El café, el motor del mundo.

El café, el motor del mundo.

En todo el mundo, se toman más de 2000 millones de tazas de café cada día. El valor de la industria del café es de 200.000 millones de dólares por año. Su cultivo y producción sustenta a más de 120 millones de personas y a sus familias en todo el mundo. Pero al tiempo que nos tomamos la primera taza de café con leche o capuchino del día pocos nos preguntamos cómo es el camino del café desde el grano hasta la taza.

El café es una bebida global, se cultiva en cuatro continentes y se consume en los seis. Incluso hay una máquina de café exprés en la Estación Espacial Internacional.

En un país en el que tradicionalmente se toma té, el consumo anual de café en China crece ocho veces más rápido que en el resto del mundo. Seesaw Coffee abrió su primera tienda en China en 2012, hoy en día tiene 22 tiendas en todo el país. El café lo trajeron por primera vez a China los franceses, a fines del siglo XIX. La segunda ola fue encabezada por los gigantes del café, quienes eligieron automatizar y elaborar el producto en masa. Y la tercera ola es liderada hoy por personas como Sally Wu, fundadora de Seesaw Coffee, que tiene una clientela creciente, interesada en conocer el origen de su café. Esa es la esencia del enfoque artesanal de Seesaw.

“El mercado de café en Asia es actualmente el más interesante en términos de crecimiento. Se extiende a una velocidad muy rápida, de alrededor del 4% por año, comparado con el mundial que crece al 2% anual, así que es evidente que es un mercado muy atractivo para el mundo cafetero”, según José Sette, Director Ejecutivo de de la Organización Internacional del Café.

El crecimiento del consumo en Asia hizo que el café sea la segunda materia prima más buscada del planeta. ¿Cómo es que este humilde grano se convirtió en esta fenomenal historia de éxito?

El café tiene origen en África Oriental, específicamente en Etiopía, luego se difundió en la península arábiga. Durante la expansión del islam se extendió por Europa y se convirtió en uno de los primeros productos básicos internacionalizados. Los portugueses llevaron el café a Brasil, y descubrieron que tenía el clima perfecto para cultivarlo. Hacia la década de 1840, Brasil era un gran productor en el mundo y hoy conserva esa posición.

La mayor parte de esta producción va a Europa para ser tostada y procesada, como el producto que conocemos y amamos, pero hay un país en Europa que sobresale en el arte del tostado. La historia del amor de Italia con el café existe desde hace siglos y dió forma a la cultura del café que vemos hoy en día. “Italia ocupa un lugar especial en el mundo del café, por como los italianos preparan el café y por las máquinas de café exprés, especialmente. Esto fue adaptado por las grandes cadenas y esto ha sido muy positivo, en términos de llevar la cultura del café a los consumidores del todo el mundo”, dice José Sette.

La cadena de suministro desde el grano hasta la taza se negocia intensamente en las bolsas de comercio internacionales. Con 3 dólares estadounidenses se pueden comprar unos 14 kilos de granos de café verde de Brasil. Con la misma cantidad de dinero se pueden comprar 80 gramos de café de especialidad tostado y molido. Y en una cafetería, con 3 dólares se puede tomar un capuchino. En esta cadena de suministro los tostadores reciben el valor más alto y los granjeros el menor.

Los precios de las materias primas responden a la demanda, en China, la demanda está creciendo rápidamente y no hay vuelta atrás. Starbucks abre un nuevo local cada 15 horas, es el país que tienen la mayor cantidad de sucursales después de Estados Unidos. Y Costa Coffee tiene el objetivo de abrir 1200 tiendas para el año 2022.

El café es un producto tan versátil que se reinventa continuamente para seguir impulsando mentes y cuerpos en los mercado mundiales.

 café coffee producción cultivo Seesaw Coffee China Etiopía Brasil Italia Starbucks Estados Unidos Costa Coffee
 02/10/2019

Artículos que podrían interesarte 🔥