Azul Positivo: Los Activistas Humanitarios Encarcelados en Venezuela

Azul Positivo: Los Activistas Humanitarios Encarcelados en Venezuela

Tal parece que las cosas en Venezuela están lejos de aplacarse, ni mencionar la posibilidad (aparentemente cada vez más remotas) de que las cosas en el país tomen un sentido hacia un futuro más brillante, para el estado y para su gente.

El día 12 de enero, en un movimiento extremadamente controvertido, las fuerzas de “seguridad” dirigidas por la administración de Nicolás Maduro, encarcelaron a los miembros de la ONG Azul Positivo, ubicados en la ciudad capital del estado Zulia, Maracaibo. Azul Positivo es una sociedad civil orientada a la prevención del VIH y a prestar apoyo a quienes padecen la enfermedad y se encuentran en estado de vulnerabilidad por la imposibilidad de conseguir tratamiento en Venezuela, un país en el que el sector de la salud ha sido uno de los más afectados por la crisis que atraviesa.

La operación que se llevó en contra de la ONG fue ejecutada por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en colaboración con el Servicio de Investigación Penal del Estado Zulia (SIPEZ). Estos allanaron la sede principal de Azul positivo, aunque presuntamente se trataba de un procedimiento administrativo (de acuerdo con la Comisión de los Derechos Humanos del Estado Zulia, CODHEZ), en horas de la noche fueron detenidos arbitrariamente seis integrantes de la organización.

|

Entre los detenidos figuran el gerente Johan León reyes, Yordy Bermúdez, Layners Gutiérrez Díaz, Alejandro Gómez Di Maggio, Luis Ferrebuz y Miguel Guerra Raydan. Al poco tiempo de haber sucedido el arresto, Miguel Guerra fue liberado, quedando en reclusión los otros cinco trabajadores, durante el tiempo que permanecieron presos, se les negó la comunicación con sus familiares y abogados.

Dos días más tarde, el 14 de enero, el Tribunal Cuarto de Control del Estado Zulia, dictó medida preventiva privativa de libertad a los cinco trabajadores de Azul Positivo. Entre los cargos que se les adjudicaron se encuentran: manejo fraudulento de tarjeta inteligente o instrumentos análogos, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Estos cargos fueron impuestos porque la ONG financiaba con sus propios fondos una serie de tarjetas de alimentación que entregaban en las comunidades vulnerables como parte de su programa de labor humanitaria.

Declaraciones de la ONU

Por supuesto que lo ocurrido con la ONG no se quedó sin respuesta, tanto de forma internacional como nacional, las críticas se dejaron escuchar, así como las solicitudes de que se diera vuelta atrás a la privativa de libertad declarada contra los miembros de Azul Positivo.

El pasado viernes 29 de enero, desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el portavoz Stéphane Dujarric indicó que las Naciones Unidas solicitaba al régimen de maduro la liberación inmediata de los cinco integrantes de la ONG. “La ONU está profundamente preocupada por la situaciónde los miembros de esta entidad dedicada a la prevención del VIH”, fueron algunas de las palabras de Dujarric.

Asimismo, la directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima, añadió que le hace un llamado a todas las autoridades de Venezuela para que liberen a los humanitarios que trabajan para la ONG Azul Positivo y que devuelvan el equipo de trabajo que fue incautado al momento de las operaciones policiales. “Una sociedad civil fortalecida y empoderada juega un papel central en la prestación de servicios de los más necesitados”, fueron parte de las declaraciones de Byanyima.

Desde ONUSIDA también se dio a conocer que la ONG existe en Venezuela desde el año 2004 y que desde entonces han trabajado para incentivar a la prevención del VIH tanto en el estado Zulia como en toda Venezuela, así como han trabajado directamente con las comunidades durante años, recaudando así resultados positivos gracias a sus esfuerzos.

Por supuesto, estas peticiones pueden ser desestimadas sin ningún tipo de consideración por parte de un régimen que es evidentemente indolente ante las verdaderas necesidades de su nación, colocando los intereses individuales de los allegados al chavismo muy por encima de los intereses de un país entero. Incluso en las naciones donde los servicios de salud funcionan a su máxima capacidad, existen ONG y otras diferentes sociedades civiles que se avocan al servicio al prójimo que vive en situación de vulnerabilidad y necesidad.

Contrario a la labor humanística que pueda realizar una ONG o una fundación (entre otros), prevalece la sórdida intención del gobierno de venderse a sí mismos al mundo como una administración eficiente (que no lo es). Por lo que sin importar de qué forma afecte a quienes se benefician de las acciones civiles, el régimen se dedica a atacar sin mediación a quien se atreva a realizar obras que no representen los intereses políticos del partido de gobierno.

Como prueba no solo existe lo ocurrido entre el 12 y el 14 de enero con Azul Positivo, sino también la decisión del Tribunal Cuarto de Control del Zulia. Cuando la jueza Yesiré Rincón declaró sin lugar la petición de libertad para los cinco activistas presos que fuese interpuesta por la defensa de los agraviados.

Fuentes

Beneficiarios de Azul Positivo exigen la liberación de sus trabajadores – Diario Versión Final (versionfinal.com.ve)

ONU exige a Maduro liberación de 5 miembros de ONG Azul Positivo #29Ene - El Impulso

La ONU pidió al régimen de Maduro la excarcelación de los cinco activistas de la ONG Azul Positivo - Infobae

Claves sobre la detención de los trabajadores humanitarios en la ONG Azul Positivo (efectococuyo.com)

-DARH

 AzulPositivo  Maduro  Venezuela  Chavismo  DDHH  ONG  ViolacionesDerechos
 30/01/2021

Artículos que podrían interesarte 🔥