Noticias científicas del mes pasado (Febrero 2020)

Noticias científicas del mes pasado (Febrero 2020)

 

 

 

 

 

La misteriosa estrella Betelgeuse ha comenzado a brillar de nuevo.

 

Después de una misteriosa racha de cuatro meses, la estrella conocida como Betelgeuse podría estar en camino de recuperar su brillo. Había alcanzado una opacidad sin precedentes a mediados de febrero, dejando a los astrónomos aturdidos.

Fácilmente reconocible como el "hombro" derecho en la Constelación de Orión, Betelgeuse es normalmente una de las diez estrellas más brillantes del cielo nocturno. Pero comenzó a oscurecerse en octubre del año pasado, y a mediados de febrero había perdido más de dos tercios de su brillo, una diferencia notable a simple vista. Pero la estrella ahora se ha iluminado alrededor de un 10% desde su punto más débil, dice Edward Guinan, astrofísico de la Universidad de Villanova en las afueras de Filadelfia, Pensilvania, cuyo equipo lo ha estado rastreando durante 25 años.

Las razones de la atenuación siguen siendo un enigma. Los astrónomos han propuesto varias explicaciones, pero ninguna es suficiente para explicar todas las observaciones. Una explicación principal para la atenuación es la aparición de una gran celda de convección inusualmente fría. Otra es que la estrella podría estar moviéndose detrás de una nube de polvo. Pero las observaciones realizadas hasta ahora parecen mutuamente inconsistentes.

Algunos han especulado que los cambios de brillo erráticos de la estrella significan que podría estar llegando al final de su vida. Se estima que Betelegeuse tiene menos de 10 millones de años, pero los astrofísicos predicen que terminará en una explosión de supernova en algún momento de los próximos 100,000 años. Cuando lo haga, será una vista espectacular: durante semanas, será más brillante que la Luna llena y visible durante el día. Pero lo que sucede justo antes de que una estrella explote de esta manera es desconocido, y los astrónomos dicen que el momento exacto del final del fuego es imposible de predecir.

 


Misión para extraer suelo de Marte y traerlo a la Tierra.

 

El Mars 2020 rover, que se lanzará este verano, contiene equipos para sellar las muestras en tubos estrechos y depositarlos cerca del cráter Jezero, hasta que otro rover más chico de la misión Mars Sample Return los recolecte y entregue a un módulo de aterrizaje. Luego este los empaquetará en un cohete, que despegará de la superficie marciana. Si esto se logra, la misión llevaría a cabo el primer lanzamiento de un cohete en un planeta que no sea el nuestro.

Aunque Marte es ahora un paisaje seco y frío con una atmósfera pocamente visible, hace miles de millones de años se parecía mucho a la Tierra, con nubes hinchadas y lagos de agua líquida.

Las misiones satelitales han documentado lo que parecen antiguos cauces y deltas en la superficie del planeta, y los rovers de la NASA han encontrado químicos reveladores que indican que Marte alguna vez tuvo ambientes habitables y acuosos.

Pero una cosa es pensar que hubo un ambiente propicio para los seres vivos, y otra muy distinta saber si realmente existieron. Para buscar firmas biológicas de vidas pasadas o presentes, los científicos necesitan herramientas que sean mucho más sofisticadas que cualquier cosa que puedan poner en una nave espacial.

La NASA está preparada para trabajar con la Agencia Espacial Europea en el plan, que probablemente incluirá un módulo de aterrizaje que lleve un rover para recoger las muestras, un cohete para mandar las muestras tomadas a la órbita marciana y un satélite que las recolectará para luego enviarlas nuevamente a la Tierra.


Abejas modificadas genéticamente.

 

Se consiguió reducir notablemente la mortalidad de grupos de abejas modificando genéticamente unas bacterias que tienen en sus intestinos.

En los últimos años un número creciente de colonias de abejas ha sufrido la disminución de sus poblaciones, se trata de un fenómeno conocido como el problema de colapso de colonias y las causas son múltiples: algunas antropogénicas, como el uso de pesticidas por ejemplo. Pero muy relevantes son también las infecciones de varios patógenos que llevan unos años al alza, ocurre que en el aparato digestivo de las abejas viven unas bacterias que actúan como fábricas biológicas ya que generan los principios activos que protegen a los insectos contra los ácaros y un virus concreto, patógenos que superando a dichas bacterias cada vez están causando más muertes en abejas.

 

Sin embargo, en este estudio se mejoró las bacterias modificándolas genéticamente, haciéndolas más resistentes a estos patógenos y posteriormente se implantaron en los insectos, consiguiendo que las abejas portadoras de los microorganismos editados tuvieran un 37% más de probabilidades de sobrevivir contra el virus y fueran un 70% más resistentes a los ácaros. Todo es experimental y no sabemos si se aplicará en la vida real pues conlleva dilemas éticos y ecológicos que los humanos aún no hemos conseguido resolver.


Se descubrió el primer FRB rítmico.

 

Detectadas por primera vez en 2007, las FRB (Fast Grade Burst, que se traduce al español como Ráfaga Rápida de Radio) son un auténtico misterio. Son señales de radio muy energéticas, liberando en su lugar de origen en tan sólo un milisegundo la misma energía que el sol en 80 años.

No se sabe muy bien de dónde provienen, de las más de 150 descubiertas solamente unas pocas han podido ser más o menos rastreadas. Se especula que podrían ser creadas por estrellas de neutrones y/o agujeros negros girando muy rápidamente, o en el otro extremo de las hipótesis, por vida inteligente extraterrestre intentando comunicarse.

Otro misterio es que algunas de estas fuentes sólo emiten una ráfaga mientras que otras las van repitiendo de forma errática. Pero el mes pasado se descubrió otro enigma, la primera FRB que emite de forma regular, una misteriosa fuente de radiación situada a 500 millones de años la Tierra está emitiendo una señal de radio con una frecuencia exacta de retorno de 16. 35 días, el porqué de este valor y directamente la fuente de esta señal es algo que se desconoce por completo siendo una pieza más que se añade al complejísimo rompecabezas de estos misteriosos fenómenos.


Se mapeó una proteína clave del coronavirus que podría llevar a una vacuna.

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas en Austin ha mapeado una proteína clave del coronavirus de Wuhan que el virus usa para invadir células humanas.

Según los investigadores, esta estructura molecular recién mapeada podría abrir las puertas al desarrollo de una vacuna, aunque advierten que el proceso podría prolongarse durante 18 a 24 meses.

Los científicos descubrieron la forma de una proteína "espiga" que el virus mortal usa para invadir las células. La proteína se une a los receptores celulares humanos y se fusiona con sus membranas, permitiendo que el genoma del virus ingrese y propague su infección.

El profesor asociado de la Universidad de Texas, Jason McLellan, utilizó el genoma del virus recientemente mapeado para identificar los genes específicos que componen la proteína espiga.

Después de cultivar las proteínas espiga al inyectarlas en células de mamíferos en un laboratorio, el equipo creó un plano 3D detallado de la misma utilizando una técnica llamada "microscopía electrónica criogénica".

Ahora que se comprende la estructura de la proteína espiga, la esperanza es que los científicos encuentren formas de evitar que el virus invada las células humanas. De hecho, según McLellan, la proteína espiga en sí misma podría convertirse en una vacuna y permitir que los humanos produzcan anticuerpos contra ella.

"Es impresionante que estos investigadores hayan podido obtener la estructura tan rápido", dijo Aubree Gordon, profesor asociado de epidemiología en la Universidad de Michigan, que no participó en la investigación. "Es un paso muy importante y puede ayudar en el desarrollo de una vacuna contra el SARS-COV-2".

McLellan y su equipo han enviado su plan de la proteína espiga a docenas de grupos de investigación en todo el mundo para acelerar el descubrimiento de una posible vacuna.


Se descubrió el único animal que no respira oxígeno.

 

Se realizó un hallazgo fascinante, el primer animal que no necesita oxígeno para respirar. Se llama Henneguya salminicola y es un organismo multicelular parásito. Se trata de un cnidario, es decir es del mismo tipo que los corales, las medusas o las anémonas. A pesar de que crea unos quistes muy anti estéticos de los salmones, en realidad no son dañinos y conviven con el pez toda su vida.

Ya se había determinado que este parásito sobrevivía dentro del cuerpo del huésped en condiciones de muy bajo oxígeno pero no ha sido hasta que se ha descifrado su ADN, cuando efectivamente se ha podido comprobar que estos animales han perdido su genoma mitocondrial que es básico para la respiración de las células, además resulta que también tienen eliminados casi todos los genes involucrados en la transcripción y replicación de mitocondrias. No se sabe cómo hace para sobrevivir, la hipótesis principal es la de que podría estar extrayendo ATP de su huésped, las moléculas de energía producidas con oxígeno en las mitocondrias, pero comprobar esto no es nada sencillo. Un hallazgo muy relevante, ya que hasta ahora se pensaba que sólo los eucariotas unicelulares eran capaces de adaptarse entorno sin oxígeno.

 información ciencia descubrimiento noticias científicos  aprendizaje
 18/03/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥