Amor entre animales

Amor entre animales

Las historias y noticias sobre el maltrato animal abundan en el mundo. Historias que llegan a romperte el corazón de lo crudas que pueden llegar a ser. Una de mis frases favoritas las soltó Ska-p por allá en 2002 cuando sacó la canción ‘Insensibilidad’ en su álbum “¡¡Que corra la voz!!”: “Maldigo a la persona que es capaz de maltratar a un animal”. Favorita porque siento muy dentro de mí, repudio, repudio absoluto contra todo aquel que en su posición es capaz de agredir y/o asesinar a un ser sintiente, o que en su estupidez promueve que terceros los maltraten, por ejemplo, comprando mascotas en vez de adoptar. Afortunadamente en el mundo aún hay personas que demuestran el amor hacia los animales y poco a poco aumentan buscando concientizar a otros de errores básicos como golpear a un perro para educar o patear gatos negros para evitar infortunios.

Con el paso de los años y el aumento del acceso a Internet se conocen historias que antes podrían pasar por leyendas o simples mentiras. Historias como la de Jean Francis, el niño que salvó a su perro de un incendio, o la Ana Julia Torres, que salvó la vida de decenas de animales y hoy emprende una cruzada para salvar la vida de uno de sus ‘hijos’, el león Júpiter.

Este artículo busca ser una voz de razón para todos aquellos que continúan en el error de sentirse superiores a los animales –cuando el ser humano también es un animal- pasando por encima de sus derechos (morales, legalmente en muchos países no tienen derechos pues son simples ‘objetos’) y que creen que con golpizas evitarán que su cachorro deje de mearse en casa.

Un animal que salva a otros animales

Ana Julia Torres, es un ser humano como pocos. En 1994 quiso expresar el amor que sentía por sus pares construyendo un refugio para todos los animales que pudo ‘adoptar’: animales abandonados, maltratados, víctimas del tráfico de especies o con algún tipo de trauma por el daño que hicieron otros que creen sentirse mejor que un animal. Pocos creían que el refugio Villa Lorena en el norte de Cali, en el departamento del Valle del Cauca, en Colombia, podría llegar a tener tantos animales y más como Júpiter.  

Júpiter, un león que nació de una leona enferma de un circo de la ciudad, fue comprado (para ser rescatado) por parte de Ana a principios de los 1998. Él, junto a más de 800 animales (en su mejor momento) convivían en armonía en el pequeño refugio que Ana mantenía con su propio dinero y ayuda de personas del común. Entre los animales de Villa Lorena había unos muy famosos junto a Júpiter, como ‘Yeyo’, un mono araña que fue rescatado de los abusos de un borracho, y Danny, un tigre de bengala de un excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC -grupo paramilitar-, que, según las malas lenguas, solía comer la carne de sus enemigos muertos en combate.

Júpiter y Ana se dieron a conocer en 2010 cuando se viralizó un vídeo en Internet en el que el león la abrazaba mientras ella le daba besos en la boca. El vídeo en su momento llegó a tener 300.000 vistas y llegó a darle la vuelta al mundo, cambiándole –como pasa muchas veces- la procedencia de este.

En 2013, tras tantos años conviviendo juntos, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, realizó un operativo en el refugio para determinar si el lugar contaba con las condiciones adecuadas para la conservación de los animales. 179 ejemplares le fueron decomisados y le prohibieron recibir más animales. Tras la decisión, Ana llevó a cabo acciones legales y enfrentamientos en medios de comunicación contra el Dagma y la Alcaldía de Cali, argumentando que los animales llegaban al refugio principalmente por entidades como la Policía y la Sijín, quienes acudían a Ana por la falta de lugares en Cali que cuidase de animales. Por aquellas escaramuzas, la relación entre Ana y el Dagma empezó a deteriorarse.

En 2016 y tras el desbordamiento del río Cauca y las inundaciones sobre el jarillón de Floralia, el refugio se inundó, dejando en una situación crítica a dos pumas y dos ocelotes del refugio. El Dagma, para entonces, detectó fallas en el funcionamiento de las instalaciones y supuestos incumplimientos de las normas vigentes. Entre ellas, la falta de un registro para la tenencia de fauna silvestre. Por aquella razón y tras la resolución emitida el 15 de mayo de 2017, se concluyó que todos los animales albergados en el refugio Villa Lorena debían ser liberados y reubicados.

El Departamento del Valle del Cauca ordenó liberar al 70% de los animales del refugio a sus hábitats naturales, al 30% reubicarlos pues algunos se encontraban enfermos o discapacitados. El problema vino cuando el Dagma ordenó que se aplicase la eutanasia a siete animales, entre ellos un mono araña, un puma, un león y dos tigres. La situación fue tan polémica que diferentes sectores defensores de derechos humanos, políticos y gente del común en redes sociales se abalanzaron contra la entidad para evitar que los animales fuesen sacrificados. La polémica fue tal, que se evitó la muerte de los animales, sin embargo, el traslado de varios de los animales se efectuó entre esos el de Júpiter quien fue trasladado el 27 de marzo de 2019 al Zoológico Los Caimanes en Buenavista Córdoba, a 45 minutos de la ciudad de Montería, el cual sería su nuevo hogar.

Cuando se creía que toda la situación empezaba a calmarse, el 25 de febrero de este año, Ana viajó hasta Montería a visitar a su ‘hijo’ Júpiter. Al llegar su corazón se rompió al verlo muy bajo de peso (90kg de 260 kg que pesaría normalmente), inapetente, sin fuerzas y con una expresión triste en el rostro. La mujer, nuevamente emprendió una escaramuza con entidades y en redes sociales donde ha recibido un gran apoyo mediático puesto que según veterinarios el león padecería de una grave anemia y aparentemente una falla hepática. El 26 de febrero, el Grupo Especial para Lucha Contra el Maltrato Animal, GELMA, de la Fiscalía General de la Nación inició investigación penal y realizan investigaciones para determinar si existe un posible delito o negligencia por la integridad física del león.

Por su parte el Gobierno en voz del Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo se pronunció y anunció que junto al Dagma, se realizará el trasladado en una aeronave de la Fuerza Aérea Colombiana hacia Cali, del león ‘Júpiter’ para devolverlo al refugio de Villa Lorena, donde nuevamente y con todo el amor del mundo Ana cuidará de su ‘hijo’ Júpiter. Se espera que el león pueda recuperarse física y anímicamente de la situación. Por fortuna, ‘Júpiter’ en las últimas horas reaccionó y abrazó nuevamente a Ana quien desde el 25 no se ha despegado de su lado.

El animal que dio la vida por su amigo

Uno de los hechos más conocidos en las últimas semanas y que tal vez marque como suceso el año 2020 a nivel global, fue la historia de Jean Francis Álvarez Lizeta, un niño de tan solo 13 años que arriesgó y lamentablemente perdió la vida por salvar la de su mejor amigo, la de Lester, su perro de 3 años.

Todo sucedió el pasado 23 de enero cuando en una fuga por gas licuado de petróleo (GLP) producido por un camión cisterna, generó un incendio que se salió de control en Villa del Salvador, uno de los cuarenta y tres distritos de la provincia de Lima (sin contar la Constitucional del Callao). Jean Francis y su familia, minutos antes de que se desatara la conflagración salieron de la vivienda. Una vez afuera, Jean se percata de que Lester no está y sin dudarlo un solo instante regresó a casa para rescatarlo.

Cuando el menor entra en la vivienda ya se habían iniciado las llamas, Jean alcanza a vislumbrar al animal y a tomarlo, no obstante, cuando intentaba salir fue alcanzado por una llamarada que quemó su cuerpo. Las autoridades y la comunidad lograron rescatarlo de las llamas. De inmediato fue enviado al Hospital Guillermo Almenara, donde el menor llegó con aproximadamente el 70% de su cuerpo quemado.

Jean Francis fue operado dos veces y luchó 6 días por su vida para desgraciadamente morir el 29 de enero. Al día siguiente se realizaron las exequias a las que Lester, su amigo canino que sobrevivió tras solo lastimarse una oreja y una pata, asistió.

Si bien Jean Francis fue la imagen de la tragedia, en la conflagración 21 personas más resultaron afectadas por las llamas. Habrá que esperar qué consecuencias judiciales traerá la empresa TransGas LG por la conflagración que aún se encuentra en investigación.

 

 

-César Zalamea

 

Tu voz aquí >>> https://anchor.fm/santiago-acera/message

 Animales héroes anónimos perros incendios Perú Colombia Animalismo León Salvaje

Artículos que podrían interesarte 🔥