Raptos en Barrancabermeja, ¿fake news?

Raptos en Barrancabermeja, ¿fake news?

En las últimas semanas se han conocido numerosas denuncias de presuntos secuestros express de mujeres y niñas en Barrancabermeja, una de las ciudades más importantes de Colombia. Según las autoridades todo se trata de fake news orquestadas para crear pánico en la población civil. No obstante, sí hay casos de mujeres y niñas desaparecidas ocurridas en las últimas semanas, denunciadas en su mayoría por familiares de las víctimas y colectivos de mujeres, derechos humanos y feministas. Casos como el de Lorena González, Zharick Rojas o el feminicidio de María Angélica Polanco, nos hace cuestionarnos. ¿Realmente son fake news o nos ocultan algo?

 

Los presuntos intentos de secuestro y posible desaparición

A finales de septiembre se conocieron dos hashtags que lamentablemente no llegaron a ser trending topic en Twitter, #SOSBarrancabermeja y #NosEstánCazando. Trinos e imágenes denunciaban el intento de desconocidos de ‘raptar’ mujeres en diversas calles de Barrancabermeja. Una de las imágenes era un screenshot tomado a una publicación de Facebook del 28 de septiembre del presente año, realizado por una joven llamada Angie, la cual denunciaba públicamente que mientras esperaba el autobús que la llevaría a su trabajo, una camioneta con un grupo de hombres se detuvo muy cerca de ella. Los sujetos le habrían gritado en reiteradas ocasiones que se subiera al vehículo, a lo cual se negó alejándose unos pasos con la intención de correr tras verse más acorralada. Por fortuna los sujetos se fueron.

Otro caso se conoció el 30 de septiembre, tras una publicación realizada en Facebook por una joven que en la red social figura como ‘Mpau’, quien aseguraba que mientras caminaba con su hija de 6 años por una calle de Barrancabermeja dos motos, cada una con dos ocupantes, la empezaron a seguir. Inmediatamente se percató buscó refugio en una tienda de víveres, donde un sujeto la acompañó parte de su posterior trayecto. La mujer en la publicación contó que mientras iba ‘escoltada’ por el hombre, vislumbró que los sujetos de las motos la esperaban en una esquina, pero que, al verla acompañada, se fueron. Ése mismo 30 de septiembre una joven llamada María Fernanda, también en Facebook, denunció que el día anterior en horas de la noche dos motos empezaron a seguirla mientras se dirigía a su hogar, por lo cual al verse atrapada decidió golpear en una casa vecina para que la ayudaran.

Cabe aclarar que todas las mujeres denunciantes tienen en común no mostrar ningún interés en crear polémica, tener seguidores o amigos en redes sociales. Sus perfiles son comunes y corrientes, como los de nuestros familiares.

Ante la polémica desatada y visibilizada por personalidades como el humorista político y comediante Alejandro Riaño en sus redes sociales, el jueves en horas de la mañana, las autoridades de Barrancabermeja aseguraron que en la ciudad no se están presentando raptos o secuestros hacia mujeres y niñas, basándose en que no han recibido denuncias formales por desaparición forzada o intento de secuestro. Según las autoridades todo se trataría de cadenas falsas de WhatsApp con el objetivo de crear pánico entre las mujeres de la región. También, según informó el comandante del Departamento de Policía del Magdalena Medio, hasta la fecha sólo se adelantaría la investigación de una mujer desaparecida, Lorena González.

Aquí cabría preguntarse, ¿cuál es la prueba de que son fake news? ¿las denuncias? Si ésa es la única razón para dudar de las víctimas estamos muy mal de autoridades. En Colombia, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, (Dane), para 2019 el 71,3% de las víctimas de delitos en el país no toman ninguna acción judicial, en su mayoría por lo engorroso que es el proceso a la hora de denunciar, la falta de voluntad de las autoridades y la falta de pruebas que sustenten la denuncia. Casos como el de una mujer en Bogotá que no le permitieron hacer la denuncia por intento de homicidio tras ser atracada por un grupo de Venezolanos en la localidad de Engativá, porque supuestamente la policía no podía hacer nada ante los extranjeros, reflejarían esa falta de interés en acudir a las autoridades.

Ante aquellas declaraciones de las autoridades, diversos colectivos feministas de la ciudad enviaron una carta donde expresaban su inconformismo, además de exigir investigaciones frente a las desapariciones, los feminicidios y los verdugos. Precisamente, Gina Liz Pineda, miembro del Observatorio de Género de Santander, aseguró en entrevista para Blu Radio, que es un problema sistemático el que está viviendo la ciudad. También aseveró que los casos de violencia contra la mujer producidos entre 2016 y 2019 erróneamente han sido catalogados como homicidios cuando han sido por motivos de género. A los reclamos también se sumaron las voces de la periodista Karen Morena quien pidió a las autoridades investigar el hecho y María Alejandra Prada quien además de solicitar las investigaciones correspondientes ha visibilizado las denuncias públicas no solo en Barrancabermeja sino también en Floridablanca.

 

Las desaparecidas

A pesar de las declaraciones de las autoridades sobre la presunta inexistencia de intentos de raptos y la confirmación de un único caso de desaparición de una mujer, se han presentado 3 casos similares denunciados por colectivos de mujeres, además de uno más, una profesora que desapareció por casi una semana, pero regresó sana y salva a su hogar:

El 23 de agosto se conoció que Lorena González, una mujer de 21 años, madre de tres menores, desapareció sin dejar rastro. La investigación tras más de 40 días no ha arrojado ningún dato relevante hasta la fecha. Cabe mencionar que en las últimas horas se conoció una fotografía de Lorena con la que intentan demostrar que estaría viva, lo cual no es claro pues pudo ser tomada el día de su desaparición. En la fotografía se le ve de perfil con el cabello cubriéndole el rostro mientras posa con los brazos cruzados.

El 10 de septiembre se denunció que las hermanas Leannette Manuela Flórez Ortiz y Ashlee Gisselle Flórez Ortiz de 12 y 14 años respectivamente, desaparecieron. No se ha informado a la opinión pública en qué situación, lugar y hora desaparecieron las dos niñas.

El lunes 28 de septiembre en horas de la tarde, tras el anuncio de las autoridades catalogando las denuncias como presuntos fake news’ se conoció la desaparición de una menor llamada Zharick. Según testigos la menor se habría subido a la motocicleta de un desconocido. La familia quien ha movido cielo y tierra para ubicarla asegura que la mejor no tenía problemas en casa y que en redes sociales hallaron una conversación de la menor con una extraña, en la que aseguraba que se iba a ir de casa para “cumplir sus sueños”.

También he de mencionar la aparición de la profesora Marta Bedoya quien habría desaparecido el 22 de septiembre tras haber salido de su hogar en horas de la tarde en el barrio Palmira. Hasta el momento se desconocen las razones de su desaparición.

 

Feminicidios y otros

Tras conocerse las denuncias, se rememoró las noticias conocidas a finales de agosto del presente año de secuestros y desapariciones express llevada a cabo en Pereira, una ciudad a 556 kilómetros de distancia de Bucaramanga. Con el mismo modus operandi, hombres armados en vehículos de gama alta, blindados y por lo general con vidrios polarizados estarían llevándose gente a la fuerza. Justamente un joven denunció en Caracol Radio que, en horas de la madrugada, lo venía siguiendo un vehículo del cual a posteriori se bajaron un grupo de hombres encapuchados y armados. El joven comenzó a correr metiéndose en un grupo de matorrales y luego saltando una malla mientras los hombres lo perseguían. El joven asegura que pasó la noche entre la maleza mientras arribaba el alba para devolverse a su hogar. Las autoridades de Pereira ante las preguntas realizadas por medios de comunicación aseguraron haber “recibido varias denuncias” las cuales están en proceso de investigación.

Los casos también permitieron evocar los escabrosos casos de los Feminicidios en Ciudad Juárez los cuales han cobrado más de 700 víctimas desde principios de 1993. Mujeres y niñas que fueron desaparecidas y luego encontradas asesinadas, muchas de ellas tras haber sido abusadas sexualmente y torturadas. Actos que, si bien a muchos les dio igual, generó una gran ola de indignación que continúa hasta la fecha y sigue movilizando a familiares y amigos de las víctimas junto a grupos de personas sensibilizadas con la desgarradora situación.

También la ciudadanía hizo memoria de historias de feminicidios en la región. Lamentablemente una de las más recordadas, una herida reciente para la ciudad y el país, fue el crimen de María Angélica Polanco, una profesora de primaria que salió de su hogar el 17 de julio en horas de la tarde para nunca más volver. Tras la denuncia por desaparición su cuerpo fue hallado sin vida en el corregimiento El Llanito, a pocos minutos de Barrancabermeja. Según las autoridades presentaba signos de tortura. La investigación hasta el momento continúa siendo su expareja Arlington Polo, el principal sospechoso pues habrían visto a la víctima subirse al vehículo de éste horas antes de desaparecer.

 

El flagelo del secuestro y la desaparición forzada

Tal como comenté en el blog ‘La indiferencia ante la desaparición’, el cual puedes leer aquí en Marginal.TV, uno de los actos más crueles e inhumanos en esta vida es el secuestro y la desaparición forzada. No hay peor suplicio que vivir aquellos dos barbáricos actos. A esto se suma la indiferencia de la gente ante la desaparición y el secuestro. ¿Por qué es tan difícil ponerse en los zapatos de la otra persona? ¿Por qué se niegan a participar en la búsqueda activa de aquellas personas? ¿Por qué pedir pasar página?

En Colombia, las cifras más recientes de Medicina Legal para 2019 entre enero y julio datan 3.811 personas desaparecidas: 2.228 hombres, 1.562 mujeres y 21 extranjeros. De ellos 1.343 aparecieron con vida, 91 muertos y los demás hasta la fecha del reporte continúan sin aparecer. Según el reporte la mayoría de los hombres son desaparecidos en delitos como el secuestro, mientras las mujeres para explotación sexual. A esto hay que sumar las otras cifras de desaparición, las cuales tienen que ver casi en su totalidad con el conflicto armado. Según cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica, entre 1970 y 2018, más de 80.000 personas fueron desaparecidas de manera forzada. También, en las últimas horas se conoció un reporte de desaparecidos en lo corrido de 2020. A la fecha 2.813 personas desaparecieron sin dejar poco o nulos rastros. De ellos 1.727 son hombres y 1.086 mujeres. Nuevamente Bogotá figura como la ciudad donde más casos se presentan.

Cabe resaltar que las desapariciones forzadas no son un problema que afecte solo a la folclórica Colombia. En México, por citar otro ejemplo, desde 1964 hasta 2019 se han registrado 177.863 desapariciones forzadas de las cuales 73.249 permanecen con aquella condición, pues 104.645 fueron localizadas, 6.401 muertas y el resto afortunadamente con vida. Sin olvidar los casos de feminicidios en Ciudad Juárez atrás mencionados o bien los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos por el Estado con complicidad de carteles de la droga. A esto se suma países como Guatemala, Perú, El Salvador, Chile y Argentina, que continúan sumando desapariciones fijándolos en el top 10 junto a México y Colombia de los países con más desapariciones forzadas en el mundo.

¿Qué harías tú si el día de mañana vivieras en carne propia el flagelo de la desaparición forzada?

- César Zalamea.

 Desaparecidos Desapariciones Barrancabermeja Santander Colombia México Ciudad Juárez Policía Autoridades Secuestros Raptos
 03/10/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥