Los negacionistas del Holocausto Nazi

Los negacionistas del Holocausto Nazi

Aunque el título suene a una pesada broma, no lo es. Los negacionistas del Holocausto Nazi existen y por miles. Por años diferentes individuos y organizaciones han debatido, principalmente en redes sociales, si existió ‘La Solución Final’, como denominaba El Tercer Reich al genocidio de judíos y minorías. Para una persona común con educación básica o bien, con el acceso suficiente a libros, prensa, televisión o si está de suerte Internet (y cómo no, sentido común), decir que el genocidio de judíos, gitanos, homosexuales, discapacitados y adversarios bélicos y políticos de los Nazis y sus aliados fue mentira, sería como negar que la vida tiene fin.

Aprovechando la conmemoración de los 75 años de la liberación del campo de Auschwitz por parte del Ejército Rojo el sábado 27 de enero de 1945, explayaré un poco los argumentos y falacias que utilizan aquellos que intentan negar una verdad: el mayor genocidio de la historia de la humanidad hace ¾ de siglo.

 

Dime que es una broma

No, querido lector de Marginal.tv, no es ninguna broma que un gran número de personas piense, debata y pierda los estribos negando una verdad, el nacismo exterminó a 9 millones de personas entre 1938 y 1945, antes de iniciar la Segunda Guerra Mundial cuando se anexionaron Alemania y Austria, y los últimos días del conflicto bélico, respectivamente.

Es necesario aclarar que quienes niegan el holocausto nazi no son personas que desconozcan este suceso histórico, personas sin educación o bien educación precaria como ocurre en pequeños poblados de países del primer mundo o grandes urbes de países del tercer mundo. Los negacionistas de "La Solución Final" son miles de personas con acceso a educación elemental y un conocimiento básico sobre La Segunda Guerra Mundial quienes usan diferentes argumentos para defender su absurda idea, entre ellas que es una conspiración judía.

Los negacionistas por lo general son grupos de personas antisemitas o con ideologías fascistas, entre los que encontramos grupos terroristas de ultra izquierda como Hamas y Hezbolá, o ultra derechistas como grupos neonazis y partidos políticos racistas, xenófobos y aporófobos. Los debates en su mayoría se dan en grandes foros de Internet donde intentan convencer que el Holocausto nunca existió y que es una estratagema para beneficiar a los judíos, a los estadounidenses (sí, yo también hice la misma cara que hiciste al leerlo), o bien a pequeños colectivos como la comunidad LGBTI. Otros debates se dan en esferas políticas de países tercermundistas que con ideologías antisemitas y antiyankies intentan evitar que las poblaciones tengan algún tipo de admiración por gobiernos del primer mundo, en especial, de occidente.

Aunque suena a broma es tan real como la gente que cree que el cambio climático no existe, que cree que la tierra es plana (o hueca), los Reptilianos manejan el mundo o que se instaurará un Nuevo Orden Mundial. Lo complejo de esta situación es que La Segunda Guerra Mundial no fue un conflicto cualquiera hace decenas de siglos; esta guerra fue hace menos de un siglo, el mayor conflicto bélico de la historia y el más documentado no solo por periodistas, historiadores, sino por personas comunes que escribieron sus historias como prueba del horror que tuvieron que vivir. Guerra que no solo dejó millones de víctimas sino otras tantas que continúan vivas como sobrevivientes o bien familiares de caídos en batalla o exterminados dentro o fuera de los campos de concentración.

 

Pero, ¿cuáles son sus argumentos?

Los negacionistas usan numerosos argumentos, unos negando la historia y otros rayando en la ridiculez. A continuación, enumeraré y refutaré los más populares:

1.- Nunca existió la denominada “Solución Final”:

Para la gran mayoría de los negacionistas hablar de Endlösung der Judenfrage, “La solución final para la cuestión judía”, es una mentira histórica que ha sido acuñada por diferentes gobiernos para mentirnos a la cara y “lavarles” la imagen a los judíos. Según los negacionistas, nunca hubo un plan del Tercer Reich para exterminar judíos y muchos menos una política de estado, simplemente habían retenido contra su voluntad a millones de judíos y decenas de miles de gitanos y otras minorías étnicas, políticas y religiosas. Los negacionistas argumentan que el Tercer Reich no tenía la logística suficiente para deportar judíos y minorías a campos de concentración, mucho menos cuando estos estaban en guerra enfrentándose, para 1941, en dos frentes simultáneos.

La realidad es que, tras la segregación y persecución de judíos iniciada en 1935 tras la aprobación de las Leyes de Núremberg en territorio alemán, la Noche de los cristales rotos en 1938 en la cual se deportaron a más de 30.000 judíos campos de concentración y la invasión a Polonia en 1939 que dio el inicio a la Segunda Guerra Mundial, donde se llevó a cabo guetos para separar a los polacos de los judíos y minorías; el Gobierno General Alemán buscaba de manera desesperada la forma de resolver “la cuestión judía” (como la denominaba Hitler) en toda Europa. Tras la invasión a la Unión Soviética en 1941, los Einsatzgruppen de las Schutzstaffel, SS, denominados como “los escuadrones de la muerte” iniciaron con el exterminio de judíos, principalmente con fusilamientos, en territorios soviéticos ocupados. Si bien asesinaron aproximadamente a un millón de judíos y gitanos, aquellos exterminios eran ineficientes para exterminar los millones de judíos que había en Rusia y el resto del territorio europeo.

El 8 de diciembre 1941 inician los primeros campos de exterminio donde por lo general se ejecutaban personas en camionetas cerradas herméticamente, con gases como el Zyklon B (cianuro de hidrógeno cristalino). Si bien aquel método de exterminio era efectivo y se podía llevar en masa, seguía siendo insuficiente para los casi 11 millones de judíos que había en Europa incluyendo territorios no ocupados por los nazis, por esto se llevó a cabo el 20 de enero de 1942 la Conferencia de Wannsee, donde el tema principal fue la implementación total de “La Solución Final”, el cual como muchos sabrán fue la captura y deportación en masa de judíos y minorías a los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau, Belzec, Sobibor, Treblinka y Majdanek. Documentos y relatos de miembros de las SS en los Juicios de Núremberg como el del Obersturmbannführer de las SS, Adolf Eichmann (quien se encargó explícitamente de la logística de deportación de judíos), acabada la Segunda Guerra Mundial, revelarían al mundo el enramado de la Solución Final, la cual fue concebida en casi su totalidad por Heinrich Himmler, ordenada por Hermann Göring y ejecutada por Reinhard Heydrich, hasta su asesinato por miembros de la resistencia checa.

Uno de los tantos puntos que citan los negacionistas es que la Alemania Nazi buscó deportar judíos lejos de Europa, se cree que, a la isla de Madagascar, territorio africano bañado por el Océano Índico, no obstante, no hay ninguna prueba de que esto sea así. Lo único aportado por los negacionistas es que cartas de Göring a Heydrich y una memoria de Martin Franz Luther, hablaba de fomentar “la emigración y evacuación” judía, sin embargo, teniendo como prueba la naturaleza y el asesinato de millones de judíos se puede determinar que estos fueron eufemismos utilizados por miembros del Tercer Reich para ocultar el holocausto, ya sea para los demás o para sí mismos (como aquellos que tienen problemas con el alcoholismo y lo niegan).

2.- ¿9 millones de muertos? ¡Qué exagerados!:

Hay negacionistas que aseguran, que si bien sí se asesinó judíos, no se podría hablar de holocausto, pues según “sus cuentas” hablar de 9 millones de muertos (entre judíos, gitanos, eslavos, comunistas, adversarios políticos del Tercer Reich y de sus aliados, discapacitados, homosexuales, entre otros) es una exageración.  Buscando la definición de Holocausto en Google nos suelta que es “Gran matanza de personas, especialmente la que tiene como fin exterminar un grupo social por motivos de raza, religión o política”, entonces, para un negacionista, ¿en qué número de seres humanos asesinados empezamos a hablar de genocidio u holocausto? ¿300.000? ¿100.000? ¿50.000? ¿1.000? ¿100?

3.- ¡Qué no, qué no!, esas fotos son montajes!:

Un gran número de negacionistas aseguran que las pruebas fílmicas y fotográficas del holocausto son montajes llevados a cabo por los vencedores y los judíos. Una de las fotografías más populares utilizadas para negar el holocausto es una tomada en el campo de concentración de Buchenwald, el 16 de abril de 1945 la cual fue publicada en el New York Times, siendo modificada por parte del equipo periodístico, eliminando a un hombre que está de pie con una evidente desnutrición severa, con el objetivo de no herir susceptibilidades en la ciudadanía estadounidense. El periódico, tiempo después se disculpó por publicar la fotografía editada y republicando la original. Si comparamos las dos fotografías, es evidente la modificación hecha por el equipo periodístico pues el hombre es eliminado siendo difuminando y oscurecido para mezclarlo con el fondo. Es tan evidente la edición que una de las patas de las literas donde duermen los prisioneros fue eliminada. La imagen original, en gran resolución se puede encontrar en numerosas páginas web.  Si se busca en Google Images términos como “fotografías falsas holocausto” se pueden encontrar decenas de fotografías supuestamente trucadas por los judíos, no obstante, es muy fácil de desmentir. El mejor método es separar la fotografía falsa de la real y hacer dos búsquedas independientes en Google Images (búsqueda en reversa/por imágenes)

Si la fotografía es un fotomontaje, esta debería tener miles de resultados en Google (ya que los judíos manejan supuestamente el mundo e intentan mentirnos sobre el holocausto), mientras la fotografía real, debería tener pocos resultados en Google, (teniendo en cuenta que supuestamente es publicada por los negacionistas los cuales son perseguidos injustamente por los judíos). Tras hacer la prueba nos damos cuenta que el fotomontaje, supuestamente publicado por los judíos (imagen falsa que hacen pasar por real los negacionistas) tiene menos de 10 resultados en Google, es decir; mientras que la fotografía real, publicada supuestamente por los negacionistas (que en la realidad es publicada y compartida por historiadores, periodistas, etc.), tiene millones de resultados en la web. ¿Entonces, quién hizo el fotomontaje? ¿Los judíos para engañarnos (con 10 resultados en Google Images)? O, ¿los negacionistas para crear pruebas falsas que soporten sus estupideces?

 

4.- Toda es una mentira para demonizar a los alemanes:

Ser una nación como Alemania, que carga el estigma de haber sido la cuna para cientos de genocidas (genocidas reales, no lacayos que recibían órdenes a cambio de un sueldo), debe ser muy difícil. Cuando se habla de la Segunda Guerra Mundial, por más que los italianos, los japoneses, los soviéticos (por sus crímenes de guerra en Polonia y en la ofensiva contra los Nazis), los finlandeses, los noruegos, los húngaros, los rumanos y otros países más, hayan cometido crímenes de guerra, la peor imagen se la llevan los alemanes. Numerosas figuras políticas y artísticas alemanas han pedido perdón por el genocidio contra los judíos y las minorías, entreviendo a los necios que independientemente de que compartan sangre con genocidas, ellos no fueron quienes llevaron a cabo aquellas barbaridades y que el no olvido evita la repetición. Si los alemanes, miembros o no de la Wehrmacht también vivieron la guerra; o bien sus hijos, nietos y bisnietos, sabían (en el caso de que fuese así) que no existió un genocidio, ¿por qué nadie habló? ¿por qué no hay memorias, libros y autobiografías que narren, aunque sea un poco que todo es una mentira para acabar con Alemania?

El genocidio hacia los judíos y minorías era bien conocido por la población alemana general quienes intentaron por medio de diálogo, siempre desde la cautela para no ser ejecutados, evitar que siguiesen los exterminios. El genocidio era bien conocido debido a que muchos militares de la Wehrmacht, cuando llegaban de servicio contaban a sus familiares de las atrocidades que se hacían en el frente y en los campos. Es tan absurdo ese argumento que me da pena siquiera incluirlo en este compilatorio de chorradas. Lo curioso y lo que me lleva en parte a continuar explayándome en este artículo son los miles de comentarios que se pueden encontrar en internet (especialmente en Youtube) argumentando que desde 1945 Alemania es un estado judío y que ellos lo manejan todo a su antojo.

5.- Nunca existió el Diario de Ana Frank:

Vale, vale, detengámonos un momento a pensar que realmente no existió Ana Frank, que su diario, su historia y todo lo que aconteció con personas que la conocieron, fue un invento de los judíos para victimizarse y crear un símbolo para una tragedia (tal cual sucedió en 2017 en el terremoto el 19 de septiembre de México, en la cual diferentes medios de comunicación se inventaron la existencia de una niña llamada Frida Sofía la cual habría estado sepultada a la espera de ser rescatada por los organismos de emergencias de México; con el objetivo de mantener a la audiencia a la espera del rescate de la menor); ¿esto le quitaría peso a los millones de muertos que dejó la guerra y el holocausto? ¿la supuesta invención del Diario, evidenciaría que todas las memorias, relatos, diarios y autobiografías escritas, son falsas? Absurdo.

6.- ¡Los Nazis no fueron los únicos asesinos!, ¡no los juzguéis!:

Mi favorito de todos los argumentos, el más estúpido y vacío de todos los que se pueden encontrar. En Youtube, frecuentemente en vídeos que hablen sobre supuesto Nuevo Orden Mundial, las mentiras de los yanquis para invadir países en Oriente, el problema Israelí-Palestino, los Reptilianos, entre otros, es común encontrar comentarios de gente que argumenta que los nazis habrían salvado a la humanidad de los judíos quienes, según sus retorcidas imaginaciones, son los amos y señores del mundo. Manejan tu país, manejan el mío, ponen presidentes, deciden cuánto dinero hay que usar de las arcas públicas y qué se debe hacer en el futuro (como, supuestamente, implementar la homosexualidad para reducir la población mundial).

Entre sus opiniones está que, como la historia la cuentan los vencedores, sólo se cuenta de las atrocidades hechas por la Alemania Nazi y no por los aliados; pero, ¿es esto cierto? Quitando de lado la peste del comunismo y sus métodos inhumanos para mantenerse en el poder, los demás países partícipes en la Segunda Guerra Mundial tanto Aliados como pertenecientes a las Potencias del Eje (exceptuando a Italia con Mussolini y a Rumanía, quien con su títere dictador Ion Antonescu, participó en el genocidio de millones con los Einsatzgruppen en territorio Ruso) no hubo un ataque indiscriminado contra minorías étnicas, religiosas y mucho menos contra los judíos.

Uno de los casos más populares fueron los campos de concentración y de trabajo que instauraron los estadounidenses en su territorio tras el bombardeo a Pearl Harbor, obligando a decenas de japoneses a vivir allí para evitar comunicación de posibles espías en su territorio con el imperio nipón. Si bien, en los campos de concentración murió gente, no se conocen datos de torturas o de ejecuciones extrajudiciales. Es un mito que haya existido un exterminio nipón por parte de los yanquis.

Puede que te parezca tanto como a mí que los Estados Unidos son unos entrometidos y unos asesinos, pero siempre han sido más justos y humanos que muchos de sus adversarios.

 

Hay quienes las promueven

Como todo en este mundo siempre hay organizaciones y Gobiernos que promueven ideas con un objetivo político/financiero. En el caso del negacionismo, sus mayores promotores son enemigos de los Estados Unidos y de Israel, especialmente en Oriente Medio. En Siria, instituciones dedicadas a evidenciar el genocidio que comete el gobierno Israelí contra el pueblo palestino, usan el negacionismo con el objetivo de desprestigiar internacionalmente a los judíos. En Irán, figuras de las altas esferas como el expresidente Mahmud Ahmadineyad ha declarado varias veces que el Holocausto de judíos y minorías nunca existió. Grupos terroristas como Hamas y Hezbolá han ido más lejos argumentando que los judíos financiaron el nazismo para así realizar un genocidio que les permitiese, como víctimas, instaurar el Estado de Israel, y recibir millonarias sumas como reparación. Hamas, específicamente, como grupo terrorista dentro de territorio palestino, prohíbe la enseñanza del holocausto nazi en las pocas aulas escolares existentes. 

 

-Por respeto a las víctimas y la no repetición, los holocaustos y genocidios no se deben olvidar.

 

- César Zalamea.

 Historia Segunda Guerra Mundial Nazismo Judíos Genocidio Negacionistas Teorías conspirativas Nuevo Orden Mundial

Artículos que podrían interesarte 🔥