Una tragedia llamada Alex Saab

Una tragedia llamada Alex Saab

El régimen de Nicolás Maduro está temblando de terror tras uno de los peores golpes que pudo recibir en los últimos años. La captura en Cabo Verde del barranquillero Alex Saab, la columna vertebral de sus finanzas. Tras una solicitud de extradición por parte de los Estados Unidos y la posible realización de esta, el ‘madurismo’ perdería el dinero robado de Venezuela guardado en el extranjero, propiedades y futuros negocios que permitirían mantenerlos a flote de no realizarse un golpe de estado o intervención militar.

 

Saab y Maduro

Alex Naín Saab Morán, nacido en Barranquilla un 21 de diciembre de 1971, quien se desempeña como abogado y empresario logró en las primeras tres décadas de su vida, con triquiñuelas financieras, hacerse con una gran fortuna en Colombia la cual le permitió en 2011 ser el proveedor de materiales de construcción para la denominada Misión Vivienda en Venezuela. Con 40 años, el 28 de noviembre de 2011 partícipe del convenio colombo-venezolano con su empresa Fondo Global de Construcción Colombia (la cual contaba con un capital de $1.707 millones de pesos) firmó un contrato por US$685 millones para la instalación de kits para la construcción de viviendas prefabricadas en Venezuela, acto que se llevó a cabo por medio de una rueda televisiva en la que estuvieron presentes el expresidente Colombiano, Juan Manuel Santos, el expresidente venezolano Hugo Chávez y el hoy presidente y entonces canciller, Nicolás Maduro. Posiblemente de aquella reunión nació el contacto y la amistad de Nicolás Maduro con el empresario de ascendencia libanés quien una vez Maduro llegó a la presidencia tras la muerte de Chávez, se convirtió en el principal contratista del ‘madurismo’.

A medida que pasaban los años, la política económica de Venezuela se iba al piso por la incompetencia de Maduro y las sanciones internacionales se incrementaban, se decidió crear una salida alimenticia para la población venezolana. Así fue como nació los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP, las cuales se fundaron el 3 de abril de 2016 y tenían como objetivo abastecer vivienda por vivienda a miles de familias venezolanas con víveres y productos de primera necesidad. Para organizar las CLAP, según a lo expresado en el artículo 9 de la Gaceta Oficial 6227, estos debían girar en torno a consejos comunales quienes determinaban cuáles y qué cantidad debían recibir las familias. Entre los productos se hayan arroz, distintos granos y legumbres, enlatados, aceite, harina, azúcar, pasta, leche en polvo, entre otros. Con una entrega mensual para reducir el impacto de la hambruna que golpea al país. A estos CLAP que han vivido en numerosas ocasiones hurtos por parte de inescrupulosos, tal cual sucedió en 2017 donde llevaron 3.000 cajas para revenderlas en Colombia, o los militares que se quedan con hasta el 80% de los productos importados que han de depositarse en las cajas, se suma el hurto mayor, el de Saab.

Alex Saab, con complicidad del gobierno de Nicolás Maduro, en compañía de otros dos colombianos llamados Álvaro Pulido y Rodolfo Reyes y por medio de una empresa de la que eran dueños llamada Group Grand Limited ubicada en México, exportaban leche en polvo de muy mala calidad y con un sobrecosto del 112%, hacia Venezuela para que fuese incluida en los CLAP que se repartían a la población vulnerable. Esto se conoció tras una investigación y denuncia del medio independiente Armando.info y el análisis en un laboratorio químico de aquel deplorable fraude. Fue tanto el revuelo que la hoy exiliada y entonces fiscal Luisa Ortega Díaz denunció a Saab por ser partícipe de tan penoso crimen, además de una denuncia del presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional Venezolana en México ante la Procuraduría General de la República Mexicana. Allí se decidió una pena irrisoria para los responsables quienes debieron pagarle a ACNUR USD$3 millones de dólares. Ni el 2% de todo lo que se habían robado para entonces.

Tras el escándalo, la empresa Group Grand Limited y sus cuentas en el extranjero siguen desbloqueadas ya que el Gobierno Venezolano (cómo no, amigos a fin y al cabo) no realizaron presión para el proceso de los criminales. Los años trascurrieron y en septiembre de 2018, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, como plena dictadura -aunque algunos digan que no es así, que allí se vive la democracia y que los malditos yanquís son los culpables- obligaron al medio Armando.info a que cesaran investigaciones contra Saab, seguido de presiones por medio de ataques cibernéticos para detener las intenciones periodísticas de aquellos hombres.

A todo este circo de injurias contra el pueblo venezolano, se suma la orden de Nicolás Maduro a Saab de trasladar el oro venezolano a diferentes partes del mundo -para evitar justamente lo que está pasando ahorita en Reino Unido, quienes apoyaron la patética campaña de Guaidó quien puede disponer del oro venezolano almacenado en sus bóvedas-, el comercio del petróleo y la importación de gasolina desde Irán. Además de otro tipo de importaciones para productos de emergencia nacional (como víveres y medicinas) que se llevaron y se llevan a cabo desde diferentes partes del mundo con las empresas ficticias en las que figura Saab como Vram Holding S.A.S., China Royal Industrial Limited – china Good Investment Limited – China Ideal Corporation Limited – Good Central (Hong Kong) Limited, Trenaco, Global Foods Trading, Mulberry Proje Yatrim, Salva Foods, Merzedes Holding Ltd., Marilyns Proje Yatrim.  Otro escándalo que se suma al compendio, es la venta de oro que llevaron a cabo Saab y Pulido junto a Tarek El Aissami y el ministro de Finanzas, Simón Alejandro Zerpa Delgado, en Turquía, el cual consistía en presionar a empresas mineras locales, comprarles el oro a muy bajo costo, refinarlas y venderlas en el Turquía y Emiratos Árabes, guardándolo en bancos de Hong Kong. Fue tanto el lío que en julio de 2019 y tras el escándalo de los “Panamá Papers”, los Estados Unidos lo acusó junto a Pulido de llevar a cabo lavado de dinero, solicitando una orden de captura internacional.

 

Captura en Cabo Verde

El 13 de junio de 2020 fue capturado en la pequeña isla africana de Cabo Verde, cuando su avioneta privada pidió permiso para aterrizar y recargar combustible para continuar su recorrido hacia Irán y luego hacia Rusia. Inmediatamente, jugándose la vida, el Gobierno Venezolano pidió su inmediata liberación al considerarla “arbitraria” y al denominar a Saab como diplomático del país. A la par, el gobierno de los Estados Unidos envió una solicitud de extradición la cual tenía que ser estudiada debido a que el gobierno Yanquí y el gobierno caboverdiano no tienen tratados de extradición.

Días después de su detención y tras una gran presión por parte del Gobierno Venezolano a jueces caboverdianos (ofreciéndoles el oro y el moro, claro), fue trasladado a la Isla de Sal, como medida de prevención ante una posible fuga denunciada por el gobierno estadounidense. Posteriormente se reveló que el polémico jurista español, Baltasar Garzón, será el nuevo defensor de Álex Saab quien ya anunció que de ser necesario llevaría la captura de Saab hasta instancias internacionales como la Corte de la Haya, a lo cual el gobierno caboverdiano asevero estar dispuesto a enfrentarse jurídicamente allí. En esta última semana, precisamente este, el gobierno de Cabo Verde, anunció estar dispuesto a extraditar a Saab, requiriendo solo la aprobación de esta medida por parte de los jueces que deberán fallar en los próximos días. No obstante, el lío jurídico no acaba allí pues Saab y sus abogados tienen tres instancias adicionales para apelar la decisión con el único objetivo de salvarle la ‘patria’ a Maduro, pues sí el barranquillero canta, comprometerá gravemente a media estructura criminal del ‘madurismo’.

 

César Zalamea.

 Alex Saab Cabo Verde África América Venezuela Estados Unidos  Barranquilla Colombia Maduro Nicolás Maduro Chavismo Madurismo Corrupción Oro Finanzas Internacional Política Turquía Rusia Irán Extradición CLAP
 16/07/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥