Colombia Intenta Deshacerse de sus Hipopótamos

Colombia Intenta Deshacerse de sus Hipopótamos

Un pequeño grupo de hipopótamos que fue importado a Colombia por el fallecido capo de la droga, Pablo Escobar, ha crecido aceleradamente en número en los últimos 30 años y ya tanto expertos como el propio Estado buscan soluciones a la invasión de una especie no-nativa de su territorio.

Los animales, que se han extendido por una gran parte del Río Magdalena (una de las principales fuentes fluviales de la nación), representan un serio peligro tanto para el ecosistema, como para la humanidad en sí. Pero por diferentes inconvenientes, siendo que la gente se opone al sacrificio de estas bestias el principal de ellos, no se ha logrado aún establecer un proyecto de control de población.

En un estudio que se publicó en la revista Biological Conservation el pasado 17 de enero, se conoció la posición de un grupo de especialistas, los cuales sostienen que lamentablemente el sacrificar algunos de estos hipopotamos podría ser la única solución para el problema que suponen.

La bióloga colombiana Nataly Castelblanco, coautora del informe, explica que esta solución no deja de ser penosa para quién la considere, pero que aun así “como científicos debemos ser honestos”. La doctora agregó que la situación que existe actualmente con los hipopótamos puede empeorar tan pronto como en apenas diez años en el futuro; actualmente se estima que hay entre 80 y 120 especímenes de estos animales y que para el 2034 podrían ser más de 1.400 especímenes.

Métodos de Control de Población de Hipopótamos

En Colombia, los hipopótamos han encontrado un paraíso para su desarrollo. Al estar tan lejos de su hábitat natural, no existe ningún depredador natural para ellos, que muy por contrario de lo que la gente común cree, estos animales no están fuera de peligro frente a cocodrilos y caimanes en las sabanas africanas. Estos últimos no cazarían a un hipopótamo adulto, pero en caso de las crías, la historia es otra.

Esto se suma a que mientras en su ambiente natural, la tasa de mortalidad de estos animales aumenta en épocas de sequía donde no hay casi arroyos donde puedan permanecer, quedando a merced del sol, las enfermedades y los depredadores; en Colombia los ríos y lagos abundan, al igual que las selvas lluviosas características del clima tropical.

Este factor implica que estos gigantes africanos en Colombia, se reproduzcan con mayor facilidad y rapidez que sus primos del lejano continente. Incluso parece que, en el ecosistema sudamericano, estos animales logran madurar antes, ya que los estudios arrojan que los hipopótamos colombianos se reproducen primero que los africanos.

Algunos biólogos distan de la teoría sobre que para controlar la población de hipopótamos hay que sacrificarlos, alegando que existen otras maneras, como la esterilización. Sin embargo, aunque no es imposible, sí es una solución mucho más difícil y costosa. Existe un ejemplo del 2009, en el que se realizó una castración a un hipopótamo macho en Colombia, esto sería el primer estudio de este procedimiento en el país. Al momento hubo que utilizar una gran cantidad de sedante para poder dormir al animal y la grúa con la que lo movilizarían casi resultó dañada durante la operación.

Al final, el único resultado fue que esta vía por sí sola no era suficiente, sin mencionar el costo. En una entrevista con CNN, Enrique Ordóñez, biólogo de la Universidad Nacional de Colombia y defensor de los hipopótamos colombianos; explicó que la cuenta final del experimento fue de alrededor de 50.000 dólares estadounidenses.

El origen de los hipopótamos y su expansión

Nos remontamos a la década de 1980 para conocer el origen de estas criaturas en suelo colombiano. Para aquel entonces, Pablo Escobar controlaba buena parte del territorio del país a través de su organización criminal conocida como “El Cártel de Medellín”. Valiéndose de su dinero y conexiones, el difunto capo logró ingresar por contrabando a 3 hipopótamos hembra y 1 macho traídos desde África.

No es sino hasta 1993, cuando durante una operación policial se da muerte al narcotraficante y la finca donde habitaban estos hipopótamos es confiscada por el gobierno de Colombia. Sin embargo, para ese momento, nadie quiso acercarse a las criaturas por su mal temperamento, su agresividad y su gran tamaño (un hipopótamo adulto puede pesar cerca de cinco toneladas). Por lo que se les dejó deambular por la finca mientras el resto de los animales que se confiscaron fueron enviados a diferentes zoológicos.

Actualmente, su expansión territorial ha alcanzado cerca de los 250km por todo lo largo del río Magdalena, desde lo que solía ser la Hacienda Nápoles, antigua propiedad de Pablo Escobar, de donde provinieron estos animales.

Fuentes

La invasión de los hipopótamos: Colombia se está quedando sin tiempo para acabar con el legado más salvaje de Pablo Escobar - Infobae

Por qué científicos en Colombia quieren matar los hipopótamos de Pablo Escobar - BBC News Mundo

¿Por qué los hipopótamos están causando problemas en Colombia? - VIX

-DARH

 Hipopotamos  Colombia  PabloEscobar  HaciendaNapoles  Conservacion  MedioAmbiente
 17/02/2021

Artículos que podrían interesarte 🔥