Formosa: 'feudalismo', miseria y corrupción

Formosa: 'feudalismo', miseria y corrupción

Formosa es una de las 23 provincias de la República Argentina, la cual cuenta con más de medio millón de habitantes (según el censo de 2017). Su capital, la ciudad homónima de Formosa, con más de 250.000 habitantes, es uno de los más grandes aglomerados del país. Allí, según cifras del INDEC, el 40,1% de la población vive en pobreza y el 7,6% en indigencia, superando así la pobreza presentada en poblaciones más densas como Neuquén, Paraná y San Salvador de Jujuy.

En Formosa, Gildo Insfrán (1951), un veterano político peronista, lleva 34 años en el poder (8 como vicegobernador, 26 como gobernador). Su primera elección se realizó en las Elecciones Provinciales de Formosa de 1995, donde obtuvo 106.804 votos; en la Elección de 1999, 109.433; en 2003, 143.509; en 2007, 163.861; 2011, 189.721; 2015, 233.150; y en la última de 2019, 228.132 votos, con el 70.64% del electorado. Gildo Insfrán, quien ha recibido calificativos a su gobierno como ‘monarquía de facto’, no solo ha estado investigado contra actos de corrupción, y recibido multitudinarias manifestaciones, sino también ha estado en el ojo del huracán por su represión en medio de la pandemia contra el Covid-19.

Ante el crecimiento de la pobreza, la inestabilidad económica y el casi nulo acceso al mercado laboral en la provincia (dependiendo casi en su totalidad de la contratación en el sector público), cabe preguntarse. ¿Lo de Formosa es corrupción? O bien, ¿ignorancia política por quienes tras llevar décadas viviendo en la miseria insisten en votar por quien evidentemente no hace prosperar la provincia?

El Señor Feudal Insfrán y la miseria

En agosto de 2015, el futbolista argentino Carlos Tévez, en entrevista para el programa Animales Sueltos dirigido por Alejandro Fantiño y emitido por el canal América TV, criticó fuertemente la pobreza en Formosa:

"No entiendo la desigualdad (…) hace diez días fuimos a jugar a Formosa. El hotel donde paramos es cinco estrellas. Me impactó muchísimo. (…) Es como si yo pusiera un hotel cinco estrellas en el medio de Fuerte Apache”. “Salimos del aeropuerto de Formosa y vamos camino hacia el hotel. (…) Yo soy de mirar mucho y la pobreza que hay en Formosa es muy grande. De repente entramos a un paredón y llegamos al hotel, parecía Las Vegas con casino con todo. Salías del paredón ese y la gente se estaba cagando de hambre". Gildo Insfrán respondió a las declaraciones: “Son de mentiras que forman parte de campañas sucias con guion armado”.

Tras las declaraciones del futbolista y la respuesta de Insfrán, creció una oleada de odio proveniente de seguidores y votante del político, quienes con epítetos y agravios como “villerito europeizado” o “hijo de puta”, intentaron defender lo indefendible: una pobreza que tiene sumida a más de 250.000 personas en la provincia y más de 100.000 en la ciudad homónima.

Para ilustrar la crítica situación, en Argentina la pobreza multidimensional se limita por lo general en los términos de pobreza e indigencia. La pobreza la padece aquel que puede cubrir con las uñas el mínimo de necesidades energéticas y protéicas establecidas en la Canasta Básica Alimentaria, y quien si bien a pesar de su situación económica puede incorporar otros insumos no alimentarios como vestimenta y salud así sea de manera esporádica. Todo aquel que esté bajo esa línea es considerado indigente. Argentina por el contrario a lo que se cree, es uno de los países más pobres del continente. El 40,9% de la población está en este umbral de vulnerabilidad mientras un 10,5% vive en la indigencia: la miseria es casi absoluta.

Enfocándonos en Formosa, la provincia es la reina del asistencialismo en el país. Casi la totalidad de los recursos públicos que se utilizan en el territorio provienen del Gobierno Nacional (94,3% para 2019), debido a que la industria de la región es una de las más atrasadas y paupérrimas de toda la nación. Es tan precaria su economía que aporta solo un 0,48% al PIB nacional, prácticamente nada. Allí los cultivos de algodón y el arroz producen casi la totalidad del trabajo privado, junto a otros cultivos como frutas, siembra de maíz, cañaduzales y el cacao. También, la ganadería es una de las industrias más fuertes y que aporta gran número trabajos a la población local, dejando en tercer lugar a la diminuta explotación de hidrocarburos realizada por la empresa REFSA. (Consulte aquí el Informe Productivo Provincial de septiembre de 2019)

El informe de diagnóstico laboral para la provincia de Formosa, presentado en noviembre de 2019., cifra que la población económicamente inactiva entre 18 y 24 años alcanza el 66,4% de la población, mientras la activa equivale al 33,6%, de estos últimos el 87,9% son laboralmente activos y el 12,1% son cesantes o inician su vida laboral. Tan difícil es emplearse en la provincia y tan difícil de salir del umbral de la pobreza que los jóvenes migran a otras partes del país para conseguir una vida mejor. Según un estudio de Politikon Chaco, el 40,1% de la población de Formosa vive en situación de pobreza extrema, mientras el 7,6% padece de indigencia. Situación que cifrada en la tabla ha aumentado entre el segundo semestre de 2016 y el primer semestre de 2019, en 31.314 personas. También, una infografía presentada por el diario La Nación, da cuenta que la inaccesibilidad que tienen los formoseños a servicios básicos como alcantarillado (el 70% de la población carece del servicio), agua (el 40% no tiene agua), salud (el 57% no tiene cobertura a salud), dejan en inestabilidad a una población de por sí ya vulnerable. Otros datos como una tasa de mortalidad infantil en un 14,2% y mortalidad materna en 9,7%.

Ante tanta miseria e ineficacia política, cualquiera se preguntaría. ¿Cómo es que Insfrán lleva ganando desde el 95 las elecciones como si fuese el salvador de los formoseños?

Entrábamos al nuevo milenio cuando el entonces gobernador Gildo Insfrán en su segundo mandato reformó junto a sus compinches diputados, la Constitución Provincial de Formosa, el cual le ha permitido acaparar el poder hasta nuestros días. Por medio de una reforma se permitiría a cualquier mandatario ser reelegido de manera indefinida, permitiéndole así ser elegido en el ‘95, ‘99, 2003, 2007, 2011, 2015 y 2019 (y si ‘Dios’ lo quiere, también en 2023). El acaparamiento del Señor Feudal de Formosa demuestra el poco interés que tiene el Gobierno Central en las regiones y provincias periféricas. 7 victorias consecutivas que no demuestran ningún tipo de éxito popular en una provincia envuelta en actos de corrupción y miseria, sino por el contrario una insana y enferma democracia. Insfrán es el gobernador con más poder del país y quien mueve los hilos de Formosa a su antojo (al igual que Putin en Rusia, quien a este paso morirá en el trono [Lea también: «Putin ‘el tornillo’» aquí en Marginal.TV]). Es la Ley. Es Dios. Todo de la mano con un arrollador ego que lo tiene en múltiples carteles y pancartas políticas que ‘adornan’ el desolado y subdesarrollado territorio de la provincia. Insfrán parece ser el dueño y patrón de una gran hacienda donde todos los formoseños son sus empleados. Una imagen distópica de una provincia que se muere de hambre, mientras el incapaz no frena la inanición y siempre ‘gana’ con un promedio global de 80% del panorama electoral.

Un informe de InSightCrime publicado en marzo de 2021, habla sobre la posible relación del gobernador Gildo Insfrán con actividades ilícitas. Aparentemente estas actividades ilícitas estarían relacionadas con el narcotráfico, el contrabando y la venta irregular de madera y fauna silvestre. Enfocando el tema del narcotráfico, en Formosa, por su cercanía a Paraguay y su accesibilidad fluvial, se vive un pequeño pero siempre presente mundo del narcotráfico de cocaína y marihuana. El acceso casi sin obstáculos desde territorio paraguayo hacia territorio formoseño permite una distribución equilibrada mediante múltiples métodos, entre los que se encuentra el realizado por transportes de carga o de pasajeros. El producto tiene como destino el centro y sur del país, y la frontera con Chile.  Precisamente en enero del presente año se realizó una incautación de 5,7 kilos de cocaína evaluados en 12 millones de pesos argentinos en Clorinda, la segunda ciudad más poblada de Formosa.

En 2016, Javier Ávalos, esposo de Liliana Mabel Tijera Insfrán, sobrina de Gildo Insfrán, fue detenido por hacer parte de una red que transportaba estupefacientes. El día de la captura, un camión interceptado por las autoridades adscrito a la mayorista Santa Rita (de la que Ávalos es dueño) llevaba 2.543 kilos de marihuana.

Otro delito recurrente y que más circulación de dinero genera en la provincia, es el contrabando tanto de tabaco y alcohol, como de indumentaria y ocio. En 2018 se realizó una incautación avaluada en 350 mil pesos conformado principalmente de cigarrillos. Esta incautación podría declararse simbólica teniendo en cuenta que según denuncias de periodistas de Formosa hay centros donde comercializan esta mercancía cercana al edificio de gobierno de la ciudad.

De manera sorpendente, la turbia imagen de Insfrán no queda allí. Desde hace lustros se denuncia el voto de ciudadanos paraguayos en las elecciones locales de Formosa. Una denuncia hecha en La Cornisa TV en 2015 se conoció un listado con nombres y cédulas de ciudadanos paraguayos quienes habrían sido imputados por votar en Formosa. También, un informe realizado por Periodismo Para Todos de Jorge Lanata, entrevistó a ciudadanos paraguayos que votaron al partido de Insfrán. También, en el mismo programa periodístico en 2012 se conoció un audio emitido en la Radio de Alberdi (FM 99.3) de Paraguay, donde el periodista invita a la ciudadanía a votar en Formosa a Insfrán.

A pesar del volumen de denuncias en contra de Insfrán y su familia, muchas de estas no prosperan en los juzgados.

Covid-19 y represión

Iniciaba el año 2020 y empezaba a conocerse la diseminación del Covid-19 por el mundo. A pesar del rápido crecimiento de casos en Asia y Europa, en América no se tomaron medidas sino hasta que empezaron a aumentar los contagios de manera preocupante. En Argentina, a pesar de que el Gobierno aseguró estar preparado para enfrentar la pandemia se vio desbordado a principios de marzo cuando se conocieron los primeros casos. Con el pasar de las semanas los diferentes gobiernos de las Provincias tomaron la determinación de blindar sus territorios para evitar el auge del virus.

En Formosa, el Señor Feudal tomó la sabia decisión de cerrar la ciudad para evitar que el virus entrase. Con medidas como evitar la libre entrada y salida de ciudadanos formoseños o visitantes, la decisión de decretar 14 días de aislamiento obligatorio para quienes ingresaban a la provincia y el uso obligatorio de tapabocas permitió que al día de hoy sea la provincia con menos contagios por el virus, salvándole la vida a centenares de personas. Desde aquí un aplauso «no hipócrita» para su decisión.

A pesar de las buenas noticias, se conocieron múltiples denuncias por violaciones de derechos humanos contra formoseños y visitantes. Según las denuncias las autoridades han evitado de manera sistemática la entrada y salida de ciudadanos aún con documentos que certifican que no padecen el virus. El bloqueo de la entrada al departamento generó que Mauro Ledesma, un joven cordobés de 23 años, muriera ahogado en el Río Bermejo al intentar cruzar la frontera natural entre Chaco y Formosa para visitar a su hija de 2 años quien no veía desde hacía meses por cuenta del virus.

Centenares de personas quedaron por fuera del territorio formoseño, enfrentándose en numerosas ocasiones con fuerzas del orden por su derecho a ingresar a su territorio, sus hogares. Por esta razón a finales del año 2020 la Corte Suprema de Justicia ordenó al Gobierno de Formosa permitir la entrada de 8.300 personas que a la fecha estaban fuera del territorio. Decisión que fue criticada por Insfrán asegurando que la entrada masiva generaría un riesgo de contagio en la población formoseña quienes presentan las cifras más bajas a nivel nacional.

Por otra parte, en los centros de aislamiento ordenados y establecidos por el gobierno del Señor Feudal se conocieron actos de lesa humanidad como el que vivió Zunilda Gómez, una mujer de 33 años quien perdió su bebé en uno de los centros debido a que a pesar de estarse desangrando no recibió ayuda oportuna por parte de las autoridades de salud y su remisión a un centro asistencial. Pero no todo queda ahí, un informe de Todo Noticias evidenció cómo en estos centros se han encontrado desde víboras hasta cucarachas.

En enero del presente año un grupo de concejalas se manifestaron enfrente de uno de los centros impuestos por el gobierno Insfrán, se manifestaron en contra del abusivo aislamiento obligatorio del que fueron víctimas un grupo de personas quienes aún con hisopados negativos duraron más de 20 días encerrados. Las concejalas fueron detenidas. Por estas y otras numerosas denuncias José miguel Vivanco, director ejecutivo de Human Rights Watch para América, anunció que se abriría una investigación por la sistemática violación de derechos humanos contra los retenidos en aquellos centros. Decisión a la que se sumó Amnistía Internacional, quien sumó a las denuncias la extensión de cuarentenas de 14 a 30 días, el confinamiento de menores sin el acompañamiento de sus padres, y el confinamiento de personas con y sin covid, dejando en riesgo a estas últimas.

Por otro lado, a finales de 2020 se conoció la historia de un grupo de mujeres pertenecientes a la etnia wichí que aseguran haber sufrido de violencia obstétrica y de ser separadas de sus bebés recién nacidos por parte de autoridades de Formosa. La razón habría sido que estas tendrían coronavirus y los infantes necesitaban ser trasladados para atender atención prioritaria. Por lo anterior, siete mujeres de la comunidad huyeron ‘monte arriba’ escapando de las ‘fuerzas del orden’ por temor a sufrir de cesáreas inútiles  y forzadas para arrebatarles a sus hijos. El escándalo escaló tanto que en los últimos días la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió una resolución la cual otorga medidas cautelares a las siete mujeres para que se les respete sus derechos. La huida de las mujeres indígenas fue denunciada en los últimos días por el canal Todo Noticias el cual realizó un reportaje sobre como se habrían escondido en el monte en la zona conocida como El Potrerillo. A pesar de la polémica, muchos declararon el reportaje como falso, hasta las declaraciones de la CIDH.

En 2021 por el aumento en contagios el Señor Feudal tomó la determinación de una nueva fase de aislamiento para evitar el auge de contagios. Ante la decisión centenares de personas salieron a manifestarse en el centro de la ciudad de Formosa para rechazar el confinamiento desde el 4 hasta el 18 de marzo. A medida que la población avanzaba hacia la sede del ejecutivo, las autoridades realizaron ataques con gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a la multitud. La situación con el pasar de las horas se tornó mucho más violenta debido a la fuerte represión de las fuerzas del orden quienes no solo agredieron a la ciudadanía sino a periodistas y concejales de la oposición. Represión que no solo fue repudiada por la comunidad internacional sino también por el mismo Gobierno Nacional simpatizante de Insfrán, el de Alberto Fernández.

Días después de las primeras manifestaciones, se presentaron otras como la del domingo 7 de marzo donde la ciudadanía salió a manifestarse no solo contra las medidas que los tienen en apuros económicos sino para exigir la salida de Insfrán del poder tras lustros en él. Por consignas como “Formosa Libre Ya”, “Gildo Insfrán dictador” y “Fuera Insfrán”, miembros del gobierno declararon que todo era una “campaña de desprestigio” contra el gobernador formoseño.

También noticias como la del médico Vicente Antonio Palacio, quien con 62 años fue encarcelado por 8 días en una subcomisaría del barrio Antenor Gauna por no usar tapabocas dentro de su auto en el cual se movilizaba por un área urbana acompañado de su esposa.

-César Zalamea.

 Argentina Formosa Paraguay Pobreza Miseria América Latina Corrupción Peronismo Macri Narcotráfico Contrabando Latinoamérica estupefacientes Covid-19 Represión policial DDHH Human Rights Watch Amnistía Internacional Wichí
 26/04/2021

Artículos que podrían interesarte 🔥