La Destrucción Amazónica

La Destrucción Amazónica

Amazonas, la región selvática más grande del planeta, poseedora de una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, hábitat de un sinnúmero de especies de fauna silvestre y reserva natural de las mismas, se extiende por nueve países de la región sur del continente americano: Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guayana, Surinam, la Guayana Francesa, Brasil y Perú; siendo estos dos últimos los que poseen la mayor extensión de la Amazonía.

Actualmente las zonas comprendidas entre Perú y Brasil se ven en peligro ecológico inminente debido a interferencias humanas como lo son la deforestación ilegal y la minería (ilegal también) en las regiones peruanas y la más preocupante, alarmante, y pronunciada que es la Amazonía brasilera. Esta última ha estado siendo afectada principalmente por la deforestación ilegal de sus territorios y bosques, así como el crecimiento continuo de zonas de agricultura que no sólo destruyen vastas extensiones boscosas sino que también contaminan los ríos que se encuentran en las zonas lindantes a dichos asentamientos, debido a los diferentes productos y químicos que deben ser aplicados en la ganadería y la producción agrícola.

El problema en Brasil se ve agravado aún más por las políticas que el nuevo presidente de esa nación, Jair Bolsonaro, ha venido aplicando y gestando en lo que va de gobierno, gracias a sus medidas económicas en contra de lo que él considera un territorio “improductivo” como lo es la selva amazónica brasileña. La cual comprende sólo en su país más del 18% de la amazonía y también es el hogar de la mayor parte de las etnias indígenas brasileñas, que incansablemente en los últimos meses han estado luchando en contra de los constantes ataques que el presidente Bolsonaro realiza sobre el amazonas, los indígenas y más recientemente las ONG que fungen como organizaciones activistas para la protección de la selva amazónica, entre ellas podemos destacar la declaración de cesar la otorgación de fondos económicos a dichas organizaciones y diferentes métodos de censura que ha venido aplicando sobre los representantes de estas mismas.

El ojo del mundo se encuentra actualmente sobre la región dado a que a la fecha (21/08/2019) se cumplen exactamente 16 días en los que ha habido diferentes focos de incendios forestales de tamaño, proporción y velocidad de crecimiento realmente alarmantes. Aparentemente los esfuerzos humanos que se han realizado hasta ahora han sido insuficientes y el ojo crítico está sobre el presidente Bolsonaro por la inacción y la indolencia de su gobierno respecto a tan grave asunto. El presidente declaró a su vez que estos incendios forestales han sido causados por los representantes de las ONG y los hace directamente responsables, declarando a su vez que todo ha sido causado en protesta dado que según él “estos sólo quieren dinero”.

Yendo más allá del conflicto político-económico que se oculta detrás de todo esto, lo que es realmente alarmante de esta situación es el peligro que representa un incendio de estas proporciones para el mundo y la vida en general, ya que el título de “Pulmón del planeta” no se le otorgó en vano, la selva amazónica mantiene un equilibrio constante en la recepción y emisión de gases como el CO2 y O2, también posee en el río Amazonas aproximadamente la quinta parte de la reserva de agua dulce del mundo.

Datos del Centro Para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) indican que en la actualidad y hasta el año 2017 se ha perdido alrededor del 20% del territorio selvático debido a las incesantes deforestaciones, las cuales tienen su origen en los alrededores de los años 70’s, dando como resultado la desaparición de un aproximado de 768.935KM2 de territorio selvático, debido al crecimiento progresivo de las ventas de carne de ganado vacuno de origen brasileño.

 Amazonia  Amazonas  Brasil  Incendios  Deforestacion  Bolsonaro  Peru  Ecosistema  Derecha  Selva  SelvaAmazonica  Ecologia  Econoticias  Ecoproteccion  Ecoactivismo

Artículos que podrían interesarte 🔥