El FBI investiga el hackeo en las estaciones de carga USB públicas

El FBI investiga el hackeo en las estaciones de carga USB públicas

Estás usando tu móvil tranquilamente para chatear o navegar en las redes sociales, o utilizar tu correo electrónico, y de pronto éste te informa que te queda apenas un 15% restante de batería. Las letras en rojo en la esquina y el indicador de carga casi vacío te aceleran el corazón y te disparan una dosis de ansiedad causada por la adicción al celular. Volteas alrededor y en un rincón encuentras uno de los populares stands de carga.

Sacas tu cargador, enchufas tu teléfono, y respiras aliviado al ver que el indicador pasa de color rojo a color verde; lo que significa que ya estás alimentando la batería de tu celular. No ha pasado nada.

¿O tal vez sí?

Actualmente todo parece de maravilla entre tanta innovación tecnológica y más aún si hablamos de los avances en tecnología móvil. Hoy podemos adquirir teléfonos con capacidades de procesamiento incluso cien veces mayor a las computadoras que llevaron al hombre a la luna.

Revisar el correo electrónico, realizar pagos en comercios, movilizar tus cuentas bancarias, saber tu posición geográfica, incluso monitorear tu hogar y hasta activar o desactivar electrodomésticos, son algunas de las muchas cosas que puedes hacer hoy día a través de tu móvil.

"Sólo pensar en quedarnos sin batería durante el día ya es sinónimo de crisis para muchos".

Es evidente que el teléfono celular ha dejado de ser una herramienta sólo para comunicar para convertirse en un centro de apoyo para nuestro día a día y nuestras vidas.

Tan importante se ha vuelto el uso de los celulares en nuestra era, que el sólo pensar en quedarnos sin batería durante el día ya es sinónimo de crisis para muchos.

Powerbanks, cargadores solares, cargadores portátiles, estaciones de carga, incluso teléfonos que pueden recargar la batería de otros teléfonos, son algunas de las opciones que se han creado para resolver el asunto de la batería, sin olvidar que actualmente se han desarrollado baterías que duran hasta dos días de uso constante.

Pero ¿Qué pasa con todo este desarrollo? ¿Es todo concretamente seguro? ¿Qué pasaría si alguien lograra entrar a tu celular desde un puerto USB en un stand de carga en un aeropuerto?

Y esto es lo que actualmente ha sido denunciado por diferentes aeropuertos a nivel internacional. Tan real es la posibilidad, que el mismo FBI está llevando a cabo diferentes investigaciones sobre el tema.

El vicepresidente del departamento X-Force Threat Intelligence de IBM Security, Caleb Barlow, ha declarado que las estaciones de carga son vulnerables a los piratas cibernéticos. De acuerdo con Barlow en una entrevista a la revista Forbes, “conectarse a un puerto USB público equivale a encontrar un cepillo dental en la carretera y meterlo en tu boca. No sabes dónde ha estado antes”.

¿Qué peligro existe para nosotros? Pues Barlow explica que los piratas informáticos tienen las herramientas para conectarse a cualquier stand de carga que cuente con un puerto USB y de esta forma instalar un malware dedicado a recopilar información sensible de tu dispositivo móvil, ya sea computador o celular y filtrarlo a entes malintencionados.

Antes de que se esparza el pánico entre la comunidad mundial, es necesario aclarar que éste se refiere a las estaciones de carga cuya conexión equivale a un puerto USB o un cable USB. Por lo que recomienda siempre cargar tu propio cargador de pared y conectarlo en un enchufe, o bien portar contigo siempre un Powerbank para casos de emergencia. 

Los viajeros deben usar solo puertos de carga de CA, cables USB sin datos o dispositivos de "condón USB".

 StandDeCarga  NoCargarEnAeropuertos  Tecnologia  Celulares  PuertoUSB  CiberDelincuencia  Actualidad  DARH

Artículos que podrían interesarte 🔥