Uribe: víctima de sus propios inventos.

Uribe: víctima de sus propios inventos.

Ya han pasado dos semanas desde que Colombia estalló en polémica por la orden de captura preventiva realizada por la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez por el escándalo de la compra de testigos en medio de un pleito judicial con el hoy senador Iván Cepeda. Escándalo que no solo generó cientos de miles de voces de apoyos a la corte y un centenar de voces a favor del expresidente que terminaron demostrando, nuevamente, el cáncer que es el uribismo para el país.

 

La víctima de sus inventos:

Era febrero de 2012, cuando el senador Iván Cepeda realizó en el Congreso un debate de control político contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez, acusándolo junto a Santiago Uribe, su hermano, de promover el paramilitarismo (que tanto daño le ha hecho al país) con la creación del denominado “Bloque Metro” de las AUC, un estigma que hasta el día de hoy sigue tocando a Uribe y su familia. Terminado el debate, Uribe acudió la Corte Suprema de Justicia para denunciar al senador Cepeda por liderar “un grupo de falsos testigos", prometiéndoles el oro y el moro para que declararan contra él y su hermano. (Nota: Cabe recordar que Santiago Uribe Vélez está privado de su libertad desde 2016 mientras un juez decide su futuro en medio de la investigación por los delitos de concierto para delinquir agravado, por la creación del grupo paramilitar ‘Los 12 Apóstoles’ y por homicidio agravado, por el atentado que le quitó la vida a Camilo Barrientos en 1994. El juicio el cual a este paso llegará a cinco años estancado, ha sido torpedeado por la lucha del uribismo por denominar el caso como ‘persecución’ contra el expresidente Álvaro Uribe).

Tras años de investigación, la Corte concluyó que el Senador Cepeda no lideraba ningún cartel de falsos testigos y, muy por el contrario, inició una investigación contra el expresidente por delitos de soborno y fraude procesal. Sumado a que por medio de terceros buscaba presionar a exparas como Juan Guillermo Monsalve, quien lo acusó en numerosas ocasiones de ser uno de los creadores de los grupos paramilitares. Vamos, iba por lana y salió pelado.

Pero no todo queda ahí. La Corte conoció, entre las tantas pruebas y declaraciones de testigos, un vídeo grabado por Juan Guillermo Monsalve, donde se escucha cómo otro preso (enviado por el abogado Diego Cadena) lo presiona para que cambie su declaración en contra del exmandatario. También, declaraciones de alias “Caliche” quien aseguró al igual que Monsalve, ser presionado por “agentes” de Uribe para que cambie sus declaraciones frente al génesis del paramilitarismo. (Cabe mencionar que Monsalve ha sido víctima de dos atentados dentro de la Cárcel La Picota… A alguien no le conviene que hable). Posteriormente, El Tiempo conoció en exclusiva que el expara, Carlos Enrique Vélez, habría recibido dinero en dos ocasiones por parte del abogado Cadena para que declarase en contra del Senador Iván Cepeda para ensuciarlo en la investigación que adelantaba la corte.

Por todo lo anterior, en julio del presente año, la Fiscalía General de la Nación le imputó cargos al abogado del expresidente Uribe, Diego Cadena, por los delitos de soborno y fraude procesal, además de la solicitud de detención domiciliaria (como toda basura de cuello blanco) para evitar que se fugara (como hacen a menudo quienes rodean al uribismo).

A principios de agosto, se conocían ya rumores sobre una posible orden de privación de libertad contra el expresidente mientras continúa su investigación por los delitos de soborno y fraude procesal los cuales lo podrían llevar a pagar con detención domiciliaria (cómo no) ocho años. Finalmente, tras una deliberación, los jueces de la Corte Suprema de Justicia, por unanimidad, decidieron decretar la medida de aseguramiento, siendo confirmado por el mismo Uribe desde su cuenta de Twitter. Medida que según el documento de la corte se toma por dejar “expuesta con suficiencia su concurrencia, advertida como está la existencia de las conductas punibles que pueden y deben atribuirse al senador Uribe Vélez como posible responsable a título de determinador, puesto que se aprecia actuó con dolo, vale decir, con conocimiento de los hechos, conciencia de la ilicitud y la voluntad o querer su realización”.

¿Persecución?

Inmediatamente tras el anuncio de la privación de su libertad, diversas voces políticas del Uribismo empuñaron una campaña contra la Corte Suprema de Justicia, no solo tachándola como ‘la corte de las FARC’ y de ser corruptos, sino de tomar decisiones judiciales basadas en mentiras. (Vamos, si miles de folios son mentiras…) Sumándose también la peligrosa propuesta de quienes argumentan ser “democráticos”, como la senadora del Centro Democrático, abiertamente uribista, Paloma Valencia, de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para eliminar las cinco Altas Cortes, incluyendo la Justicia Especial para la Paz, para fundar una sola Corte (denominada “Supercorte”) la cual dejaría peor hundida de lo que está a la Rama Judicial.

Pero los anuncios chiflados y halados de los cabellos, como los niños pequeños que hacen pataleta, no fueron el único show. Numerosas caravanas de ‘familias de bien’, en vehículos de alta gama, escoltados por miembros de las Fuerzas Militares, recorriendo las calles estrato 5+ en ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, en apoyo al ‘mejor presidente que ha tenido Colombia, duélale a quien le duela’, mientras lanzaban improperios no solo contra la Corte sino contra quienes celebraban y apoyaban a esta por la decisión de la detención del exmandatario. En medio de estas se conoció otro polémico vídeo (sumado a las decenas que llenan su deshonroso palmarés de actitudes poco cívicas), donde un sujeto solicita que le pasen “la pistola” para amedrentar a un grupo de jóvenes que se indignaron por las manifestaciones a favor del Matarife. Bochornoso.

En todas estas declaraciones, improperios y vapulaciones se destaca un término: ‘persecución’. ¿Persecución de qué o qué? ¿En qué momento un grupo de personas del común (quitando de lado a Senadores y miembros ‘honoríficos’ del uribismo quienes viven de la ‘Teta’ de Uribe) tachan de persecución el ‘tiro por la culata’ que se dio el exmandatario a la hora de denunciar por falsos testigos a Iván Cepeda, cuando él ‘presuntamente’ y su abogado (confirmado) lo hacían?

¿En qué momento es perseguido Álvaro Uribe si decenas de sus allegados políticos y ex miembros de su gabinete presidencial son investigados y/o fueron condenados por escándalos de corrupción, seguimientos ilegales, falsos positivos y paramilitarismo? (Bernardo Moreno, chuzadas; Alberto Velásquez, ‘Yidispolítica’; Andrés Felipe Arias, robarse dinero que era para campesinos en el escándalo de AIS; César Mauricio Velásquez, chuzadas; Diego Palacio, Yidispolítica; Mario Uribe, paramilitarismo; Sabas Pretelt de la Vega, Yidispolítica; Oscar Iván Zuluaga, escándalo del hacker Andrés Sepúlveda, infiltraciones al proceso de paz y el escándalo de Odebrecht {que también salpica al hoy honorable presidente Iván Duque}; María del Pilar Hurtado, chuzadas; Jorge Noguera, paramilitarismo; Luis Carlos Restrepo, falsa desmovilización de grupos al margen de la ley. Está prófugo de la justicia; Luis Alfonso Hoyos, escándalo del hacker Sepúlveda; Mauricio Santoyo, militar acusado de falsos positivos y paramilitarismo; Flavio Buitrago; paramilitarismo y narcotráfico; Luis Guillermo Giraldo, manejo irregular de recursos en campaña reeleccionista de Uribe en 2006; José Obdulio Gaviria, exprimo de Pablo Escobar, supuestamente ideólogo del Centro Democrático {quien escribe pésimo y es fuertemente criticado por grandes pensadores del país}, investigado por el escándalo de las chuzadas; Edmundo del Castillo, paramilitarismo).

¿En qué momento es perseguido si ha sido acusado por exmiembros de grupos paramilitares como líder y fundador de estos? (Acusado por Diego Murillo Bejarano, alias “Don Berna”; Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”; Salvatore Mancuso; Raúl Hasbum, alias “Pedro Bonito”; Ever Veloza, alias “HH”; Manuel Arturo Salom, alias “JL” y Néstor Abad Giraldo; alias “El Indio”.

¿En qué momento es perseguido si a pesar de la orden de privación de la libertad, se le otorgó la posibilidad de elegir su sitio de reclusión domiciliaria, su acceso a redes sociales y la facultad de seguir siendo Senador de la República? (al cual renunciaría más tarde).

El proceso judicial contra Álvaro Uribe no es una persecución. Hay numerosas pruebas y denuncias para que él pueda pasar largas temporadas en la cárcel o hasta que muera de longevidad no solo por el caso Cepeda y la compra de testigos sino por paramilitarismo, las chuzadas, los falsos positivos y escándalos de corrupción.

Bien decía el exmagistrado Barceló en una entrevista con la revista SEMANA: Es que no es ahora. No es un pequeño discurso dirigido al momento coyuntural. Los ataques a la Corte Suprema de Justicia llevan 15 años. La Corte ha condenado a más de 80 congresistas por sus vínculos con la parapolítica y vínculos con grupo armados contra la ley (…). Las acciones de su momento hasta ahora se enfocan en salir a decir que son perseguidos políticos e inocentes; que la Corte ha servido de puente para los intereses de la contraparte política. Discurso trillado mandado a recoger. Esto va perjudicando y haciendo mella en la estructura de la Rama”.

Las Fake News lanzadas por Uribe

Inmediatamente deliberada la decisión de la Corte y hasta la fecha Uribe ha lanzado numerosos improperios (camuflados en eufemismos culos) contra la Corte, la oposición y el Senador Iván Cepeda. este último, lo acusó en un país gravemente manchado por erradicar todo lo que huela a izquierda, como el “Senador de las FARC”. Comentario que vendrá acompañado de una demanda en su contra por parte del Senador quien aseguró que recurrirá a toda instancia judicial posible.

Otras Fake News, por ejemplo, es acusar al expara Juan Guillermo Monsalve de cambiar de versión ante la justicia, lo cual fue desmentido en los folios por parte de la Corte Suprema quien asegura que se ha demostrado que este ha mantenido sustento. También, el exmandatario acusó a su exministro de defensa, el también expresidente Juan Manuel Santos de ser todo este lío judicial una obra suya y de las FARC. Mentira fuertemente divulgada por miembros del Uribismo buscando así el apoyo popular para lanzar su Asamblea Nacional Constituyente.

Uribe también acusó a la Corte de no querer escuchar al exjefe paramilitar Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra. El cual sí iba a ser escuchado, pero no lo fue porque a último momento, cuando todo estaba listo, decidió no concretar la reunión manifestando que tenía otro compromiso judicial.

Quedaremos a la expectativa sobre este gran lío judicial que paralizó la primera mitad de agosto de este caótico año.

 

-César Zalamea

 

 Uribismo  Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez Santiago Uribe Paramilitarismo Iván Cepeda Política Colombia Polo Democrático Ultraderecha Judicial Corte Suprema de Justicia
 20/08/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥