La Revolución del Celular y Como Afecta A Tu Salud

La Revolución del Celular y Como Afecta A Tu Salud

Recientemente ha estado rondándome la cabeza un concepto que no tiene nada nuevo, pero que como muchos otros, me parece que no se le da la importancia y la consideración que se merece. Esto sobre todo, porque no es secreto como la adicción a los celulares afecta nuestra salud y que aun así, seguimos haciéndo la vista gorda al respecto.


El teléfono celular fue uno de los grandes inventos revolucionarios de finales del siglo XX, la idea de tener un sistema que nos permitiera comunicarnos con cualquier persona, estando en cualquier sitio, quizá para ese entonces sonase como algo totalmente irreal e impensable.

Si nos remontamos a 1983, sale al mercado el primer teléfono celular portátil, diseñado por Martin Cooper, quién sería director de investigación y desarrollo de Motorola y el creador del Motorola Dynatac 8000X. Dicho equipo contaba con una autonomía de batería de apenas 1 hora, después de cargarlo durante casi 10hrs, sólo servía para llamadas de voz, y su elevado precio, que rondaba los 4.000US$, lo limitaba únicamente a la clase social con mayor poder adquisitivo de la época.

Si establecemos una comparación a los equipos que podemos encontrar 36 años después del lanzamiento del Dynatac, tenemos equipos que en dos horas de carga acumulan poder de hasta 30 horas de uso y que en su mayoría escasamente alcanzan los 1000$, entre los más caros.

No sólo podemos hacer llamadas de voz (tanto locales como internacionales); también podemos conectarnos a internet, gestionar nuestro correo electrónico, hacer operaciones bancarias, jugar videojuegos de alta potencia, ver películas, escuchar música, medir nuestra salud, trabajar desde el teléfono, controlar los electrodomésticos de nuestro hogar, monitorear a nuestros hijos a la distancia (incluso en el colegio), tomar fotografías y video, entre muchasotras tareas.

Podemos pensar que entonces el teléfono móvil celular, es actualmente la herramienta más poderosa que tenemos a nuestro alcance.

Pero no necesariamente.

Sí, la evolución tecnológica que ha tenido la telefonía celular nos pone un mundo de comodidades en la palma de nuestras manos, pero esto también ha logrado significar que los diferentes criminales que hay alrededor del mundo tengan un acceso más fácil a nosotros.

Un aspecto que solemos ignorar, consciente e inconscientemente, es el de los riesgos asociados al uso del celular y que es más frecuente que otros en la lista de los problemas que la tecnología puede causarnos en nuestro día a día.

La Adicción al Celular.

De acuerdo con diferentes estudios científicos y médicos, revisamos la pantalla del celular en busca de notificaciones nuevas, un aproximado de 150 veces al día. Las organizaciones médicas también advierten que este tipo de prácticas, sumado al hecho de que podamos estar enganchados durante más de 12 horas continuas al teléfono, es algo perjudicial porque puede crear dependencia.

"El químico segregado por el cerebro durante el uso del móvil es el ácido gamma-aminobutírico"

Un estudio en La Universidad de Seúl, en Corea del Sur, mostró que estar siempre pendientes del celular causa cambios químicos en el cerebro, muy parecidos a los que resultan de diferentes adicciones.

Durante los experimentos, descubrieron que las personas que estaban más apegadas a sus celulares tenían mayor actividad cerebral en la región que regula las funciones básicas del organismo, así como los sistemas de recompensa, control de inhibición y los estados de ánimo.

Se pudo descubrir, además, que el químico segregado por el cerebro durante el uso del móvil y que afecta a estas zonas que hemos mencionado, es el “ácido gamma-aminobutírico”, que a su vez actúa de la misma manera que la dopamina, causando así una sensación de necesidad por parte del organismo cuando el cerebro no lo libera.


La Nomofobia.

Al contrario de lo que podríamos pensar, no se refiere al miedo a los gnomos que nuestra vecina tiene en el jardín trasero. Este es el nombre que la comunidad científica le ha asignado a esa necesidad que sienten algunas personas de estar siempre conectadas al teléfono celular.

Esta palabra tiene su origen en la abreviatura de las palabras en inglés “No Mobile Phone Fobia”, y se utiliza para denominar al miedo irracional que siente el individuo a estar sin el móvil, a olvidarlo en casa o a quedarse sin batería. Y que a su vez es comparable al síndrome de abstinencia que causan las dependencias en las personas.

 

La Texiedad.

Es el nombre que se le dio a la ansiedad que siente una persona que no recibe una respuesta inmediata de su interlocutor al enviarle un mensaje de texto.

La Teofrenia.

Es el estrés que se genera en una persona cuando revisa su celular frecuentemente a la espera de un mensaje o notificación de sus redes sociales.


Señales de Alerta.

Si te sientes identificado con alguno de los siguientes escenarios que vamos a nombrar, entonces deberías estar alerta, debido a que podrías estar desarrollando nomofobia o algún otro trastorno vinculado a la adicción al celular.

  • Te angustias si no estás “en línea”.
  • Sientes pánico si olvidas tu celular.
  • Llevas tu teléfono a todas partes, incluso al ir al baño.
  • Pierdes la noción del tiempo al utilizar tu teléfono móvil.
  • Sufres de insomnio o trastornos del sueño.
  • Tu teléfono es lo primero que usas al despertar o antes de dormir.
  • Prefieres hablar con tus conocidos por teléfono que en persona.

¿Cómo enfrentar la nomofobia?

Lo primero que tienes que hacer siempre ante la sospecha de cualquier enfermedad o trastorno es consultar a un especialista, sin embargo, puedes encontrar mucha información en línea de cómo sobrellevar y superar tu adicción.

Algunas de las acciones que debes tomar son:

  • Silencia las notificaciones de tu celular.
  • Intenta no llevarlo a todas partes contigo.
  • Cronograma un horario de uso del celular, ya sea para trabajo o redes sociales.
  • No lo lleves a la cama antes de dormir.
  • Intenta que no sea lo primero que haces al despertar.

En mi opinión, sí, el teléfono es actualmente una herramienta poderosísima a nuestro alcance, debido a que con ella podemos hacer una infinita multitud de tareas que nos pueden ahorrar tiempo y también la necesidad de movernos de donde estamos para poder inclusive hacer una compra en un supermercado.

Pero algo es totalmente cierto, y es que progresivamente nos hemos dejado consumir cada vez más por la influencia que la tecnología ejerce sobre nuestro día a día, todo esto impulsado por la necesidad cada vez mayor de saber qué sucede a nuestro alrededor, de estar conectados minuto a minuto con el mundo, o algo tan sencillo como mantener comunicación constante con nuestros amigos.

Entonces sí, es una gran herramienta, pero toda herramienta mal utilizada puede ser un arma perjudicial para nosotros mismos. Y me incluyo en la fórmula, a medida que estudio, más aprendo y mientras más aprendo, más actúo.

Yo por mi parte, pondré en práctica algunas de estas estrategias que nos enseñan para poner una distancia entre mi celular y yo.

¿Y tú? ¿Estás dispuesto a enfrentar a la ansiedad y el síndrome de abstinencia de las adicciones 2.0?

 Nomofobia  Adicciones  AdiccionAlCelular  Texiedad  Teofrenia  DARH  Salud  Responsabilidad

Artículos que podrían interesarte 🔥