La Odisea del Venezolano Emigrante: Trinidad y Tobago

La Odisea del Venezolano Emigrante: Trinidad y Tobago

Trinidad y Tobago es un país ubicado en el Mar Caribe y a 24 kilómetros de las costas venezolanas. Esta cercanía entre ambas naciones ha dado lugar a una inmensa migración desde Venezuela hacia la nación vecina, tras lo cual una serie de irregularidades han dado mucho de qué hablar en medios internacionales y nacionales de ambos países. Entre arrestos, deportaciones forzadas y actos xenofóbicos de estado, los venezolanos han tenido que aprender a sobrevivir en un país al que llegaron huyendo del régimen que pone en riesgo sus vidas.

Irregularidades gubernamentales

Las últimas cifras registradas por ONG’s y el propio gobierno trinitario en el año 2019, arrojaron como resultado que en la isla había cerca de 45.000 venezolanos viviendo en Trinidad y Tobago, de estos, sólo 7.000 han solicitado que se les otorgue residencia legal, ya sea como asilo o refugiado teniendo como respuesta únicamente un total de 93 permisos otorgados para finales de 2019.

A pesar que el Gobierno de Trinidad y Tobago en junio de 2019 puso en marcha un proceso de registro de 14 días para todos los venezolanos que llegaban a la isla, con la finalidad de darles la condición de refugiados con derecho a vivir, trabajar y estar protegidos por las leyes; tal parece que las cosas no han transcurrido con la normalidad que se intentaba lograr.

En el país caribeño, las denuncias de violaciones de derechos humanos cometidos en contra de los venezolanos ilegales están a la orden del día. En 2019 se recolectaron más de 100 denuncias en las que los venezolanos alegaban haber sido “coaccionados” por las autoridades migratorias trinitarias para que solicitasen su deportación voluntaria (no es para nada curioso el que un inmigrante solicite al gobierno afintrión que lo deporte). Adicional a esto, también denunciaron que sus expedientes son sometidos a retardo procesal intencionado, y en algunos casos, los agraviados son víctimas de extorsión por parte de los efectivos de seguridad.

En una entrevista con el medio informativo venezolano El Diario, José Antonio Oropeza, abogado y magíster en Derechos Humanos, explicó que el gobierno de Trinidad y Tobago no tiene capacidad para atender la necesidad de la inmensa cantidad de venezolanos que ha emigrado a su país en un periodo menor a cinco años. De este modo, el letrado advierte que esto supone un riesgo para los DDHH de los venezolanos que han llegado a la isla, esto inclusive sin haber cometido algún delito migratorio.

“Las autoridades carcelarias han solicitado favores sexuales a las mujeres para poder brindarles acceso a utensilios de primera necesidad. Es importante resaltar que debido a que no hemos podido ingresar a las cárceles, no hemos podido recibir las denuncias tipificadas” – apuntó el abogado José Antonio Oropeza.

Para el año 2018, el gobierno trinitario deportó a 82 venezolanos, entre ellos había algunos que habían solicitado asilo dentro del país. En septiembre del mismo año el gobierno informó que existían 118 personas retenidas en el Centro de Detención e Inmigración de la capital del país caribeño, de los cuales el 75% eran venezolanos.

Desde la Asamblea Nacional venezolana, el diputado Carlos Valero, denunció que 103 venezolanos en 2019 se encontraban aún encarcelados a pesar de tener sus papeles en regla y haber pagado las multas que se les habían impuesto por 'presuntamente' haber ingresado de manera irregular a Trinidad y Tobago. Este año, incluso con la pandemia por coronavirus, los venezolanos que se hacen a la mar con la finalidad de llegar al país vecino no se han dado por vencidos; ni si quiera por la situación tan particular que se vive dentro del país con los inmigrantes ilegales.

En octubre de este año, se detuvieron a un total de 85 personas que intentaban llegar a Trinidad y Tobago desde el mar en barcazas improvisadas. Las primeras 63 fueron interceptadas el 23 de octubre por la guardia costera venezolana y transferidas de inmediato a puertos venezolanos y procesados por la Naval de Venezuela. Los otros 22 fueron localizados en El Socorro, a 10 kilómetros de Puerto España, la capital de Trinidad, en este caso la acción fue tomada por las autoridades de Trinidad y Tobago que los movilizaron a centros de salud en El Socorro para luego ser transferidos a las comisarías de San Juan y Morvant.

En el mundo se registra la cifra de 5.1 millones de migrantes y refugiados de origen Venezolano

Otra diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela, Mariela Magallanes, reportó el 16 de noviembre de este año 2020 que los venezolanos en Trinidad son perseguidos y maltratados por la policía del país vecino. En su cuenta de Twitter colocó un vídeo en el cual se puede observar a unos presuntos venezolanos siendo hostigados por un grupo de policías en una zona rural.

Pero aún más controversial y escandaloso fue lo ocurrido el pasado 22 de noviembre, cuando las autoridades de Trinidad y Tobago deportaron a 16 menores de edad de nacionalidad venezolana sin la compañía de sus padres, los cuales se encontraban ya en la isla del caribe. Ante la situación, el comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) David Smolansky, denunció que entre los menores se encontraba un bebé de apenas 4 meses de nacido.

La situación con los venezolanos ha empeorado considerablemente en este año 2020 en el que la pandemia por COVID-19 se ha sumado a la problemática migratoria. Desde Amnistía Internacional denuncian que las deportaciones llevadas a cabo por las autoridades trinitarias son acciones que “violan el derecho internacional”.

De acuerdo con Louise Tillotson, investigadora de Amnistía Internacional, ninguna persona debe ser devuelta a un lugar en el que corre peligro de sufrir graves violaciones de sus derechos humanos. De acuerdo con Tillotson, devolver a una persona a Venezuela, de donde huían de la emergencia humanitaria y además en plena pandemia “es una violación indignante de las obligaciones contraídas por Trinidad y Tobago en virtud del derecho internacional”.

Por su parte, el legislador trinitario Rodney Charles alegó que el gobierno de su país tiene un “profundo conflicto” sobre la situación con los inmigrantes, esto debido a que ambas naciones mantienen fuertes lazos económicos y que reconocer abiertamente los casos de refugio podrían perjudicar las relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro.

Fuentes:

Voa Noticias - De trinidad y Tobago expulsan a venezolanos

Voa Noticias - OIM Invierte en mejorar la situación de los migrantes venezolanos

Panorama - Detienen en Trinidad y Tobago a 22 inmigrantes venezolanos irregulares

-DARH

 America  Trinidad  Tobago  Refugiados  Migrantes  Asilo  Covid19  Venezuela
 23/11/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥