su vez, Rodrigo Londoño (Timochenko) quien es ahora presidente del partido político FARC expresó que “Los firmantes de la alocución rompieron públicamente con el partido, protocolizaron su renuncia y asumieron las consecuencias de sus actos (…) No compartimos ninguno de los términos de la alocución. Proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante", una vez que hubo reafirmado su compromiso con el acuerdo por encima de las dificultades.

- DARH

Leer más: El País

 Colombia  FARC  Timochenko  Paz  Guerrilla  Santos  Venezuela  Brasil  Política  Marquez marginaltv
 03/09/2019

Artículos que podrían interesarte 🔥