El Fenómeno Cambiario en Venezuela.

El Fenómeno Cambiario en Venezuela.

No es un secreto para nadie en la comunidad internacional la crisis que atraviesa Venezuela, tanto económica, social, humana y políticamente. Pero en términos generales, el declive de la estructura económica y financiera venezolana ha generado diferentes “fenómenos” sin precedentes antes vistos, o por lo menos no en la región.

El Dólar.

Debido a la poca – O nula – Fiabilidad del Bolívar (BS) y la fluctuación constante (con tendencia a la caída) de su valor con respecto a monedas internacionales como el Dólar o el Euro, el venezolano ha optado por respaldar su economía individual utilizando divisas de otros países.

Aunque actualmente la moneda que más circula en paralelo con el Bolívar es el Dólar  estadounidense, se puede encontrar que también es posible ofertar en el mercado por un producto, bien o servicio; el cambio del valor de Bolívares en Euros, Pesos colombianos, Reales brasileros e incluso oro.

El curso del dólar estadounidense en el mercado venezolano es actualmente ilegal y no tiene respaldo, regulación o validez de acuerdo con la legislación venezolana. Incluso aunque no se ha terminado de revocar por completo el polémico control cambiario impuesto por el gobierno de HugoChávez el año 2003, el gobierno de Nicolás Maduro ha aprobado que la banca pública y privada puedan comprar y vender dólares de manera regulada a personas naturales, contribuyendo así al libre flujo de divisas en el país.

El uso del dólar como moneda alterna tiene lugar porque éste es más fácil de intercambiar o utilizar a la hora de salir al extranjero. Los comerciantes los reciben porque muchos de sus proveedores actuales les traen mercancía desde Cúcuta, Brasil e incluso Panamá.

Tanto ha ganado territorio el dólar dentro del día a día venezolano que incluso su población actualmente tiene tendencia a buscar empleos (o cualquier fuente de ingreso) cuyos pagos sean procesados en dólares o su equivalente al cambio en Bolívares.

“De acuerdo con datos de la consultora Datanálisis, las transacciones en monedas extranjeras superan el 50% del valor del mercado en Venezuela”.

El oro, el Peso colombiano y el Real brasilero.

En el territorio que comprende el “Arco Minero”, debido a lo apartado que se encuentra de las principales ciudades de Venezuela, escasea el dinero en efectivo, de cualquier denominación o divisa tanto nacional como extranjera; por lo que en poblados como El Callao, correspondiente al “Arco Minero” la gente ha optado por comerciar con oro sólido como moneda de curso.

Un poco más al sur, en la frontera con Brasil, los diferentes comercios que se encuentran en las poblaciones se aceptan como forma de pago tanto Bolívares, como dólares y bastante más frecuente que este último, circula el Rial brasilero.

Este es utilizado normalmente por los integrantes del sector comercial debido a que en la actualidad, para sobrellevar y “ganarle” a la escasez de productos que se vive en Venezuela, se abastecen con productos importados directamente desde Brasil.

Si viajamos un poco más al oeste del país, desde el límite con la Guajira hasta la frontera colombo-venezolana en el estado Portuguesa podemos encontrar el comercio con Pesos colombianos. Esto es debido a que sucede el exacto ejemplo que en la frontera con Brasil. En las fronteras con Colombia se abastece a muchos comercios con productos importados del país vecino.

En la actualidad, el comercio con Pesos Colombianos ha alcanzado bastante terreno debido a que las mal-llamadas “importaciones” son el sustento actual de muchos establecimientos que venden productos de limpieza, higiene personal, chucherías y alimentos traídos directamente desde la ciudad de Cúcuta.

¿Por qué el término “mal-llamada”?

Si bien el comercio con productos traídos de Colombia no es algo completamente nuevo en Venezuela, ya que hace un par de años que están llegando dichos artículos al territorio. Estas “importaciones” no podrían llamarse como tal, sino como Contrabando.

Se le llama contrabando, debido a que los artículos que ingresan a Venezuela desde territorio colombiano son trasladados en su mayor parte por personas naturales que no cumplen con una regulación por parte del gobierno para realizar el comercio con productos traídos del extranjero. Por lo que no tienen registro, ni control sanitario, ni cumplen con los pagos de impuestos a importaciones contemplados dentro de la ley venezolana.

- La Harina Pan, producto de Polar, una compañía venezolana, importada desde Colombia para su venta en Venezuela. La meca de la ironía.

 

¿Cómo lo hacen?

El venezolano promedio reúne un aproximado de 500US$, de los cuales unos 25US$ son utilizados para pagar un determinado transporte que te “asegura” el paso libre a través de la frontera para que puedas realizar tus compras de productos (golosinas, productos de higiene personal, zapatos, ropa en general, etc); en Cúcuta y así poder revenderlos en Venezuela.


El Euro.

Si bien es una de las divisas con menor circulación en Venezuela (Si es que “Circulación” es un término válido); no por esto deja de estar presente en el día a día del ciudadano común.

La aparición de éste va desde remesas que envían familiares en el extranjero de los venezolanos que no han emigrado, hasta una alternativa del gobierno de Nicolás Maduro, en sus políticas de comercio internacional como respuesta a las sanciones impuestas por el gobierno Estadounidense al sistema petrolero venezolano, como medida de presión a la salida del poder de Maduro.

Debido a que el petróleo es actualmente la principal fuente de ingresos de Venezuela, estas sanciones suponen un fuerte golpe a la economía del país (Y por ende al aire de corrupción que fluye en las instituciones gubernamentales); por lo que el gobierno de Maduro ha buscado una alternativa en el comercio de la explotación del oro y otros minerales.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, el gobierno ruso habría pagado al gobierno venezolano entre abril de 2018 hasta mayo de 2019 un total de US$315 millones entre dólares americanos y Euros en efectivo, posiblemente derivados del comercio de oro y otros minerales con Rusia.

En el año 2018 el vicepresidente para el Área Económica, Tarek El Aissami, anunció que el gobierno estaría trabajando en un plan para vender euros y yuanes (moneda de China), a través del DICOM, el cual es otro de los entes reguladores del comercio de divisas en Venezuela.


Está bien, quizá hayas leído hasta acá y te parezca que esta noticia no es nada nueva. Y puede que sea cierto que ya manejas esta información.

Pues bien, en su mayoría, el contenido que está en la parte superior es derivado de mis investigaciones para este blog que estoy redactando, en conjunto con ideas y experiencias personales de mi día a día en este bello pero maltratado (y hago énfasis en este término) país llamado Venezuela.

Mencioné al principio del artículo que en Venezuela se viven fenómenos nunca antes vistos en la región; uno de ellos es la devaluación del dólar estadounidense dentro de nuestra propia economía ¿Por qué? Bien, vamos a verlo de la siguiente manera:

El dólar es una de las monedas más estables a nivel mundial, cuyas fluctuaciones de valor en el mercado internacional es tan, pero tan baja que pudiese decirse que casi no fluctúa. Sin embargo, aquí en Venezuela no sólo fluctúa su valor en correlación al Bolívar (cosa evidente) sino su propio valor nominal.

¿Qué pasa en Venezuela?

Bien, el venezolano es un ser complejo de explicar, debido a que su avidez de poder, riqueza y su avaricia parecen no conocer límites.

Ejemplo: existen casos de comerciantes que compran su mercancía hoy a un valor de 100$ por producto, si a ello le sumamos un50% de margen de utilidad, el total de venta del artículo se colocaría en 150$. De estos, serían 100$ para pagar la reinversión, 30$ de ganancia y 20$ que son usados para pagar los costos de operaciones.

O al menos esta última fórmula es una constante en un país normal, acá en Venezuela, dicho comerciante es capaz de seguir comprando el mismo producto por 100$ durante meses después o incluso a menor costo, debido a que en mercados internacionales existe la devaluación de los productos (ya sea por su antigüedad o porque ya exista una versión superior), pero incluso aunque compre el producto por 80$ y no por los 100$ del principio, continuaría vendiéndolo por los 150$ del inicio. O peor aún (Y lo he vivido), hay quienes ya no lo venden en 150$, sino que lo aumentan a 160$ o 170$, incluso cuando el precio del producto haya caído internacionalmente, causando así la devaluación del dólar dentro de Venezuela.

No contentos con esto, en un insistente afán de destruir todo aquello cuanto toca, algo muy denunciado y criticado por el venezolano común es que actualmente si vas a un comercio a pagar con dólares, corres el riesgo de que si tu billete tiene el más mínimo detalle de deterioro te lo rechacen.

¿Cuál es la excusa?

Que de acuerdo con ellos “el proveedor no los acepta” o “el banco donde depositamos el dinero no nos lo acepta”, en ambos casos es totalmente falso; porque (por ejemplo) si llevas esos mismos dólares a Cúcuta, te los aceptan sin problemas en las casas de cambio. Y respecto a la banca, actualmente Venezuela no tiene ningún tratado con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos De Norteamérica, motivo que sería justificante de que la banca nacional decida si aceptar o no los dólares en mal estado. Al no existir este acuerdo entre USA y Venezuela, la banca nacional recibe los dólares (por el decreto de compra/venta dictado por el gobierno) y este mismo banco es el que “guarda” las divisas para sus posteriores operaciones, y aunque sea el caso de que estas divisas terminaran en el extranjero, la normativa de uso del dólar norteamericano impuesta por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, decreta que un billete es aún válido aunque un 25% de su cuerpo esté deteriorado o ausente.

Pero en fin, es sólo mi humilde (pero visceral) opinión sobre como el hueco donde se hunde cada vez más la economía de Venezuela (por culpa de sus gobiernos como de sus propios nativos) no va a alcanzar solución por lo pronto.

 Venezuela  ControlDeCambio DivisasVenezuela Dolar Euro Yuan Oro CrisisEconomica DARH Economia FenomenoEconomico NicolasMaduro

Artículos que podrían interesarte 🔥