Senescencia Inapreciable ¿Es Posible 'Curar' la Vejez?

Senescencia Inapreciable ¿Es Posible 'Curar' la Vejez?

El científico Andrew Steele es el autor del libro “Ageless”, en el cual expone la “nueva ciencia” de envejecer sin hacerse viejo ¿Y cómo funciona esto? Pues bien, Steele está convencido de que, en algún momento, la ciencia conseguirá la forma de evitar y revertir los síntomas de la vejez en los seres humanos.

En las propias palabras del científico, envejecer es la principal causa de muerte y sufrimiento en el mundo (no el cáncer ni las cardiopatías). Esto es causado porque a medida que los años pasan, nuestro cuerpo y mente comienzan un proceso de deterioro progresivo y el riesgo de sufrir enfermedades aumentan a medida que nos hacemos mayores.

Claro, Steele es consciente de que el envejecimiento en las personas es una realidad biológicamente inevitable, por lo que presenta su investigación como un aporte más en la búsqueda de una importante revolución en la medicina.

Para ilustrar el cómo es posible evitar la vejez en las personas, se utilizó el ejemplo de una tortuga galápago de renombre. La tortuga Harriet vivió en un zoológico de Australia hasta el año 2006, en el cual la misma murió de un infarto a los 175 años de edad, Harriet fue adoptada por el propio Charles Darwin en su viaje alrededor del globo en 1835.

Harriet vivió desde el siglo XIX, sobreviviendo a Darwin, avanzó a lo largo del siglo XX con todo su vigor y sin dolencias ni enfermedades y alcanzó el siglo XXI como cuando era una joven tortuga en la época del mandato de la Reina Victoria.

El Fenómeno de la Senescencia Inapreciable

Primero, es necesario a aclarar algunos términos. La senescencia es un proceso natural que viven seres del reino animal y vegetal, por supuesto, incluyendo al ser humano en esta lista. Está caracterizada por el envejecimiento progresivo y lento de las células, tejidos y órganos. La ciencia, además, señala que la senescencia causa la desaceleración de la actividad celular, así como los procesos del organismo y las funciones vitales, culminando con la muerte del individuo.

La ciencia clasifica la senescencia como 'un proceso inevitable e irrevertible'.


Andrew Steele sostiene que el verdadero secreto de la eterna juventud lo tienen las tortugas y que este ‘secreto’ se llama senescencia inapreciable. Y bien ¿a qué se refiere el científico y escritor con este término?

Pues bien, que evidentemente, las tortugas, así como el resto de los seres vivos envejecen, enferman y mueren, pero en ellas el proceso de la senescencia no es perceptible, no es tan brusco ni tan marcado como ocurre en los seres humanos.

Por ello vemos reptiles de esta especie, que como Harriet, alcanza a vivir cerca de los 200 años, mientras que la gran mayoría de las personas, apenas logra vivir hasta los 80 años de edad, y en ejemplos mucho más escasos, apenas superan esta cifra.

La persona más longeva de todos los tiempos ha sido Jeanne Louise Calment, quien vivió 122 años y 164 días. Seguido por Masazo Nonaka de 113 años y 179 días.


Así como los años pasan, nuestro organismo se va haciendo cada vez más frágil y propenso a enfermedades. Animales como los galápagos parecen mantener el mismo riesgo (exponencial) de morir de manera natural desde que nacen hasta el fin de sus vidas.

Por otro lado, el ser humano tiene una tasa de riesgo que se duplica cada ocho años. Cuando alcanzamos los 30 años de edad, tenemos una tasa de riesgo de muerte natural de una en 1.000; al tiempo que envejecemos, esta estadística se modifica, tanto que cuando cumplimos 80 años de edad, la probabilidad baja de una en 20.

En rasgos más concretos, mientras las tortugas galápagos alcanzan los 100 años (humanos) de edad y no parecen presentar síntomas de envejecimiento, el ser humano a partir de las primeras cinco décadas (e incluso antes), comienza a sufrir dolencias espontáneas, la piel empieza a perder firmeza y ya para los 60’s hemos perdido la agudeza de la mayoría de nuestros sentidos y no podemos movernos con la soltura de antes.

La longevidad del pasado vs la longevidad del futuro

Steele explica que hemos alcanzado el punto histórico de cambiar los paradigmas que tenemos sobre la edad. Menciona que las estadísticas se han volteado a nuestro favor en los últimos 200 años, que las posibilidades de llegar a los 40 años en los 1800’s eran muy remotas.

La expectativa de vida de las personas ha aumentado un aproximado de tres meses por año desde 1840, aunque este cálculo matemático es variante y hoy día se sostiene que desde el año 2000, la esperanza de vida ha aumentado en 5 años para cada persona, ubicándose la media de vida entre los 70 y 73 años de edad a nivel mundial.

Hoy día, es normal que un veinteañero tenga a su abuela viva, a principios del siglo XIX era poco probable que alguien de esta edad aún tuviera su madre con vida”, ejemplifica Steele.


Factores como acceso al agua potable, la educación y la mejora en los sistemas sanitarios han apoyado a que, para el 2050, una de cada seis personas alcance la sexta década de vida.

Steele considera que es una paradoja que mientras logramos que la población mundial sea más longeva, también la sometemos a que sufra los ‘achaques’ de la vejez, así como la falta de independencia (e incluso otros factores como la desprotección social), por lo que se ha concentrado en que la ciencia siga un curso de acción con tal de combatir la senescencia.

Claro que el deseo de una vida larga es algo que se remonta hasta los inicios de la humanidad, sin embargo, y aunque con el paso del tiempo estamos más cerca, esta no deja de ser una fantasía con muchos contras y fallos.

En la teoría de Andrew Steele, hay una gran posibilidad dentro de la ciencia para alcanzar este sueño. Por ejemplo, señala que fármacos como la metformina promete la posibilidad de retrasar el proceso de envejecimiento. Una propuesta similar se encuentra en los senolíticos, que son tratamientos aplicados para eliminar las células dañadas que se acumulan en nuestro organismo.

Por supuesto, Steele es consciente de que no basta con alargar la expectativa de vida del ser humano, sino que es imperativo combatir los efectos del envejecimiento.

Pero ¿dónde queda la ética?

Pensar en gente que pueda vivir más allá de los 200 años nos plantea un problema aún mayor que los señalados, y este es evidente: ¿qué sucederá con la sobrepoblación humana en el planeta?

Evidentemente, aún no estamos realmente preparados para un mundo en el que alguien pueda vivir dos siglos, y más aún, que los viva manteniendo sus capacidades físicas y cognitivas intactas como dentro de la primera veintena.

Por lo que, si bien es un planteamiento rico en posibilidades, también hay muchas interrogantes que primero deben ser planteadas y esclarecidas sobre si es o no, conveniente modificar la tasa de envejecimiento y mortandad en los humanos.

Fuentes

Un tratamiento contra la vejez, como si fuera una enfermedad que se puede curar: ¿Es eso posible? (yahoo.com)

La esperanza de vida ha aumentado en 5 años desde el año 2000, pero persisten las desigualdades sanitarias (who.int)

Nueva ciencia podría encontrar la cura para el ENVEJECIMIENTO | La Verdad Noticias

Senescencia - Definición - CCM Salud

-DARH

 Senescencia  Envejecimiento  Edad  AndrewSteele  UK  Europe  Aprendizaje  Ageless  Galapagos  Inmortalidad
 11/04/2021

Artículos que podrían interesarte 🔥